Soneto VII

Soneto VII: Lacanción de la señorita

Tres margaritas alumbran los balcones,

Hierbas áureas de tímidos ilusos.

Ojos de robles añejos reclusos,

Estrellas, arrancan de día rencores

De lunas, que incitan ataques ceutones.

Gritos mudos, añoranzas de lutos

Que hablan entre paredes zurcidas de husos.

Niñas buscan lunas de cuerpos pudores

Que acaricien sus rosas vírgenes

En noches candentes de invierno desnudos

Con el canto, relinche, de jóvenes

Caballos. Temblores de soles mudos

Que habitan del Duero las márgenes

De flores tristes que lloran de dos en dos.

SteelRnc9