Se confirma que la tinta a color se hace con sangre de unicornio

Como habréis supuesto tras leer el título (y si no lo leísteis os jodéis, por adelantados) hoy en This blog ends with you hacemos historia. Tras más de 43 años de seguimientos, espionaje y millones de dólares de los contribuyentes invertidos, hemos logrado descubrir el motivo de que la tinta a color (y por extensión las fotocopias e impresiones a color en copysterías) salgan tan jodidamente caras. ¿Que porqué? Porque están compuestas en un 73% por (ojo al dato) sangre de unicornio.
Mírale, tan felizote, totalmente ajeno a que en cuanto llegue a los dos años comenzarán las sangrías diarias…
Cierto es que los otros componentes de tal bello brebaje son también difíciles de encontrar en los tiempos que corren (lágrimas de una española mayor de 14 años virgen, sudor de Falete, lejía en polvo…) pero éste es sin lugar a dudas el más escaso de todos.
"Pero Tidus, a ver, tú te crees que nos creemos todo lo que cuentes?"
Tranquilos, que me explico. Hace 43 años nos propusimos aquí, en TBEWY colar a un trabajador en la fábrica de tinta más grande de Españistán España. Con un poco de paciencia (y tras mover mucho hilos) conseguimos colar a un pringado para que se infiltrara. Dice que prefiere permanecer en el anonimato, así que digamos que su nombre en clave era Samuel Pescador. Tras muchos meses de becario (y utilizando sus capacidades especiales) consiguió colarse hasta las instalaciones centrales, momento en que su misión estuvo a punto de fracasar varias veces por culpa de una Serpiente de un blog rival que también quería destapar el caso.
En fin, que me voy por las ramas. Allí Pescador encontró pruebas (las cuales podrá ver desde este enlace) de que a los unicornios se les aplicaban más de 54 punciones diarias para extraerles sangre que se emplearía para la tinta, dándole así ese toque mágico a la misma.
A la vista de estos conocimientos (y de que una vez terminan de extraerle sangre donan el unicornio a una ONG koneana [foto abajo]) creo que debería ser motivo de regocijo que las copipasterías solo nos cobren 10 veces más por tan preciado material que por la simple tinta en blanco y negro (producida tras meter pandas en la licuadora), ¿no os parece?
– 
Imágenes de otra fábrica donde nos infiltramos.
Sí, me infla las pelotas que me cobren por 10 fotocopias 3€, y eso sin contar apertura de pendrive ni encuadernación ni pollas en vinagre. Malditos chupasangre, ya parecen los de Capcon cojones.