De bolis, el universo y el sentido común.

"En la carrera espacial, siempre han estado como primeras potencias mundiales EEUU y Rusia, y por supuesto esto dio lugar a muchas rivalidades y secretismo, ocultando hasta el más mínimo detalle a los del otro charco.

Cuando comenzaban a mandarse astronautas al espacio, éstos se comenzaron a plantear un problema básico para sus astronautas: ¿Cómo escribir en el espacio? (al parecer, nadie se planteó el problema hasta que se dieron de bruces con él).

La pregunta no era trivial, ya que aquí en la tierra, al escribir la tinta del boli se sitúa en la punta por efecto de la gravedad, permitiendo que a medida que escribimos, la punta se vaya reponiendo de tinta.

Sin embargo, en el espacio nos encontramos que no hay gravedad aparente, lo cual hace que la tinta no caiga hacia abajo. […]
Para resolver este problema (los astronautas no conseguían escribir nada), se estuvo ideando y construyendo un bolígrafo que pudiera escribir sin gravedad, naciendo así el bolígrafo de tinta a presión, tras un gasto de aproximadamente 1 millón de dólares y mucho tiempo.

Cuando consiguieron observar lo que utilizaban los rusos, se dieron cuenta de que éstos trabajaban con lápices."

Fuente.

Una curiosidad, cuanto menos, curiosa, no creeis?

Esta historia, lejos de tratar de tildar a los estadounidenses de idiotas, la utilizo con un único fin: el mostrar hasta que punto nos dejamos arrastras por nuestras preocupaciones negándonos a ver más allá de nuestras narices, cerrándonos en banda a otras opciones que nos puedan resolver los problemas de la forma más simple posible.

Quizás muchos sepáis que llevo varios días dejándome arrastras por varios problemas personales, sintiéndome mal conmigo mismo y zarandeado por la adversidad… Pero hay algo de lo que no me di cuenta hasta ahora. En lugar de sentarme a reflexionar desde un principio, he esperado durante cinco, ni uno ni tres, cinco meses han tenido que pasar para que me dijera "Alto chaval" y me planteara mi situación.

Viendo todo lo que me ha sucedido desde el punto de vista que me brinda la calma, he podido ver la cantidad de errores que cometí (y que estuve a punto de cometer) a causa de mi imprudencia, impulsividad y, sobre todo, por el poco uso que le di al sentido común.

En vez de pedir ayuda desde un principio intenté arriesgarme a hacerlo solo. En lugar de esperar a una ocasión mejor, involucré a más gente aún a fin de acelerar el proceso. A causa de mi expectación, me dejé ver y tuvimos que abortarlo todo…

Todas esas cosas, que de haber pensado dos veces no habría hecho, me resultan ahora más evidentes que antes.

Pero… que ha pasado de ayer a hoy? Básicamente han sido tres cosas (y que nadie se ría):

Cierto comentario de ayer de Glanzman:

"[…] He leído que dices que la impulsividad te ha salvado, te digo por experiencia no fiarte nunca de los instintos o corazonadas o como quieras llamarlos, usar la cabeza en lugar de el corazón es algo que la gente no suele entender, pero yo siempre he puesto la racionalidad frente al instinto y me ha funcionado siempre […]"

Es cierto. Soy un chaval impulsivo, y muchas, pero que muchas veces las corazonadas e impulsos me han ayudado mucho… es más, más de una vez he llegado a pensar que tengo "poderes" a causa de hasta que punto me ha resultado ventajoso seguir una corazonada (ya hablaré de ello otro día…), pero… el leer esto me ha hecho plantearme algo. "¿Siempre me ha estado bien seguir las corazonadas?" Lo he pensado y me doy cuenta que no. Muchas veces, a causa de no razonar lo suficiente me he dado más de una ostia…

No voy a cambiar. Soy demasiado orgulloso/impulsivo/gilipollas como para cambiar así como así, pero creo que a partir de ahora, antes de seguir una corazonada, trataré de pasarla por el "rasero del sentido común".

