TRILOGÍA DEL HORROR I: Nightmare world

-Todavía faltan 20 minutos para que empiecen las clases…..

 

Javi no podía soportar más. Por si no fuera suficiente tormento ir a clases particulares en pleno Julio, tener que ir a las 4 y media de la tarde solo agravaba la situación.

 

Normalmente empleaba el tiempo de antes de ir a repasar de cara a Septiembre en jugar a la play con su hermano, pero hoy su pariente se la había llevado a casa de un amigo. Dado que casi todos sus amigos se fueran de vacaciones juntos (y los que se quedaran por las clases como él vivían al otro lado de la ciudad), estaba solo en el lugar. Por ello, decidió adelantar su viaje al domicilio de su tutora. Pero llegó demasiado pronto. Así que barajó la opción de echarse una cabezadita en el árbol de la vecina de Yoli (su profesora) antes de entrar en clase. El problema fue que, en lugar de dormir solo 20 minutos, descansó varias horas. En ese tiempo, el cielo se fue encapotando, haciendo casi imposible la visión a más de 3 metros de uno sin la ayuda de una luz. Después, comenzaron los truenos, y por último la lluvia, que fue lo que le despertó.

[A partir de aquí mirar con este video puesto para ambientar un poco] 

– ¿Pero que coño? ¡¡Mierda!! ¡¡¡Si en cuanto me puse aquí debajo hacían porlo menos 40ºC!!! ¡¡¡¡¡Joder, corre Javi corre, que se nos mojan los (pocos) apuntes!!!!!!

 

Y así, en medio de un monólogo bajo la lluvia, Javi entró en la casa de 3 pisos de Yoli, sin saber que, probablemente, jamás podría salir de allí…..vivo.

 

Yoli heredara aquella casa de sus abuelos. Con cierto estilo propio, era la delicia de todas las chicas que allí daban clase, pero a Javi le superaba. No le gustaba nada de nada ese tipo de casa, puesto que le parecían demasiado tétricas. Sobretodo a oscuras, como estaba ahora.

 

-Joder, la puta tormenta fijísimo que nos ha "jodio" la luz. Me cago en la ostia, pa un puto día a la semana que vengo y se tiene que joder todo. Estoy pingando, los apuntes están para tomar por culo…. ¿Que cojones más me puede pasar? Y vosotros, los de dentro, a ver si nos dejamos de reíros de mi y me traéis una jodia linterna, que no veo un carajo.

Con este lenguaje tan fino e impropio de un joven con su corta edad, el adolescente protagonista subía a tientas el primer piso de la casa. Tan ensimismado iba en sus quejas, que ni se dio cuenta de que no se oía movimientoalguno en toda la casa, a parte de sus propios lamentos.

 

-¡¡¡¡¡¡¡Yooooooliiiiiii!!!!!!! ¡¡¡¡Sal a recibir a tu alumno favorito!!!!¡¡Puaj!!  ¡¡¡Yoliiii!!!! ¡¡¡¡El suelo está manchado de algo jodidamente pegajoso que me está estropeando las chanclas!!!!!

 

El único sonido que obtuvo fue el de un trueno, y la luz despedida por aquel rayo  iluminó durante un par de segundos la instancia. Lo que vio gracias a ese relámpago le heló la sangre.Fuera lo que fuera aquel líquido, estaba cubriendo todo el suelo, como si alguien hubiera tirado por las escaleras un cubo lleno de lo que se tratara eso.

 

 -Pero que coño….. Yoli, esto no tiene ni puta gracia, sal ahora mismo.

 

Gracias a sus bajas notas, había asistido las suficientes veces a esa casa como para conocerse el recorrido de memoria hasta el aula. Una vez allí, se vio obligado a utilizar el movil como linterna, puesto que no había ventanas en ese cuarto para distinguir nada.

 

-Joder Yoli, tienes la casa echa un asc..AAAAAAHHHHHHHHGGGGGGGG!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!¡¡¡¡¡¡¡¡¡Maryyyyy!!!!!!!!!!

 

La dolorosísima causa de ese grito era la visualización del cadáver de su amiga de la infancia María. Estaba perfectamente sentada en la silla, como siestuviese haciendo un ejercicio de matemáticas. O así lo estaría de no ser porel ínfimo detalle de que tenía un agujero en la cabeza de lado a lado, a través del cual Javi era capaz de ver las hojas de ejercicios, dado que ocupaba la zona desde el final del cuello hasta la punta de la coronilla.

 

-Mary,Mary, no, esto no puede ser real, no puede estar pasando, Mary, Mary,¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Maryyyyyyyyyyyy¡!!!!!!!!!!!

 

Las lágrimas caían de su rostro, pero Javi fue capaz de mantener la compostura el tiempo suficiente para llamar a la policía con su movil, pero…

 

-El número marcado no se encuentra disponible en este momento o está fuerade cobertura. Por favor, inténtelo más tarde.

