hablemos de cine: el día de la bestia (1995)

Saludos!!

De nuevo vuelvo a escribir en el blog, esta vez para recomendar una gran película: el día de la bestia, dirigida por Álex de la Iglesia allá por 1995.

Hablar del día de la bestia es algo da mucha impresión: se trata de una de las peliculas más representativas del cine español, ya sea por su trama, su temática o, incluso, por sus efectos especiales…las cabras pueden dar miedo, desde luego Very Happy, y el día de la bestia es un buen ejemplo. Asi pues, amantes del satanismo, death metal, las conspiraciones universales y sobretodo las buenas películas, seguid leyendo porque películas como el día de la bestia no se ven todos los dias…

La trama nos cuenta que Pedro Berriartua (Álex Angulo), un sacerdote del Santuario de Aránzazu tremendamente inteligente creía haber descifrado el mensaje que vaticinaba el apocalipsis en los textos de San Juan.

Según este texto, el demonio nacerá el 25 de diciembre (una película muy apropiada para estas fechas, si señor^^) en algún lugar de Madrid, y la única manera de intentar detenerlo para evitar el fin del mundo pasa por haber contactado previamente con él, mediante ritos satánicos y, obviamente, siendo una mala persona.

Por ello se nos presenta al sacerdote cometiendo una burrada detrás de otra durante los primeros minutos de la película en unas escenas simplemente brillantes, como cuando un buen hombre a punto de morir en un accidente pide un sacerdote y el protagonista se presenta y le roba la cartera al tiempo que le transmite un mensaje muy poco alentador.

Lo cierto, es que a pesar de la que llega a liar, el personaje llega a transmitir una gran simpatía, pues parece un simple perturbado…en algunos de estos momentos, la pelicula brevemente pasa a ser una comedia, pero uno no puede evitar darse cuenta de que hay algo más…si, colegas, el día de la bestia acojona, más aún lo hace su mensaje final (lleno de interpretaciones y que demuestra que no hay peor demonio que el que una persona lleva dentro)

Para contactar con el "maligno", el sacerdote acaba llegando a una tienda de discos buscando ese disco cuya canción al revés "permite escuchar mensajes satánicos" (refiriéndose al tema stairway to heaven de Led Zeppelin)…el dueño de la tienda no es otro que Jose María (Santiago Segura), un fanático del death metal que se embarca en la misión de contactar con el maligno sin dudarlo.

Su misión les lleva a secuestrar al dr. Cavan, un experto paranormal de gran fama en televisión que simplemente es un charlatán. El rito satánico que llegan a organizar acaba siendo una locura en la que desfilan una cantidad de personajes secundários enorme con una actuación simplemente excepcional (Terele Pávez, Nathalie Seseña….) y uno llega a pensar que se encuentra ante una comedia de lo más disparatada (el papel de Santiago Segura, similar en base al que años después haría en torrente pero mucho más creible y menos exagerado da lugar a secuéncias descacharrantes)…pero entonces aparece el demonio, y con el la pelicula cambia y se desvela el porqué de ese "algo más" materializado en una ambientación excepcional y una ola masiva de crimen y asesinato por parte de una banda extremista violenta que tiene una importáncia mucho mayor de lo que podría parecer en un principio.

bscap00299au.jpg image by Shosurosend

A partir de ese momento los personajes principales se dan cuenta de que no están ante una locura, sino que es el fin del mundo lo que se aproxima pero entonces, es el resto de la gente la que pone las trabas, pues la policía les sigue los talones.

Continuas revelaciones, tensión y carreras contrarreloj hacen que la pelicula mantenga una gran tensión y sobretodo el simbólico final, que hace que sea algo muy digno de ver.

el final del día de la bestia (obviamente spoilers^^)

Para entender la grandeza que atesora el día de la bestia el impresionante final se convierte en una pieza indispensable.

Con esto no quiero decir que la pelicula por si sola no sea buena (de hecho lo es, y mucho); al lograr mantener tensión y entretener a partes iguales. Es solo que el final resulta tan revelador que de golpe todo cobra tal sentido que impresiona de forma brutal.

Este final no está sujeto a una sola interpretación aunque la más lógica es la de que realmente el demonio y su nacimiento es el punto culminante de los actos delictivos del grupo radical producidos en las torres kyo.

El momento en el que estos delincuentes cobran la forma de demonios (probablemente solo en la imaginación de los protagonistas) y realizan una masacre es un acto de maldad puro y terrible que forma el principio del caos, del declive, de la falta de humanidad…del apocalipsis.

Asi, el protagonista al salvar al bebé de la masacre y acabar con los asesinos evita que esa masacre se produzca y todo cobre sentido en una revelación tan metafórica como brutal.

Un final, en definitiva, excelente y de los mejores que se han podido ver en una pelicula, que hace del día de la bestia una obra imprescindible.

y hasta aqui todo, saludos!!!