Fallout 3. Saliendo del Refugio 101

Tenía muchísimas ganas de probar Fallout 3 (Bethesda Softworks, 2008). Es uno de los juegos que he seguido con más entusiasmo, y al mismo tiempo miedo, en éste año. La razón es obvia: por una parte se trata de la tercera parte de una saga mítica en el PC, con una gran personalidad propia. Por el otro lado, sus creadores no solo no son los mismos de las anteriores entregas, sino que apuestan por un estilo de juego muy distinto, aunque sigue anclado en el rol. ¿Es Fallout 3 una patada a la cara de los aficionados, o una oportunidad de oro de empezar de nuevo?

Desde la portada y contraportada del disco, sabes que estás ante un Fallout. Enfrente tuya un soldado de la Hermandad del Acero observa impasible. En la trasera de la caja, un pipboy anima a una población alegre a refugiarse, todo ello con una estética propia de los años 40/50. Bethesda sabe muy bien cuáles son los puntos débiles del aficionado, eso está claro. Éstos aciertos se repiten una vez dentro del juego. Está claro que el espíritu de la parodia está ahí, y no podremos sino esbozar una sonrisa con la ironía y la sátira del tradicional estilo de vida americano, del culto a las bombas y energías nucleares, las diferencias raciales entre los humanos, la paranoia social, e incluso las conspiraciones y lemas manidos que parecen nacidos de la mente de un jefe de campaña del político de turno. A tal punto llega el gusto por el detalle que hasta hay un personaje "emo". Fallout 3 se ríe de todos y de todo, pero lo más escalofriante es que hace que la parodia sea considerada "normal" por el jugador.


La estética de los 50 con detalles futuristas es común en el juego

Si bien al principio asistiremos con incredulidad a las fantasías de los personajes que pueblan el Yermo (la zona en la que transcurre el juego), aún más fuerte es el golpe de saber que es verdad, que todo eso que provoca risa es lo normal en el mundo del juego. Ya sea una bomba nuclear sin detonar alrededor de la cual se construye un pueblo y un culto, como de supuestos vampiros, las misiones secundarias (la verdadera chicha del juego) tienen un toque de película de serie B e incluso serie Z. Los PNJ (Personajes No Jugadores) tienen una personalidad muy marcada, algo sorprendente teniendo en cuenta la enorme cantidad de ellos que pueblan los páramos y ciudades, y ayuda al jugador a inmiscuirse en su historia. Las misiones, pese a tener un esquema típico (encuentrame ésto, sálvame a aquellos, llevame ésto allí), tienen suficientes giros argumentales y jugables como para resultar atractivos.


¡Robots asesinos!

Jugablemente, hay quien ha dicho que se trata de un "Oblivion con pistolas". Ésto es cierto en su mayor parte: si no te gustaron los cambios que Bethesda hizo a la serie "The Elder Scrolls", Fallout 3 no te entusiasmará. Sigue estándo ahí el GPS que te indica en todo momento dónde hay que ir, siguen estando ahí las viejas tácticas a aplicar en los encuentros con enemigos, y sigue habiendo un gran mundo en el que avanzar líbremente. Sin embargo, hay cambios, que si bien pueden no parecer aparentes, se notan en la jugabilidad enormemente. El más famoso de ellos es el VATS, un sistema de juego por turnos. Normalmente, los combates se llevan en tiempo real, y de forma parecida a un shooter podremos eliminar a los enemigos. Sin embargo, si pulsamos la tecla "V", el tiempo se parará. Se nos dará la posibilidad de elegir a quién atacar y dónde, con sus consecuencias. Por ejemplo, si un monstruo tiene tentáculos en la boca muy peligrosos, podemos apuntar a ellos hasta "mutilarlos", es decir, que el monstruo no puede usarlos. También podemos disparar a una pistola que sostenga un mercenario, o a un brazo de un supermutante para que se le caiga el martillo que lleva con él. Incluso podemos centrarnos en la cabeza hasta hacer que se separe de los hombros y los ojos de las órbitas, en un espectáculo a cámara lenta que justifica el "+18" que le ha asignado el PEGI, entre otras cosas.


