Clásicos del cómic: Daredevil

Daredevil, el hombre sin miedo (también conocido en España como Dan Defensor) es el cuarto de los cinco Clásicos del Cómic que compré hace ya casi tres semanas en las fiestas de mi pueblo. La verdad, jamás había leído nada de este superhéroe, así que la adquisición de este volumen fue más fruto de la curiosidad que el deseo de leer algo que desconociera de algún personaje (como sí me pasó con Batman Spiderman). ¿Consiguió este pequeño volumen que el personaje comenzara a gustarme… o en cambio sus promesas de diversión y epicidad se quedaron en nada?

Ante todo, diré lo mismo que en las otras entradas (y que os recordaré en las próximas, así que los que sepáis lo que viene aquí podéis saltaros el párrafo): la encuadernación es una putísima mierda. Las páginas se soltarán al mínimo movimiento que hagamos. Para leerlo hay que estar agarrando el cómic por la parte centrarl en todo momento. Vale que era un coleccionable que venía con el periódico As, pero aún así las cosas o se hacen bien o no se hacen…

Para el que no lo sepa, Daredevil es un héroe un poco especial. De joven, un camión que transportaba ácido volcó cerca de él y le roció la cara, dejándole totalmente ciego. Aún así, este handicap inicial se convirtió en su más poderosa arma, pues el resto de sus sentidos se agudizaron hasta límites insospechados, llegando incluso a poseer su propio sónar cual murciélago. Además, que su padre fuese luchador de wrestrilng propició que Mat.
Sí, en sus primeras apariciones Daredevil iba de amarillo…
Ya tenemos los superpoderes, pero todavía carecemos de motivo. Spiderman protege Nueva York por el sentimiento de culpa que le persigue por no haber hecho lo que debía con sus poderes cuando los consiguió; Batman para limpiar la ciudad que sesgó las vidas de sus padres; Superman por que puede hacerlo. Pero… ¿Por qué se iba un abogado ciego a poner en riesgo su vida día tras día derrotando toda clase de villanos y maleantes? La respuesta a esa pregunta la tenemos en el primer capítulo de este tomo, El origen de Daredevil. Para ser su primera historieta no está mal, además de que nos permite entender un poco mejor cómo hace un ciego para luchar contra hombres armados hasta los dientes.
Desafortunadamente, las siguientes tres historietas (Combate mortal contra sumariner, Y los hombres le llamarán… ¡Buey! y Elektro y los emisarios del mal ) no dan la talla, pues en lugar de parecer algunas de las “mejores historias de este héroe” parecen más bien cómics sueltos cuyo interés no va más allá que seguir viendo como funcionan los poderes de Daredevil. Además, poseen todas el mismo estilo visual, lo cual nos impide disfrutar con el cambio de dibujo que poseen otros tomos de la colección.
Elektra.
Es entonces, en el momento en que comenzamos a plantearnos abandonar la lectura del libro, cuando nos llegan dos alegrías a la vez: el único cambio visual (ligero, sí, pero algo es algo) y al fin historias de interés. Los tres últimos capítulos del tomo (Elektra, Demonios y Última carta) comprenden tres momentos cruciales de la vida de Daredevil: su reencuentro con Elektra, asesina que años atrás fue su primer amor, el día que pudiendo dejarle morir salva la vida a uno de los asesinos más peligrosos del mundo cuyo objetivo era él mismo y cuando éste se toma su venganza por la humillación de ser rescatado por su enemigo.
Sobre todo me gustaría destacar un momento de Última carta: SPOILER me sorprendió mucho ver a Daredevil intentando matar al asesino a sangre fría en venganza por la muerte de Elektra justo al final del cómic en lugar de volver a perdonarle. La verdad, no es muy normal ver a un superhéroe intentando matar a sus enemigos por venganza en los cómics de Marvel. SPOILEREso sí, que sean las mejores de este tomo no hace que por ello sean de lo mejor que haya leído nunca. No dejan de ser historias de 6-7 que destacan justamente por lo aburridas que son las otras y no por métodos propios.
El estilo visual no varía casi nada del comienzo al fin del tomo…
En fin, ya solo me queda decir que este ha sido el único Clásicos del cómic que me he arrepentido de comprar. Entre que no soy fan del personaje y que las primeras 4 historias no aportan nada interesante se me ha hecho una lectura altamente aburrida en su mayoría. En su momento pagué 2€ por hacerme con él; ahora no pagaría ni 1.