Final boss

Tras duros meses de esfuerzo, al fin llegué a la fase final. Como no podía ser de otra manera, tenía que aparecer un puto jefe descomunal para darle carpetazo a este nivel. ¿El problema? No se trata de un jefe del call of duty, sino el típico monstruito de los juegos japoneses de 90000000 de vida y que te puede violar por todos lados de un solo ostiazo. Además, ya he alcanzado la vida 00 y mis reservas de energía están al mínimo. Un solo error y puedo darme por muerto.
Es cierto, podría volver a pasarme todo el nivel desde el comienzo (con la salvedad de que de esa iría más preparado y me sabría practicamente todos los trucos que se guardan mis enemigos), pero… dejarme matar supondría la pérdida de todos mis objetos, levels up de esta fase y demás virguerías que tanto me han costado lograr. Además, me temo que el dueño del local quiere cerrar, y si ahora fallo pasará mucho tiempo hasta que tenga otra oportunidad de jugar…

No voy a perder. No puedo permitirme ese lujo, ya no es una opción. Estoy muy cerca de la puntuación máxima, dejarse dar ahora sería la cosa más estúpida que nunca haya hecho. Si voy pensando que perderé, no venceré jamás.
Además… ya he sacrificado demasiados coins por llegar a esta zona, así que, por mucho que sepa que tras este bicharraco aún me espera uno mayor, no me iré hasta que tenga el pasword para llegar al último nivel tras un merecido descanso.
Quien sabe. Quizás mañana sea un día mejor.