Nunca verás tantas cabezas volar…

Lo mejor de este modo VATS es que supone un enfoque más rolero puro, pero lo hace pasar por algo más "divertido" a simple vista. Sin embargo, como en los mejores juegos de rol, muchos cálculos se realizan en éste modo, dependiendo no sólo de cómo y dónde está el jugador respecto al enemigo, sino en nuestras características, definidas por SPECIAL y por GOATS, uno el sistema de características (fuerza, agilidad, e incluso Suerte), y el otro un sistema de habilidades (trueque, armas pequeñas, de laser, ciencia, etc). Además, tenemos dotes, que pueden ser acumulativas y que en su mayoría consisten en modificar características de los dos sistemas anteriores. Ante ésto, el grado de personalización como vemos es muy profundo, pudiendo centrarse en algunos elementos en una partida para hacer algo distinto en la siguiente. El aspecto fisico igualmente es modificable, tanto nuestra cara como nuestro peinado, y podemos encontrar complementos como pelucas, gafas de sol, y ropa de calle para ir a nuestra moda particular. Ésta libertad también se aplica a las misiones en sí, ya que muchas de ellas tienen dos caminos, uno en el que hacemos un bien, y otro en el que hacemos un mal. Éstos dos conceptos son extraños en el mundo de Fallout 3, por lo que puede que nos llevemos una sorpesa, al ser considerado como "bueno" un acto que en la realidad sería cruel. En éstos casos se hace patente la filosofía aplicada de los supervivientes de cualquier catástrofe, y es que la pérdida de unos pocos puede significar la vida para otros.


…ni tantas piernas

¿Y gráfica y tecnicamente? Recordemos que Bethesda es famosa por los bugs de sus juegos. Pues bien, tengo que decir que éste Fallout 3 no hace mucho bien a esa fama. Es más estable que Oblivion en su momento, pero tampoco demasiado. Las salidas al escritorio sin razón aparente son normales, los bugs existen, aunque he tenido suerte de no encontrarme ninguno que me fastidie la partida, pero sobre todo la mayor molestia con bajones repentinos de framerate que pueden durar entre medio y un segundo. Parecen aleatorios porque no hay nada a primera vista que los provoque, y molestan. Nisiquiera bajando el nivel gráfico del juego se soluciona, por lo que tendremos que esperar a los parches que están ya prometidos, ya que el que está disponible no hace gran cosa por solucionarlo.


Los cómics son otra gran inspiración

Por su parte, la representación de un mundo post-apocalíptico es muy correcta, tal vez demasiado. Personalmente, nunca pensé que había tantos tonos de gris distintos. Es lo malo de vivir en un mundo potencialmente radiactivo, pero no hubiera estado de mas un mayor uso de los colores en determinados momentos. Los grandes paisajes siguen aquí, y es desolador comprobar en la lejanía puentes destruídos, trenes descarrilados, parques de atracciones abandonados, y otros elementos deprimentes. El modelado de los personajes no es excelente pero da el pego.


La personalización del personaje es uno de los mejores apartados

Fallout 3 es un juego que hay que afrontar con apertura de miras, sobre todo si se ha jugado a las anteriores entregas. Es un nuevo comienzo, una oportunidad única de volver a la decandencia social y moral de anteriores juegos, pero también una manera de dar carpetazo a lo que fueron éstos. Bethesda, lejos de intentar hacer olvidar esos juegos, se nutre de ellos para aportar algo más a la saga. Posee suficientes buenas horas de juego como para convertirse en la mejor compra de éste 2008, pero también el potencial de decepcionar a cualquiera. Antes de introducir el disco en la lectora, es importante concienciarse de ésto, y entonces, sólo entonces, podremos formar parte de la enorme sátira que es Fallout 3.

Sala de música: Mirror’s Edge

Mirror’s Edge (DICE, 2008) se trata de uno de los juegos más innovadores y de calidad salidos éste fin de año. Su apartado artístico está tremendamente trabajado, con un uso inteligente de los colores y del sonido. Fruto de ese trabajo en los efectos de sonido y en la música nace el tema "Still Alive"  (Aún vivo/viva), el cual es uno de los más preciosos que he tenido oportunidad de escuchar en el mundillo.

 

 

 

 

Realmente sorprende el nivel de producción, y cómo la canción encaja perfectamente con el estilo visual y la historia. Demuestra que los videojuegos han llegado a otro nivel de producción, en el cual aspectos que no tienen que ver directamente con la jugabilidad están tan trabajados como ésta última.

 

 

La voz del tema es la de Lisa Miskovsky, una cantante sueca, la cual ya conocía antes por una colaboración en una canción del grupo de Death Metal In Flames, más concretamente en la titulada "Dead end" perteneciente al disco "Come Clarity".

 

 

Se trata de una artista de cierto éxito en su país, donde después de su primer album homónimo, y del single "Driving One Of Your Cars" consiguió el reconocimiento en forma de varios premios, intentando con el siguiente disco el asalto al resto de Europa.

