RECOMENDACIÓN LITERARIA: 1984

Nada hay que temer de los proletarios. Dejados aparte, continuarán, de generación en generación y de siglo en siglo, trabajando, procreando y muriendo, no sólo sin sentir impulsos de rebelarse, sino sin la facultad de comprender que el mundo podría ser diferente de lo que es.

La distopía por excelencia. Con esa frase sería capaz de describir esta obra maestra de la literatura del último siglo cuya sociedad se parece cada día más a nuestra realidad. Pero no adelantemos acontecimientos, comencemos por su argumento.

"Tras años trabajando para el Ministerio de la Verdad, Winston Smith se va volviendo consciente de que los retoques de la historia en los que consiste su trabajo son sólo una parte de la gran farsa en la que se basa su gobierno, y descubre la falsedad intencionada de todas las informaciones procedentes del Partido Único. En su ansia de evadir la omnipresente vigilancia del Gran Hermano (que llega inclusive a todas las casas) encuentra el amor de una joven rebelde llamada Julia, también desengañada del sistema político; ambos encarnan así una resistencia de dos contra una sociedad que se vigila a sí misma."

"Joder, una historia de amor, qué original". Para nada. El auténtico hilo conductor de la historia no es la relación de Winston y Julia, sino la descripción paulatina de la sociedad en la que viven. Vigilancia constante sobre los ciudadanos, un partido dictatorial que mediante la propaganda controla a sus ciudadanos, régimenes del terror, guerra mundial constante, resistencia clandestina… el incluso la figura del Gran Hermano.

Tranquilos, no os vais a encontrar a Mercedes Milá en este libro. Simplemente os pregunto: ¿De donde creéis que salió la idea de encerrar a la gente en casas con cámaras controlándolos las 24H del día como si de un hermano mayor se tratase? Sí, de este libro. Pero no solo las casas. Hasta la última esquina del país se encuentra vigilada por el Partido.

LO MEJOR

  • El capítulo dedicado a El Libro de Goldstein.
  • La descripción de la sociedad.
  • Los últimos capítulos, simplemente brutales.
  • Los constantes paralelismos entre la sociedad orweliana y la nuestra en la que vivimos donde la manipulación de los poderosos está a la orden del día.
  • La cantidad de grandes frases y diálogos que tiene.
LO PEOR
  • Tiene una gran parte filosófica que puede no ser del agrado de muchos.
  • Que tras leer esto y compruebes lo mucho que nos parecemos a los que viven en 1984 quizás te deprimas un poco.

Como curiosidad antes de terminar, me gustaría comentar que el título original era El último hombre de Europa, mas las editoriales decidieron cambiarlo por otro más comercial. Además, Orwell sacó la inspiración de este libro de la Guerra civil española.

TE GUSTARÁ SI TE GUSTÓ

  • Un mundo feliz.
  • Farenheit 451.

Y ahora, a por Rebelión en la granja…