Dejo gamefilia

Tengo una rabieta. Así de simple y así de claro lo digo. Estoy harto, aburrido, cansado y hasta los cojones de todo esto. Así pues, y hasta el momento en que se me pase esta rabieta, dejaré de publicar aquí. Puede pasar un día, tres semanas, un año o dos horas, me da igual, pero creo que por ética para con aquellos que leían mi blog asiduamente debía avisarlo.
¿El motivo? Un cúmulo de cosas, pudiéndose aglutinar el 99% de ellas en una palabra: Meristation. Como usuario de esta página me siento vilipendiado, burlado y menospreciado. Me da igual lo que digan, que si están trabajando en ello o si tienen a Pepe Gotera de informático, ya me he cansado. Ya no solo lo digo por la mierda que ha resultado ser M4 (expulsados spoileadores, horrendo sistema de noticias, fallos de sesión cada dos por tres, imposibilidad de escribir reanálisis) sino en gran medida por la farsa en que se ha convertido esta web. Publirreportajes, noticias para nada imparciales, publicidad encubierta, análisis de traca… Y si a todo esto le sumamos los fallos que ya tenía de antes, tela (por no hablar de su staff, buscad información por internet sobre cierto redactor conocido por todos y sus análisis, que seguro os sorprende lo que encontráis…).
Y ojo, que estoy seguro de que con esto último me voy a ganar un ban, permaban o la "misteriosa desaparición de mi blog", pues no sería la primera vez que alguien que postea esto mismo desaparece al momento, pero ya estoy cansado y me la pela muy mucho. Los pocos blogs que sigo hoy por hoy en gamefilia o tienen abiertos los comentarios a invitados o tengo otras formas de contactar con ellos, así que un ban lo único que haría sería no permitirme comentar en sus foros (los cuales me dan cada día más vergüenza). Meristation ahora mismo me parece un despropósito y eso es lo que digo. Así pues, me marcho en un principio a Vandal (pues hace tiempo ya creara un blog donde ir copiando contenido para un caso como este) y si algún día esto vuelve a merecer mi tiempo, se lo daré. Hasta entonces no pienso darle a meristation una sola visita más, pues por mucho que sea un pequeño blogger a la larga casi les he dado 1 millón de visitas. Sí, parece poco, pero sumad todas las visitas de todos los blogs de gamefilia y decidme si no creéis que les hemos hecho "un poco más ricos" con la de anuncios que ponen en nuestros blogs o no.
En definitiva: hasta la vista. Me habría gustado llevar el blog hasta el millón de visitas y ser el último blogger de gamefilia, pero al final el sentido común ha ganado a la nostalgia: meristation nos trata como a una montaña de mierda, así que me largo a donde sea.
P.D. Recalco la parte de rabieta que puede terminarse mañana o dentro de dos años. 