 


Videoclip de "Driving one of your cars"
Además de la versión completa de la canción, el album "Still Alive – The Remixes" incluye precísamente una serie de mezclas, las cuales desgranaremos aquí:
La mezcla de Armand Van Helden se dedica a entrecortar la voz de la cantante, para mezclarla con varios efectos "machacones" y seguir con un ritmo propio en el que incluso aparece una guitarra eléctrica.
La versión de Junkie XL en cambio es más etérea, con las voces fundiéndose con un ritmo más lento y con más presencia del piano original.

Paul Van Dyk en cambio se decanta más por ofrecer su propia canción, dándole toques del original sólo cuando aparece la voz o el piano característico.
Por último, la versión de Teddybears apuesta por destrozar nuestros buffles con un ritmo muy pegadizo y que aporta más movimiento a la voz original.
Still Alive – The Remixes no es un mal single: todo el mundo va por la canción original, y las mezclas son curiosas, pero no consiguen ensombrecerla aunque tampoco parece que lo intenten. Se hecha en falta otro tipo de mezclas que no sean sólamente de corte tecno/industrial. Podrían haber aprovechado la experiencia de Lisa para un grupo de Metal para hacer una versión más acelerada y dura, u otra que tirase más a la balada.
En todo caso, se trata de una gran canción.
 

Web oficial de Lisa Miskovsky (sueco)

Información de la Wikipedia de Lisa Miskovsky (inglés)

Información del album en la Wikipedia (inglés)

 

 

Ultimate Spiderman: La versión definitiva del mito.

Hoy en día acercarse a un cómic de superhéroes sin haber seguido la historia de éstos desde hace un tiempo es muy difícil. Compra un número cualquiera, y te enfrentarás a años y años de continuidad, en los cuales los personajes han vivido y sufrido todo tipo de aventuras que les han condicionado para ser como son. Por ejemplo, el Spiderman que todos conocemos estaba casado,trabajando, con pensamientos de crear una familia, e incluso existía lasospecha de que fuese un clon. Las editoriales hace tiempo que se han dado cuenta de ésto, y realizan de vez en cuando relanzamientos para atraer a nuevos lectores con la excusa de un nuevo número 1. Marvel Comics dió un paso más allá en el año 2000 con la línea de comics Ultimate.

La idea era curiosa: Era un nuevo universo totalmente virgen, pero que compartía elementos con el universo marvel "tradicional". Era un lugar donde los guionistas no tenían que tener en cuenta trabajos anteriores, sino que poseían completa libertad para modificar y crear personajes que no interfirieran con otras series. Ultimate venía a dar un lienzo en blanco, cuyo primer título fue Ultimate Spiderman.

 

Portada del número 1 USA de Ultimate Spiderman, por Mark Bagley.

 

Guionizada por el semi-desconocido Brian Michael Bendis y dibujada por Mark Bagley (quién ya era famoso por encargarse de Spiderman en los 90), se trataba (y sigue tratando) de un soplo de aire fresco dentro del cómic de superhéroes americano. Y lo es porque consigue aportar cosas nuevas, creando su propio mito, pero al mismo tiempo cogiendo elementos del personaje tradicional, sólo aquellos que lo hacen grande.

Peter Parker es un chaval bastante listo que va al instituto para ser humillado y vapuleado por los macarras del lugar. Es huérfano, y vive con sus tíos May y Ben, los cuales le adoran y ayudan en todo lo posible. Un día, en una visita a los laboratorios del padre de un amigo (Harry Osborn), una araña escapada de un experimento le pica. A partir de entonces, se producirá una transformación que le llevará a convertirse en Spiderman, no sin que la tragedia toque a su familia.


Hay cosas que no cambian…

El párrafo anterior resume tanto el primer capítulo de Spiderman escrito por Stan Lee y dibujado por Steve Ditko en el 1962 como la primera saga de Ultimate Spiderman (US en adelante). ¿Que las hace diferentes? Los detalles, la manera en la que se tratan a los personajes, etc. La situación actual también influye en la trama: al igual que Stan Lee hizo en su tiempo, Bendis da un repaso a la actualidad, para obtener los miedos y problemas de la sociedad y plasmarlos en el cómic. Así, tenemos grandes corporaciones con planes ocultos, conspiraciones que afectan al devenir del mundo, y maniacos homicidas con ansias de poder. Y en medio, un chaval que vive ajeno a todo ello, cuyo objetivo máximo en la vida es saber compaginar sus poderes con una vida normal de adolescente, que busca sus primeros trabajos mal remunerados, que debe cumplir con sus obligaciones en el instituto, y que suspira por el amor de su amiga de toda la vida.


