Opinión: ¿Merece la pena la libertad?

Atrás, neo-fascistas y demás calaña social, no estoy hablando de la libertad personal, sino la libertad de acción en los videojuegos. Ahora mismo estoy jugando a la última obra (hasta la llegada de Mass Effect) de Bioware en PC: Jade Empire.

Mi problema, es que aunque tiene parte de la  calidad habitual de la compañía, estoy bastante decepcionado con él, y una de las razones de que así sea es su escasa libertad de acción. Todo el juego es un corre-pasillos, un "ve al punto A y después al B" que engancha al principio, pero que desanima conforme pasan las horas. Jade Empire comete el error de enseñarnos un mundo maravilloso, con una dirección de arte tremenda, para después negarnos su exploración con barreras invisibles y piedras estratétigamente colocadas. Veamos, si mi personaje puede pegar saltos enormes, y tiene una fuerza increíble ¿Porqué no puede saltar esa piedrecita, o hacerla añicos?

 


Sí, si, muy bonito, pero tu no te apartes del camino

 

Tampoco pido que se nos de la libertad de Oblivion, por ejemplo, pero sí que el juego sea algo más que un larguísimo pasillo con bonitas vistas. Al pensar en Oblivion, me viene a la mente el lado contrario, el del juego que murió por dar demasiada libertad. Si sólo jugaste 15 horas a éste juego, pues probablemente no estés de acuerdo, puesto que en ese momento el juego aún guarda momentos buenos. Sin embargo, a partir de ahí la cosa decae de manera horrorosa. Las mismas mazmorras una y otra vez, los mismos personajes secundarios, y una trama sosa, que en ningún momento permite que nos sumergamos en ella. Ni siquiera las tramas secundarias se mantienen: las misiones del gremio de asesinos acaban demasiado pronto, las de los gladiadores son demasiado simples, y los magos apenas ofrecen nada remarcable (y puedes completarlas sin tener ni papa de magia. DESTRIPE El jefe de los magos que no sabe magia. Ole sus huevos FIN DESTRIPE).

 


Y Oblivion es una mierda, y….. glups (Imagen de Lynx de Zonaforo)

 

¿Porqué éstos dos juegos fracasan en su intento de gustar al jugador? Ambos atacan el espinoso asunto de la libertad de manera totalmente opuestas, y sin embargo, no sabría decir cuál de los dos es mejor.

La falta de libertad no era un problema hace años. Los programadores no podían  permitirse que el jugador tuviese muchas posibilidades, ya que tenían que programar "a mano" (es decir, nada de algoritmos que lo hagan por nosotros) todo el juego. Hoy en día, un juego sin libertad ofrecerá una experiencia de usuario al principio insuperable, ya que el programador sabe exactamente lo que va a hacer el jugador, y puede plantearle retos adecuados. Sin embargo, eso no es suficiente. Los gráficos han subido de nivel de una manera exagerada, así que podemos ver más mundo, y más bonito. Eso hace que los jugadores nos preguntemos qué hay más allá, y queramos explorarlos. El problema que tiene el programador ante ésto es parecido al del Dungeon Master de las partidas de rol ¿Dejas que los jugadores vayan a su bola, y que se pierdan tu gran historia, o se lo impides de una manera ridícula y a toda costa? También es cierto que los programadores lo tienen peor que los DM, ya que éstos últimos pueden improvisar conforme avanza la partida.

 


Un muro con forma de mano gigante os impide el paso, y una espada gigante está sobre vosotros ¿Qué hacéis?

 

El exceso de libertad, por otra parte, no es bueno ni mucho menos. Hoy por hoy no es factible realizar un juego que simule absolutamente la realidad. El presupuesto, el personal, y la imaginación son escasos, por lo que realmente la libertad total nunca será realidad. En vez de eso, nos tenemos que conformar con lo que han previsto los diseñadores del juego. Otro problema, y éste más grave, es que cuanto más grande y libre sea el juego, menos trabajadas tendrá las distintas  partes que lo conforman. Ya que el juego hay que sacarlo algún día, llega un momento en que hay que priorizar. Así que esa mazmorra no estará tan detallada, ni los personajes no tendrán tanta carisma.

En definitiva, tenemos que elegir entre un juego con muchos detalles y poca libertad, o un juego con muchas generalizaciones y mucha libertad. ¿Es que no existe el término medio? Por ahora no, pero espero que pronto eso cambie. Acercamientos como STALKER, Mercenarios, o Test Drive Unlimited me hacen pensar que pronto se conseguirá.

Mientras tanto, habrá que seguir los pasillos.