RECOMENDACIÓN LITERARIA: Un mundo feliz

¿Hasta dónde debemos sacrificar nuestra individualidad de cara a la proliferación de la tecnología? ¿Hasta donde debemos continuar la búsqueda de un placer desenfrenado?

Tranquilos todos, que sigo vivo. Sin internet, pero vivo. Ya sé que para gran parte de la juventud de hoy en día decir esto es imposible (mi compañero de piso entre ellos) pero, para bien o para mal, yo no soy así. Estos días sin red me valieron para muchas cosas: aprender a cocinar para sobrevivir, jugar videojuegos en el ordenador, conocer Santiago de Compostela… y para leerme esta pequeña joya, la cual me ha durado justo 24 horas, desde el domingo por la noche hasta el lunes por la noche. Sus escasas 190 páginas volaron entre mis dedos mucho más rápido de lo que imaginé en su momento. Queridos lectores, permítanme presentarles Un mundo feliz, de Aldous Huxley.

– 

La historia, al igual que 1984, nos traslada a una sociedad a priori utópica, la cual os aseguro que os hará plantearos muy seriamente el dilema que encabeza la entrada: ¿Hasta donde debemos sacrificar nuestra individualidad de cara a la tecnología y el placer?

Aquí iría el argumento, pero recomiendo a todo el mundo que lo lea sin saber nada de nada. Eso sí, si la curiosidad os puede, aquí os dejo una breve sinopsis de la wikipedia: El mundo aquí descrito podría ser una utopía, aunque irónica y ambigua: la humanidad es desenfadada, saludable y avanzada tecnológicamente. La guerra y la pobreza han sido erradicadas, y todos son permanentemente felices. Sin embargo, la ironía es que todas estas cosas se han alcanzado tras eliminar muchas otras: la familia, la diversidad cultural, el arte, la ciencia, la literatura, la religión y la filosofía.

LO MEJOR

  • Es imposible leerse esto sin hacerse una buena cantidad de preguntas éticas a uno mismo, aunque para mi las que serían clave y que más tiempo han permanecido en mi cabeza en los últimos días son las tres siguientes: ¿Es justo ese mundo? ¿Sería justo obligarles a cambiarlo para crear una sociedad donde todos fueran iguales? Y sobre todo ¿Me atrevería a vivir en este mundo?
  • Hacia el final del libro nos encontramos un intercambio de opiniones simplemente sublime entre dos personajes cuyas formas de contemplar el mundo en que se encuentran están enfrentadas. Religión, libertad, individualidad, Shakespeare, progreso, justicia, arte, sufrimiento, literatura… Una de las mejores conversaciones que leí en mucho tiempo.
  • Las 50 primeras páginas. Son capaces de mostrarnos todo un mundo de la forma más sorprendente posible, además de que no nos comenzarán a hacernos plantearnos alguna de las preguntas ya citadas.

LO PEOR

  • La edición de la editorial Publimexi. Dios, no veía tantas incongruencias en la traducción de algo desde la última noticia de meri. Es que parece que lo pegaron en el google traductor y ale, a imprimir lo que salió. 

TE GUSTARÁ SI TE GUSTÓ

  • 1984 
  • Fahrenheit 451
 Muy bien, Huxley, ya formas parte de mi grupo de “autores a los que leer siempre que pueda”.