Hay cosas que no cambian (2)…

Ese es el verdadero logro de Bendis con US: es un comic protagonizado por adolescentes de verdad. No son personajes que encajen fácilmente los golpes, ni simplemente avanzan ante la adversidad. Son miedosos pero con voluntad, con aficiones superfluas pero con motivaciones profundas. Cometen errores, y a veces los solucionan, y a veces no. Las conversaciones de Peter Parker con otros personajes secundarios, e incluso entre ellos, son para enmarcar. La mezcla de frases cortas, en las que no se dice nada pero al mismo tiempo se dice todo, junto con monólogos interiores en los que se desnudan, da lugar a una narrativa excelente. Los personajes secundarios sirven como apoyo al protagonista y para iniciar tramas, cada uno con una personalidad muy definida.

No solo los personajes jóvenes disfrutan de éste trato: Tía May no es un personaje que cambie demasiado respecto al original, pero incluso ella tiene motivaciones y miedos muy a tener en cuenta. Ya no es sólo un personaje que está ahí para ser salvado, sino que en alguna ocasión es ella la que salva al protagonista, aunque no sea físicamente. Muestra de ello es un capítulo que consiste en una de sus visitas al psicólogo. Al mismo tiempo que seguimos un día cualquiera de Spiderman, leemos los sentimientos que le produce a ella haberse encontrado con el superhéroe.


Típico día en el insti: teoremas, la chica que te gusta detrás tuya, y el sentido arácnido loco.

Los villanos por su parte, también reciben un tratamiento especial. Alguien dijo una vez que un héroe es tan grande como lo sean sus villanos. Pues bien, Bendis da grandes villanos, pero los mezcla con otros que sólo podríamos llamar "cutres". El conmocionador, el anillero, y otros aparecen para ser vapuleados sin remedio, pero con ello consiguen más realismo para el resto de villanos. En vez de hacer que cada encuentro con un villano sea a vida o muerte, Bendis introduce otros más suaves, que hacen que los fuertes impresionen más. Es un truco que demuestra que con ésta obra el autor se ha llevado a sí mismo a otro nivel.

Todo ésto puede provocar sin embargo que la serie se haga aburrida para algunos. El mencionado capítulo en el psicólogo de May es una buena muestra de ello, con pocas escenas de acción y muchos bocadillos de texto. Durante algunas escenas, hay muchos tiempos muertos, que crean ambientación y ayudan a "tomar aire", pero que a muchos les puede parecer una pérdida de tiempo. Además, el protagonista se pasa una sorprendente cantidad de tiempo sin el famoso traje azul y rojo, sin ser Spiderman. Ésto recalca que estamos ante una serie protagonizada por Peter Parker, no por Spiderman.

Todo esto está bien, pero no hubiera llegado a donde está de no ser por la absoluta dedicación en el apartado gráfico por parte de Mark Bagley. Nada menos que 110 capítulos ininterrumpidos plasmó los guiones de Bendis en la serie, hecho que les permitieron superar el record que estaba en manos de Stan Lee y Jack Kirby con Los Cuatro Fantásticos. Volviendo a su estilo, decir que la dinámica que consigue imprimir a sus páginas congela muy bien la agilidad y la destreza arácnidas del personaje, dando como resultado unas escenas espectaculares.


Los villanos de siempre, algo cambiados…

Después de los 110 números, fue sustituido por Stuart Immonen. Su estilo es más cuadriculado y menos dinámico, aunque por ahora está siendo un digno sustituto.

Actualmente la serie está en un impassé, ya que todavían colean las consecuencias de "La saga del clon" y "Ultimate Knights", las últimas de Bagley en la serie, y que se puede decir que son las más grandes y espectaculares hasta ahora, y ahora se está volviendo a la dinámica anterior, es decir, pequeñas sagas de 4 ó 5 capítulos. La actual, llamada "Spiderman y sus asombrosos amigos" hace referencia a aquella vieja serie de televisión, en la que Spidey unía fuerzas con el Hombre de Hielo de los X-Men y con Estrella de Fuego. Es otro ejemplo de traer a la vuelta viejos conceptos bajo una perspectiva actual.