Ver ayer el capítulo del programón que es Hermano mayor de la cadena cuatro.

Sí, tomaoslo a coña, pero es uno de los mejores programas que vi. Protagonizado por un excocainómano, vemos como va ayudando a gente con problemas. Normalmente lo miro por que me perece entretenido… pero cuando ayer (o antes de ayer, no se si todavía es sábado o ya es domingo…) se puso a hablar sobre las decisiones que tomamos… la verdad, me caló hondo.

Ver hace 15 minutos un documental sobre los abys, amis o como se diga (ya sabéis, los católicos estos que viven como hace dos siglos sin luz ni electricidad y que forman comunidades que se ayudan…).

Bien. En el documental nos mostraban como uno de los miembros de la comunidad se planteaba los interrogantes que su zona no le daba.

Estaba dirigida por un consejo de ancianos con el poder religioso en sus manos capaces de excomulgarte si te enfentabas a ellos.

Ellos te decían hasta como debías ponerte los tirantes.

sí, es estúpido, y él les dijo "Pero por qué, si la Biblia no dice nada de eso, como lo sabéis?". Estudiar la Biblia por tu cuenta está prohibido. Le tacharon de diablo y le excomulgaron.

Sí, solo por tratar de pensar por sí mismo le largaron a la puta calle.

 

 

… 

Vivimos en una sociedad en la que nos dan todo digerido. Qué hacer, qué ver, qué leer, cómo hablar, cuánto desear, cómo vivir… hoy por hoy somos pasto de los gobiernos. Una masa fácilmente manipulable. Poco a poco estamos abandonándolo todo y creyendo que vivimos en una peli de Chuck Norris protagonizada por nosotros en la que todo nos saldrá bien y que no nos sucederá nada.

Pero estamos equivocados. La vida da muchas vueltas. Y lo que hoy es lo mejor, mañana puede resultarnos fatal.

Por ello, creo que todos deberíamos dejarnos de caralladas (palabra típicamente gallega que significa "chorradas") y comenzar a comportarnos de forma lógica.

Si tenemos 50€ no nos compramos un ferrari de 30000€.

Si estamos hasta el cuello de exámenes no salimos de fiesta tres días seguidos.

Si tienes un compromiso médico urgente el 14 de febrero no lo atrasas para irte a dar un paseo romántico con tu mujer aprovechando San Valentín.

 

Etc, etc, etcétera. 

 

Con esto no busco nada. Es más, creo que esta es la entrada más caótica, desestructurada, falta de hilo conector y caótica (ya lo he dicho, no?) que he escrito nunca.

Quizás que la he hecho del tirón tenga algo que ver, aunque las de ayer y antes de ayer también y se mantenían algo más lógicas que esta…

 

En fin. Creo… que, simplemente, necesitaba echar todo esto fuera, y que mejor sitio que aquí, lugar en donde el que me quiera escuchar lo leerá y el que no se irá y punto…

 

 

 

Ya que estamos, cerraré esto con un texto que acabo de ver en el tuenti de una amiga. No se si lo ha escrito ella o si tiene autor, pero creo que casa bastante con lo que siento últimamente.

"Hay momentos en nuestras vidas…

… en los que nos vemos en una encrucijada. Las elecciones que hacemos en esos momentos pueden definir el resto de nuestra vida. Claro que cuando se está frente a lo desconocido, la mayoría de nosotros prefiere dar media vuelta y volver, pero a veces las personas persiguen algo mejor, algo que han encontrado tras el dolor, enfrentándose a él solos, justo tras la valentía y el coraje que supone dejar que alguien llegue a ti, o el dar a alguien una segunda oportunidad. Algo tras la lenta persecución de un sueño. Porque solamente estás a prueba si descubres realmente quién eres. Y sólo cuando estás a prueba descubres quién podrías ser. La persona que quieres ser existe al otro lado del trabajo duro, la fe y la confianza, y tras el desengaño y el miedo que están por venir."