Sueño divino (capítulo 1)

Bueno, durante una temporada he estado haciendo una "obra especial" todavía inacabada, así que para desconectar un poco "actualicé" el relato del penúltimo concurso literario de gamefilia para la ocasión, acercándolo más al modelo original que tenía en mente, por lo que además de alargarse (y de tener el final auténtico y completo, del cuál carecía la obra del concurso por los límites de tiempo y extensión)están corregidas las erratas y (según mi opinión personal) mejoradas las expresiones.Espero os guste y no dudeis en comentar cualquier error que encontreis para que así pueda mejorar 😉

_________________

¿Para qué seguir luchando? Has llegado al punto de máxima locura. Sabes que es una estupidez lo que vas a hacer, pero es el único método de decirme adiós para siempre. No sabes por qué, pero sabes que solo así te lograrás alejar de mí.

Por que hoy me has vuelto a ver. Igual que ayer. Y que antesdeayer. Y como todas las veces que cerraste los ojos durante los últimos 8 meses. Siempre está esperándote mi cara.

Ojos y pelo del color de un rubí, piel marmórea, una larga cola de diablo y… traje. Parezco un producto de tus peores pesadillas más que de tu mente racional, pero así es como me ves y nada de lo que desees lo cambiará.

Todo empezó un día cualquiera. Te metiste en cama y comenzaste a soñar. Al principio eran recuerdos, aspiraciones, pensamientos abstractos, un cúmulo de sensaciones placenteras capaces de dar el descanso necesario para el día siguiente. Pero entonces, todo se comenzó a difuminar, modificándose los rostros de la gente a la que amas. Luego, se unieron en un solo ser y te dije por primera vez la frase que te atormentaría hasta el día de hoy. Esa frase que siempre te repito, sueño tras sueño, destrozándote la existencia: “Mátate. Así todo podrá volver a la normalidad”.

Macabro, sí, pero en lugar de enfrentarte a tus miedos y acudir a un especialista… lo único que se te ocurrió hacer fue esperar a que te dejase de atormentar. Pequeño iluso. Ahora mismo mi trabajo es conseguir tu suicidio. Y soy el mejor en mi trabajo. Jamás dejo que se me escape una presa…

Ya no lo soportas más. No duermes, no descansas, no te logras concentrar… por mi culpa. Mi cara siempre te está recordando el mensaje de muerte en cada ocasión en la cuál cierras los ojos. Solo hay una forma.

Te apena el susto que se llevará tu madre al llegar a casa. Ver a su hijo en la situación en la que te verá no será agradable, pero… es la única forma que tienes de huir.

Sin más, siguiendo mis instrucciones punto por punto, acercarás la cuchilla a tu muñeca y harás presión en los puntos correctos para que mi plan salga a la perfección…
**
-Ey Henry, despierta, no tenemos todo el día.

-¿Henry? ¿Quien es Henry?-a la vez que lo decía, abría poco a poco los ojos…y se encontró con lo que le hizo suicidarse unos pocos minutos atrás. Traje negro, pelo rojo, piel y cola blancas… no había duda. Era él, pero esta vez tenía una bolsa al hombro, la cuál contenía un extraño bulto que depósito en el suelo con cuidado de no mostrar su contenido-¿¡Que haces aquí!? ¡Dijiste que si moría todo se solucionaría!

-¿Que? Oh, mierda, tu no eres Henry.

-¡Pues claro que no! Me llamo Jack Santos, tengo 17 años y vivo en un pueblo de…

-No me interesa tu vida, Jack Sparrow. Además, ya me sabía de antemano tu nombre. Quiero decir que me equivoqué en algo, pues las cosas no salieron exactamente como debían.

-¿A, sí? ¿Y que se supone que debía suceder, eh?- Jack se había envalentonado. Se había quitado la vida por librarse de su tormento, y no dejaría que ese sacrificio fuera en vano. Por ello, cogió del cuello del traje a su acosador y comenzó a echarle en cara todas sus desdichas- No podía estar tranquilo por tu culpa, en ningún lugar tenía privacidad, un sentimiento de malestar total me invadía día sí y día también, la gente me comenzó a evitar por la calle, a mis allegados le pasaban desgracias… ¡Y todo por tu culpa!