 

-¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Mierrrrrrrddddddddaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!-Ahora sí, incapazde controlar sus actos, salió despedido escaleras abajo, de vuelta a la puerta principal para así escapar de ese horror, mas….-¡¡¡¡¡Ábrete, ábrete, ábrete, ABRETEJODER!!!!!

 

La puerta, que hacía escasos minutos estaba abierta, ahora se encontraba tapada con toda clase de tablas de madera, al igual que las ventanas, las cuales le impedían cualquier intento de escapatoria.

 

-Esto es mentira, sigo en mi árbol, estoy soñando, no, no, es imposible que algo así me suceda……- su voz denotaba una histeria capaz de asustar acualquier psiquiatra.

 

Desafortunadamente, Javi tenía la impresión de que no había nada ni nadie que pudiese oírle. Desesperado y al borde de la locura, comenzó a recorrer todala casa en busca de la bendita caja de fusibles, con la que quizá lograra cambiar algo, pero todo fue en vano, no aparecía en ninguna parte. Para evitar el problema de la luz mientras tanto, se colocó su inservible móvil en el pecho, de tal forma que alumbrara cuanto tuviese delante.

 

Habitación tras habitación, sus delirios se maximizaban. Por si el encuentro con María no hubiera conllevado suficiente dolor, los cadáveres de sus otros compañeros no lograban sino quebrantar aún más sus cada vez menores defensas mentales. Degollados,mutilados, desollados…. todas las personas que habían significado alguna vez algo para él se hallaban ahora mismo muertas de una manera brutal.

 

Cuando encontró la caja de fusibles, ya solo faltaban 3 cadáveres poraparecer: el de Esther, la chica que le gustaba, el de Kevin, un niño 3 años menor que él, que a sus 14 años seguía en 1º de la ESO y el de la misma Yoli. Usando sus escuetos conocimientos en electricismo, no logró nada. Todo seguía a oscuras. Justo cuando comenzó a barajar el suicidio como vía de escape, sus oídos captaron un espeluznante grito y el sonido de varios disparos. Provenían del 2º piso, y el estaba en la planta baja.

 

-Si oigo algo significa que…. NO SOY EL ÚNICO VIVO!!!!

 

 Mientras corría escaleras arriba, cayó otro rayo, y en esta ocasión pudo ver que, ahora, techo, paredes y suelo estaban cubiertas de esa asquerosa substancia, la cuál retrasaba muchísimo su avance.

 

-SOCORROOOOOOOO!!!!!!!!!! AAAAAAAAAA!!!!! KEEEEVIIIIIINNN!!!!!!!!NOOOOOO!!!!!!!!-Los gritos de Esther eran perfectamente audibles por Javi, que estaba todavía en el primer piso.

 

-Esther!!!!!! QUE SUCEDE AHÍ ARRIBA????

 

-Javi? JAVI!! SOCORROOOO!!!!!!

 

La puerta al 2º piso era lo único que separaba ahora a ambos. Mientras Javila golpeaba frenéticamente, Esther sollozaba al otro lado. Segundos antes de conseguir tirar la puerta abajo, Javi escuchó un sonido extraño del interior dela habitación, como si alguien hubiera atravesado un almohadón con algo afilado, para luego oír como caía algo al suelo con un ruido sordo.

 

-¡¡¡¡¡¡ESTHER!!!!!!

 

Sí, cuando la puerta cayó vio lo que tanto temía. Esther acababa de ser atravesada por algo, que le había dejado un hueco en el abdomen equivalente al que tenía Mary en la cabeza.

 

-Javi…. esa…cosa….-Esther casi no podía respirar, se estaba muriendo a toda velocidad en los brazos de quién la amaba- no vayas…. al último piso….. te matar..

 

Caronte se la llevó antes de que pudiera terminar la frase, dejando a Javi solo en ese cuarto, con la única compañía de la fría luz de su móvil y la del cadáver de la única mujer que amó alguna vez y de Kevin, a quién le habían arrancado las cuatro extremidades y la cabeza, desperdigándolas todas por lahabitación.

 

-No, no, no, no NO NO NOO NO NOOOOOOOOOOOO NOOOOOOOOONOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!! MALDITO BASTARDO!!!!!!!!!! VEN AQUÍ SI TIENES HUEVOS!!!!!!!!!! TE MATARÉ!!!!!!!! JURO QUE TEMATARÉEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

 

Cogió la escopeta de caza del marido de Yoli del suelo (presupuso que es la que usara Kevin, pues aún estaba caliente), la cargó como había aprendido gracias a los videojuegos de guerra a los que había jugado durante toda su infancia y, cogiendo aire (quizá por última vez) disparó al pestillo de la puerta del último piso, creyéndose preparado para lo que fuera, pero sin estarlo para lo que encontró en el ático de la casa de Yoli.


No olvideis dar vuestra opinión y decir que creeis que hay en el ático 

Lee también….

 

TRILOGÍA DEL HORROR II: El artista

 TRILOGÍA DEL HORROR III: El bunker