Retroanálisis: Super Mario Bros. (NES)

Sin duda alguna uno de los personajes que más impacto tuvo en el mundo de los videojuegos, y que aún posee, ha sido Mario, portagonista de la mayoría de los títulos de éxito de Nintendo en todas las plataformas jugables de la compañía. Aunque el fontanero ya había aparecido en su momento en "Donkey Kong", primero como héroe y más tarde como villano en la segunda parte, y luego en "Mario Bros.", no fue hasta la salida de "Super Mario Bros." que el personaje consiguió tener un juego a su altura y por el que mayormente se le recuerda.

El juego fue uno de los primeros títulos de plataformas que impulsaron el género y fue un hit de ventas impulsando las ventas de la por aquel entonces plataforma base de Nintendo: la NES (Famicon en Japón).

 

Pantalla de inicio del juego

 

El objetivo del juego era simple: avanzar una serie de fases de varios mundos enfrentando varios peligros en el camino para poder vencer al jefe final de cada nivel tratando de encontrar a la princesa Peach. En total eran 8 mundos con 4 fases cada uno siendo la última de ellas un castillo donde aguardaba el final boss de la fase.

Aunque al principio del juego Mario no es más que un enano, los potenciadores que podía obtener en el camino alteraban su forma y le otorgaban poderes adicionales. Uno es la conocida seta roja que al comerla aumenta su tamaño de manera considerable y el otro es la flor de fuego que hace que el fontanero se convierta en Fiery Mario cambiando el color de su ropa y otorgándole la posibilidad de lanzar bolas de fuego. Por desgracia con un roce con un enemigo, Mario volvía a su estado primario. Destacar en este juego aparece el hermano de Mario, Luigi, si jugaban dos jugadores. Las diferencias entre ambos personajes sólo se refieren al color de sus ropas: Mario de rojo y Luigi de verde.

En el juego también se podían conseguir vidas extras si se encontraban setas verdes, muy raras de conseguir ya que estan ocultas, o consiguiendo un total de 100 monedas. También había momentos en los que el personaje podía ser invencible si conseguía coger una estrella, aunque este poder sólo era limitado a unos pocos segundos.

Una de los secretos que posee este juego es la posibilidad de avanzar a niveles superiores a través de tuberías especiales ocultas en diferentes fases del juego. Esto permitía poder llegar al final en poco tiempo, aunque a su vez suponía que la duración del juego se veía drásticamente mermada.

 

Las zonas de teletransporte, ocultas en el juego, permitían poder avanzar a mundos posteriores fácilmente.

 

El abanico de enemigos era considerable y que aumentaba su peligrosidad a medida que se iba avanzado en cada uno de los mundos. Sin duda los más comunes son los Toad y los Goomba, que aparecen en gran parte de las fases del juego, aunque a ellos se les suman los Koopa Troopa, Plantas Piraña, etc. Considero que el más pesado de todos ellos eran las fases en las que aparecía Lakitu, montado en nube Kinton, y lanzando spinys a raudales.

En la última fase de cada mundo enfrentaba a Mario con un jefe final: Koopa.

El jefe final de la cuarta fase de cada mundo era el último obstáculo a superar para poder acabar la fase y encontrar a la princesa. Esto último siempre era infructuoso ya que en lugar de encontrarla siempre estaba Toad que agradecía el esfuerzo realizado para superar las diferentes fases del mundo pero que siempre decía que la Princesa estaba en otro castillo (normal, si no el juego se acabaría enseguida XD). Destacar que si se derrotaba al Koopade cadafinal de fase con bolas de fuego, este se revelaba como un enemigo rutinario, lo que desvelaba que en realidad el jefe de los 7 primeros mundos no era más que un impostor.

VALORACiÓN PERSONAL

Yo tuve la oportunidad de jugar a este juego hace unos años y me resultó muy adictivo. Lo llegué a jugar varias veces y aún a día de hoy me parece uno de los mejores juegos que he tenido el placer de jugar. Es uno de los pocos juegos que aunque pase el tiempo siempre gusta de dedicarle un tiempo. 

Lo curioso es que he podido terminarlo de las dos formas posibles: usando las zonas de teleportación y cruzando todas las fases del juego. Eso si, con la segunda opción descubrí que es casi imposible pasar el juego sin tener un número de vidas muy elevado pues son muchos los factores que influyen para poder avanzar las fases. Un salto mal calculado o un enemigo que se cruce en tu camino en el momento oportuno y tenías que empezar desde el principio de la fase.

 

Portada del juego