Risas. Escuchó risas. Ese mal nacido se estaba riendo de él.

Sin previo aviso, el demonio le agarró y, empleando un movimiento de lucha libre, le golpeó contra el suelo con una fuerza que le habría matado… pero casi ni le hirió.

Había algo extraño en el ambiente. Jack siempre creyó que si moría se iría a un lugar en el que todo sería como decía la religión cristiana: un paraíso de paz y armonía. Pero la realidad era muy distinta. No había ni árboles ni plantas. Ni mucho menos gente. Solo estaban él y su captor. Además, se encontraban en alguna ruta que antaño fue una avenida de alguna ciudad actualmente desolada, la cuál parecía la Nueva York de los años veinte: edificios de ladrillo, calles mal pavimentadas, los primeros prototipos de farolas…

Para rematar la faena, esta poseía un aire de decadencia y dejadez alarmante, pues los cristales rotos y las fachadas de los edificios denotaban años de abandono.

Imagen

Desde el suelo, Jack intentó preguntarle donde se encontraban, y recibió al momento una para nada clara contestación:

-¿En donde quieres que estemos? Esto es la realidad. Llevabas toda tu vida encerrado en ese falso mundo al que tú llamabas “hogar”. Pero yo te liberé. No me mires así, solo tienes que fijarte en tus muñecas. No tienes ni un rasguño, pero te las cortaste a conciencia, ¿Verdad? Ahí tienes tu prueba de que te he liberado a la realidad. Bueno, más bien te liberé sin querer, pues era a otro a quien quería salvar, pero en fin, si tú estás aquí tú deberás hacer el papel de héroe.

-¿Héroe? Estás mal de la cabeza.

-Quizás. Pero el que se suicidó por ver cosas en sueños fuiste tú. Por cierto, me llamo Hammand ibn al-Haddad, pero puedes llamarme Walid. Es mucho más corto y elegante.

-De acuerdo, “Wally”-el tono burlón de su voz dejaba escapar gran parte del odio que tenía hacia él.-Dime la verdad. ¿Para que me atormentaste durante todo este tiempo?

-Bueno… es una larga historia, la cual no te contaré como me vuelvas a llamar Wally, pequeño Jacky. Levántate y toma asiento, te puede dar un tirón en el cuello como sigas ahí tirado. Bien. Supongo que tenemos una o dos horas antes de que vengan a matarte. Pues bien, la historia es…

-¡Espera espera espera espera! ¡¿Como que matarme?! ¿¡Quienes!? ¿¡Por qué!? ¿¡Como, si ya estoy muerto!?

-Si te callases ya sabrías la respuesta a tres de esas preguntas. Además, ya te lo he dicho, todavía no estás muerto. Segundo: te matarían los que te encerraron en ese mundo del que te saqué. Tercero: te matarían como fuere: cuchillos, espadas, pistolas, puñetazos… todo les vale para matar a los que se interponen en su camino. Y el por qué… esta es la larga de explicar. Bueno, de entrada dime si te suena la teoría de los multiuniversos.

-¿Multiqué? No, jamás la he escuchado.

-Vale. Pues verás, imagínate que tienes dos caminos para escoger. Si vas por el 1º llegarás a un mundo de ensueño y serás feliz por toda tu vida, y si vas por el 2º te espera el peor de los infiernos. ¿Cual elegirías?

-El uno, sin dudarlo.

-Bien. Pues en ese momento se generaría un universo alternativo en el que hubieres ido por la ruta 2. Ahora piensa en la cantidad de desdoblamientos que han sucedido a lo largo de la historia y podrás calcular que hay infinitos universos diferentes. ¿Me sigues, no?

-Sí, hasta aquí bien, pero sigo sin entender que pinto en todo esto.