Una muestra del trabajo de Immonen (las anteriores páginas están firmadas por Bagley)

En el futuro, las cosas no pintan bien para el Universo Ultimate. Aunque US ha dado resultados excelentes, el resto de series salidas de la idea Ultimate (como Ultimate X-Men y Ultimate Fantastic Four) no están a la altura, con un nivel realmente bajo, quedando en evidencia con el trabajo de Bendis y Bagley. Fruto de ello, se cancelarán varias series, y la línea editorial se ajustará. Afortunadamente está confirmado que el cambio no afectará demasiado a Ultimate Spiderman, que seguirá visitando las librerías.


Glu glu glu glu

Tanto si te gustan los superhéroes americanos como si no, tanto si eres un fiel de Marvel como si nunca has leido nada de Spiderman, Ultimate Spiderman es altamente recomendable. Los veteranos descubrirán una nueva forma de ver a los superhéroes típicos, y los nuevos puede que se enganchen rápidamente gracias a su narrativa casual y sus situaciones emocionantes. Se trata de la mejor serie nueva creada en éste siglo, y todo un homenaje al trabajo que iniciaron hace tantos años Lee y Ditko.

 


Portada del número de éste mes en España.

Ultimate Spiderman está siendo editada en España por Panini Comics en formato grapa bimensual de 48 páginas (incluye dos números USA) al precio de 3.35 € cada número. Asímismo, la primera etapa de la serie está reeditada en formato coleccionable por la misma editorial.

Enlaces:

Ultimate Spiderman en la Wikipedia

Brian Michael Bendis en la Wikipedia

Mark Bagley en la Wikipedia (inglés)

Stuart Immonen en la Wikipedia (inglés)

Ultimate Spiderman en Marvel.com (inglés)

Catálogo Ultimate Spiderman en Tienda Panini

Cuaderno de bitácora: Un largo camino nos espera juntos.

Lo se, lo se. He estado desaparecido durante un tiempo. No estoy participando en ninguna de las magníficas propuestas blogueras, en las que los oscar de Gamefilia son lo más destacado. Hace un tiempo que no pongo entradas. El blog está, porqué no decirlo, abandonado. Y no parece que eso vaya a cambiar próximamente.

 

Estoy ante un momento raro en mi vida. No quiero comeros la cabeza con mis problemas porque éste blog nunca ha tratado de mi vida. Soy una persona reservada, y éste espacio es un reflejo de mí. Prefiero hablar de lo más intrascendental del mundo antes que de los problemas que me acucian. Estoy haciendo una excepción porque creo que todos los lectores que han hecho que supere las 100.000 visitas se merecen una explicación. Originalmente no iba a decir nada, desaparecer del mundo bloguero como si nunca hubiese estado, pero hubiera sido una grosería por mi parte.

Lo primero que quiero explicar es qué ha pasado hasta ahora. Lo más importante, ya soy Administrador de Sistemas Informáticos. Tengo el título y eso significa que mi búsqueda de un trabajo de mi gusto se vuelve un poco menos difícil. Estoy alegre, pero no radiante. Han sido tres años de estudio y trabajo, y ya sólo quería terminarlos.

Y ahora viene lo que va a pasar. Siento que mi vida está cambiando. Mis prioridades son otras, mis sueños, distintos. Durante tres años tenía un solo objetivo en mi vida, conseguir el título, y ahora que lo he conseguido me siento vacío hasta obtener un nuevo propósito. Quién sabe, puede que me interese más por buscar el amor, amor que me ha sido esquivo durante mi vida adulta, pero al que últimamente hago guiños. Dentro de poco cumpliré los 25 años, y al fin y al cabo, tengo que tener claras las cosas.

A todo ésto se le suma que el próximo Jueves tendré una operación. No es nada grave, ya lo he vivido antes, y se que el post operatorio es un poco puñetero, pero no será complicado aunque implica anestesia general. Por ello, estoy en un impassé, éstos días los estoy viviendo un poco perdido, sin saber bien en qué gastar las horas.

¿Abandono el blog? Rotundamente no. Me gusta estar con compañeros blogueros tan buenos, con personas que puedo llamar amigos sin dudarlo. Pero hasta dentro de dos semanas y media no volveré. Y será distinto. Estoy pensando incluso en cambiarle el nombre, aunque todavía pesa mucho el que tiene ahora. Seguirá tratando de juegos de PC, pero ahora también estará abierto a otros temas, en un intento de abrirme más y dar variedad, para vosotros, pero también para mi.

Me disculpo ante Lester Knight por tardar tanto en mandarle las partes que quedan del relato, y ante todos por no participar tanto. Prometo que volveré con energías y con muchas ganas. Porque presiento que nos queda un largo camino juntos.