Clásicos del cómic: Hulk

Hace dos semanas comenté por aquí que en mi pueblo estábamos de fiestas, típico momento en el que un lugar tranquilo como mi lugar de residencia se convierte en una bacanal de atracciones y puestos de venta, en los cuales podremos encontrar tanto objetos decorativos como libros.
¿Que para qué os recuerdo eso? Pues por que allí me hice hace poco con un ejemplar de Clásicos del cómic: Batman y con una unidad de Clásicos del cómic: Hulk. Al igual que el otro, la contraportada de este cómic presume de poseer varias de las mejores historias del personaje. ¿Es cierto eso? ¿Merecerá la pena su compra? En breve, mi opinión al respecto.
De entrada, recordar lo que comenté la otra vez de la encuadernación: es una puta mierda. A menos que leáis agarrando el tomo por la parte central haciendo presión ahí se os soltarán las páginas sin solución, lo cual es una auténtica chapuza por parte de los fabricantes. Sí, es comprensible si recordamos que originalmente estos tomos iban de regalo con el periódico deportivo As, pero aún así sigue siendo un horror comprar algo que se puede romper en cuestión de horas.
Pasando a hablar en lo que concierne a las historietas, volvemos a ver que, pese a no ser las historias más interesantes para un servidor (como Hulk The end o World War Hulk) sí que están mucho mejor escogidas que las de Batman. Así, en este tomo recopilarotio nos encontramos con El origen de Hulk (sus cinco primeros cómics) y la trilogía Cariño, he encogido a Hulk, Abominación verde y Pequeñas charlas que marcarían y mucho el destino del gigante verde, las cuales emplean el estilo gráfico propio de los años 70, es decir, viñetas cuadradas y todas iguales, sin la disparidad de los cómics más actuales.
Aunque (por lo menos para mí) ninguna de estas historias es realmente memorable, dado que ese título se lo merecen las dos siguientes, Que no os sorprendan las tinieblas y De todas las palabras tristes, ambos cómics que no dudan en hablar abiertamente del SIDA y de la muerte de seres muy cercanos al protagonista de este libreto. En ellos, además de una gran mejoría en el dibujo, nos encontramos varias historais adultas y que pretenden mostrarnos algo más allá del gigantón machacatanques que nos vendían en las primeras historias. 
El cambio gráfico se nota sobre todo en los rostros, solo hay que ver la cara de Banner en la última imagen para darse cuenta de la mejoría.
Por último, el cómic se cierra con Encuentro mortal (una batalla de Logan de los X-Men contra Hulk) y con Carrera silenciosa, un cómic mudo bastante interesante y ameno de leer. En ambos cómics vemos como el trazado de las situaciones sigue evolucionando cada vez más a lo que estamos acostumbrados a ver en estos días.
– 
Lo único que lamento es que el tomo no posea la secuela directa de De todas las palabras tristes llamada Las solitarias y planas arenas, pero aún así se puede leer sin echar en falta ese capítulo, el cual querría que estuviera más como curiosidad de saber qué pasó justo después del final que por que deje algún cabo suelto el anteriormente nombrado. Pese a no ser fan del personaje, éste Clásicos del cómic: Hulk me ha parecido una delicia (aunque gran parte del mérito sea por los dos cómics centrales). Si tuviera que pagar por él, sería capaz de dar hasta 6€ (lo cual es mucho, si tenemos en cuenta que por el de Batman no daría ni 4 pese a gustarme muchísimo más el personaje).