-Espera. Con este sistema, los universos tendrían forma de esfera, pues estarían todos a la vez en el mismo sitio ocupando los mismos espacios, como canicas en una caja, ¿No crees?

-Sí, supongo.

-Pues te equivocas. Los universos tienen forma piramidal. Cuanto más asciendes, menos variables hay, y más poder se puede acumular en uno mismo. Por ello, el único ser que vive en el universo más alto es lo que tu conoces como Dios. Justo en el de debajo, vivimos los demonios, y muuuchos universos más al fondo estáis tanto los humanos como otras muchas razas alienígenas.

-Ajá-Jack no entendía nada, pero tenía la impresión de que si le dejaba hablar terminaría por comprender algo- Continúa.

-Bien. Pues este Dios tiene un sistema de orden bastante interesante: para evitar la propagación de los universos paralelos, lo que hizo fue dormir a toda la población de un universo y usarlas como cobayas. Si le salía bien la jugada, la trasladaría a todos los universos. Sino… le quedarían una infinidad de universos para seguir probando. Con ello descubrió que podía programar las vidas de la gente mientras que durmieran, con lo que evitaría la proliferación de realidades alternativas y la gente, al vivir en sueños, no se daría cuenta de nada. Una vez cumplido los ciclos vitales de la gente, se deshace de los cuerpos, de modo que desde que nace hasta que muere nadie sabe nada. Quizás pasemos cerca de la acumuladora de cuerpos, te será instructivo y educativo.

-¿Y que le importa que se multiplicaran las realidades? Es decir, que más dan los universos que hayan, a él no le molestan…

-Te equivocas. Tenía miedo de ser derrocado. A más realidades más conocimientos generados, fácilmente utilizables por alguien capaz de recorrerlos todos para ocupar su lugar divino. El ser humano, pese a vivir tan abajo, tiene una cosa que le permite viajar de un universo a otro de forma innata: la imaginación, la cual se le potencia durante el sueño.

-Eso es una locura. La gente no puede viajar…

-Puede, pero no lo sabe. Por ello, los duerme eternamente, para evitar que lo descubran. ¿Paradójico, verdad? La imaginación se potencia mientras se duerme con los sueños, pues el cerebro trabaja hasta 20 veces más rápido, pero él los durmió a todos. Y entonces sucedió algo que no calculó. Apareció un chaval que, aún estando dormido, fue capaz de romper su prisión onírica con su imaginación y llegar hasta esta misma avenida. Su nombre era Henry.

-Apasionante, pero sigo sin saber que tiene eso que ver conmigo.

-¿Te quieres callar? Así no hay quien se concentre.

-Vale vale.

-Henry, nada más despertar, comprendió que algo iba mal. Tras recorrer algunos universos, fue dándose cuenta de que este en concreto sufría una tiranía absoluta, así que se convirtió en la peor pesadilla de Dios: el Héroe Errante. Fuese donde fuese, absorbía los estilos de lucha de los mejores, como el karate de Bruce Lee, el estilo de espada de Aquiles o las estrategias de asalto de la mafia….Hasta que un día comenzó a ascender por los universos en dirección al combate definitivo. Pero había algo que no había calculado, y es que Dios no es tonto. Por ello, le tendió una trampa y lo volvió a encerrar aquí.

-Espera. Me estás diciendo que Dios captura al que es su mayor amenaza… ¿y no lo mata? ¡Pero que estupidez!

-Para estúpido ya te tenemos a ti. Piensa cabeza de chorlito. Henry era la primera persona en un universo entero que escapaba de sus poderes. Por ello, era un sujeto de pruebas potencialmente excitante para él. Así que lo encerró y listo.

