Mirando Atrás: Shining Force II

Tras unos días demasiado ocupado con los estudios y dejando el blog un poco abandonado, hago una pausa para realizar una nueva entrada rapidita y hablar sobre un juego de rol táctico de hace más de 15 años, cuando Mega Drive y Super Nintendo nos estaban ofreciendo grandes títulos. No cabe duda que en la época de los 16 bits, los grandes juegos de rol tuvieron un principal destino: Super Nintendo. Así lo demuestran Zelda: A Link to the Past, Illusion of Time, Secret of Mana, Secret of Evermore, Final Fantasy VI… Pese a todo, la consola de Sega consiguió algún que otro juego que también merece la pena ser recordado dentro de este género, como Soleil o, el juego en el que se centrará esta entrada: Shining Force II.

El juego quenos ocupa fue lanzado al mercado en el año 1994, año que estuvo plagado de grandes éxitos (Donkey Kong Country, Sonic 3, Stunt Race FX…). Es la secuela, como su nombre indica, de otro título lanzado en 1992, saga que tuvo continuación en años posteriores.

Este juego está enmarcado en lo que son juegos de rol táctico, al más puro estilo Final Fantasy Tactics. Esto quiere decir que el combate cobra mayor importancia y que tanto el argumento, las relaciones entre personajes o incluso el carisma de éstos queda simplificado, en segundo plano, volcando el grueso de la partida en los combates, convirtiéndose el argumento en una mera excusa para entablar las batallas.

 

En este caso, serán batallas por turnos, que moveremos nuestros personajes por un escenario que hace las veces de tablero. Cada héroe estará valorado por diversos parámetros (vitalidad, puntos de magia, fuerza, defensa y agilidad), por lo que tendremos distintos perfiles. Así, tendremos personajes que destacarán en el cuerpo a cuerpo, otros que se servirán de magias con gran poder destructor a distancia u otros que asumirán un papel de apoyo en materia de sanar a los heridos. Hay que tener en cuenta que el posicionar bien nuestros combatientes tendrá gran importancia en la batalla, ya que un guerrero aislado será fácilmente reductible por parte de nuestros enemigos. 

Las batallas, en el plano estratégico, daban mucho de sí y su sistema, una vez dominado, enganchaba. Era similar a estar jugando a un ajedrez virtual. El único problema es que algunas batallas podían hacerse demasiado largas y no había modo de dejarlas a mitad para continuar en otro momento. La variedad de enemigos era bastante alta, aunque recurría a los cambios de color en un mismo modelo. Éstos, seleccionarán a quién atacar de entre todos nuestros aliados, centrando algunas veces sus ataques en los que tengamos más débiles o al líder del grupo. 

 

Técnicamente, el juego no destacaba en su momento ni entre el catálogo de Mega Drive. Como podéis ver en las imágenes, tanto en la aventura como el escenario de batalla, la cámara seguía al protagonista desde una posición cenital. En el caso de las imágenes de batalla es distinto, podíamos apreciar imágenes más detalladas, sin embargo, las animaciones en los personajes eran bastante simples. Los escenarios gozaban de un buen colorido, pero no destacaban por su variedad. En el aspecto sonoro, la música llega un momento en que se hace repetitiva, pero está muy bien implementada, aportando un toque épico a las batallas.

En definitiva, un gran juego de la época de los 16 bits con el que pasar horas y horas. Todo aquel que tenga una Wii, puede conseguirlo en la consola virtual. Muy recomendable.

 

Suerte atodos los que estos días tienen exámenes, pronto pasarán estos días en los quelas horas de vicio se reducen. Un saludo a todos, voy a ponerme otra vez a estudiar un rato más…