-¿¡¿Y yo que tengo que ver con esto?!? Por que llevamos hablando 20 minutos y todavía no salió mi nombre ni una sola vez…

-Que lento eres. ¿Aún no lo comprendes? Dios sentía curiosidad ante Henry, pero sabía que debía evitar de algún modo que se pudiera volver a levantar contra él. Por ello, y por extraño que te parezca, Dios realizó la condena máxima en toda la existencia: le hizo un vaciado de espíritu al cuerpo de Henry. Separada la mente del cuerpo para que no pudiese volver a atacarle, Dios lograba a la vez castigar su insolencia (pues al separar ambas partes al morir no puedes ir ni al cielo ni al infierno tras la muerte corporea) y obtener el sujeto de pruebas óptimo para sus planes. Tú eres su cuerpo. No se como pero generaste una mente nueva, la cuál se reconectó sola al universo de los sueños de Dios. Yo encontré el cuerpo, pero al estar tu enganchado a los poderes de Dios debí sacarte de allí cuanto antes, por lo que empleé el único método con el cuál se puede salir de ahí: el suicidio mediante un rito demoníaco.

Jack no daba crédito a lo que oía. No solo su vida se iba a pique, sino que también su universo se desmoronaba a pasos agigantados. En poco rato había dejado de ser Jack Santos para ser el recipiente vacío de un héroe de los de verdad.

Mientras se encontraba inmerso en sus dudas y lamentaciones, se dio cuenta de un detalle que no encajaba en la historia…

-Ey, todavía no me dijiste que pintas tú en todo esto. ¿Que motivos tenías para salvarme y enfrentarte a Dios?

-¿¡Qué!? Yo, bueno, esto, verás…-jamás se había planteado que le hicieran esa pregunta, por lo que no tenía una respuesta preparada.

Pero no tubo que responder. Una enérgica voz ocupó el silencio tras la conversación:

-Por orden directa de Gan Fall debéis entregaros para una reinserción en el sueño perfecto. Además, el demonio proscrito Hammand ibn al-Haddad debe entregarse sin oponer resistencia para su ajusticiamiento por delitos de asesinato, extorsión, robo, atentar contra la vida de nuestro señor Dios y extraer al espécimen de estudio Nº 234920’49282 de la tierra del descanso. Contaremos hasta tres.

Jack no podía comprender lo que veía. Veinte soldados de diferentes formas inhumanas con toda clase de armas que jamás hubiera imaginado les apuntaban tanto a él como a su libertador.

-Uno.

No podía ser cierto. Nada más escapar de allí, de saber la verdad de todo iba a ser hecho prisionero de nuevo de un Dios loco. Y todo por culpa de ese diablo, que como siempre sonreía, solo que esta vez había algo diferente en su sonrisa. Había un deje de… locura asesina.

-Dos.

-Cuidado Sparrow, esto se va a poner peliagudo, jajaja.

No llegó a decir tres. Wallid se lanzó a la carga con un grito de guerra que helaba la sangre y le rebanó la cabeza con el contenido de aquel misterioso bulto: dos katanas. Pero solamente usaba una. La otra la tiró al suelo. No la necesitaba.

Todos los soldados fueron ajusticiados sin compasión en una vorágine carmesí mientras el juguete favorito de Dios se aterrorizaba por la matanza provocada por su compañero.

Tras ver como le amputaba los miembros al último, Jack no pudo evitar vomitar en una esquina.

-Vaya blandengue que eres. A Henry tampoco le gustaban mis arrebatos de locura pero no me montaba estos numeritos…

-Cállate. Blughr…

-Termina pronto, debemos irnos. Tras la fuga de Herny, Dios trajo a agentes de todos los universos para que vigilasen la zona cero de su experimento especial contigo. Si nos quedamos cerca tendré que repetir la masacre, y no creo que tu estómago esté por la labor de ver otra de mis danzas con la espada ¿Verdad?

Imagen

________________________

Quizás haga algún cambio en este primer capítulo conforme vaya escribiendo la obra, así que si veis alguna incongruencia en los siguientes relatos no os preocupeis que será corregida en el futuro

P.D. Gamefilia va a tomar por culo, no me deja loguearme en blogs (aunque sí en zonaforo) y a mi hermano tampoco, si fue ahora fue por casualidad. Si durante varios días no estoy que sepais que es por ello, aunque ya avisé a algún que otro mod a ver si me lo puede solucionar.

Saludos.