Justicia virtual

Hoy toca hablar de dificultad y frustración, lo cual presenta este riesgo para nuestros mandos…
Lo admito, últimamente me he distanciado un poco del blog. Podría decir que tengo muchísimas razones de ello para ellos (estudiar, cuidar a mi novia, follar con cualquiera de las universitarias de mi clase un jueves por la noche en la esquina más oscura y sórdida de Santiago…) pero la verdad es que simplemente no me apetece escribir. Así, llevo una larga temporada dedicando las horas que antes pasaba en gamefilia frente al PC haciendo dos cosas: pajas y jugar, pero como de lo primero no se puede hablar que son pecado nos concentraremos en algo que me ha molestado muy mucho estos últimos días.
Ante todo decir que no me siento el descubridor de la pólvora ni nada por el estilo, pues este tema se ha abordado en múltiples ocasiones por toda esta red interior (la de los bañadores no, la otra) en la que pasamos tantas horas al día, mas me apetece dar mi punto de vista sobre este tema: la dificultad injusta que presentan algunos juegos.
Empecemos esto con un flashback, que es un efecto que siempre queda reshulon. Imaginaos a Tidus 7 (como no tenéis ni puta idea de como soy podéis escoger entre imaginarme con la cara de tidus o con la de vuestra madre en braga faja, da igual) estresado, hastiado, cansado, hasta los huevos de hacer un trabajo muuuy largo, el cual lleva haciendo 6 horas seguidas y ya está hasta el culo de continuar. Se levanta, avisa a su hermano de que monte la Wii (cosa que hace tras dos caricias fraternales en su coronilla) y recoge uno de los dos mandos de la GC con los que juega al Super Smash Bros Brawl (en español "Reyerta de los super hermanos smash", para que luego mi novia diga que no sé hablar ni escribir otros idiomas, ¡já!). Total, que me pongo en el equipo verde (esa publicidad subliminal de Heineken me pegó fuerte de pequeño, lo sé) con mi hermano y nos enfretamos contra dos enemigos random (soy guay por usar palabras en inglés, lo sé) en un escenario totalmente al azar (y digo esto porque no recuerdo cual salió).
¿Saldrá un aviso de Hotlink por parte de Smash Bros Dojo?
La pelea se desarrolla como era de esperar. Mi hermano y yo llevamos mucho sin jugar pero nos manejamos bien, tanto que no nos cuesta mucho tomar ventaja sobre los dos PNJ de nivel 9 a los que nos enfretamos… hasta que aparece la bola Smash, ese objetito tan mono que si atrapas te permite usar un superpoder siempre y cuando no te aporreen antes de que lo emplees. 
Bien. Creo que no lo dije, pero llevaba a Lucas. Atrapo la bola y Fox (de esto sí que me acuerdo) me dispara con su pistolita. Sí sí, esa cosa que quita entre 1 y 3% por impacto. Pues de un solo impacto pierdo la bola. Sí, sé que Lucas no es Ganondorf, pero coño. "¿¡¿¡Qué!?!?!" dije, pero mi sorpresa solo aumentó cuando Fox la atrapó y mi hermano, el cual llevaba a Ike, le dio uno de esos guantazos que ya querrían muchos canis saber dar. Como podréis imaginar, pues sino esta entrada no habría tenido inspiración alguna, no solo no perdió la bola, sino que acabó usando el poder independientemente de las hostias que le dimos.
"No pasa nada", me dije. Total, al final ganamos la partida y solo había sido una vez. Qué equivocado estaba. Conforme avanzó el juego, escenas así se repitieron, siendo algunas simplemente absurdas: resistir un smash cargado de Donkey Kong, quitarme la bola con una de las piezas de comida que lanza Game&Watch… coño, ¡qué un maldito Jiglipuf o como se escriba de la CPU resistió este ataque por mi parte y este de mi hermano sin soltar la bola, terminando él por usar el poder independientemente de nuestros esfuerzos! 
Ojo, esto no es una rabieta de "la máquina me hace trampas". Al contrario. Es una crítica, pues realmente me apena que un juego tan mimado y trabajado como este Brawl emplee esta clase de estrategias que considero cuanto menos deshonestas  para suplir las deficiencias de la IA enemiga. En serio, habría preferido que pusieran un daño fijo que hubiera que causar para quitar la bola (un daño razonable, no hablo de tener que causar un 50% para evitar un smash final en la cara) antes que el sistema que tiene hoy en día.
Seguro que más de uno ha recordado este objeto tras leer lo anterior…
Aún así, no es el único juego en el cual he visto esta clase de cosas. Mario Kart Wii, por ejemplo. Si lo juegas normal no tienes problema, pero si te propones conseguir una clasificación de tres estrellas en todos los circuitos (primero en todas las vueltas de todas las carreras) no pasará mucho tiempo antes de que la cosa se vaya de madre y empiecen a llover voladoras (no como en el vídeo, que ahí las causa una persona con trucos pero algo parecido sucede). Si no tengo esa clasificación hoy en día fue por la frustración de tener que comerme hasta 4 voladoras en una sola vuelta (sí, la última vuelta) del Estadio Waluigi. Ya lo dije aquel día y sigo en mis trece: si quieres darle un reto al jugador, cúrratelo. Para spamearle mierda que lo único que hace es sacarle de quicio no hagas nada.
Pero no solo en juegos competitivos he sentido esta frustración. Mother y Serious Sam son un buen ejemplo de ello. El primero, un JRPG de la vieja escuela que adolece una cantidad de combates aleatorios simplemente absurda (mi hermano se descojonaba a mi lado, un enemigo por cada paso que daba y no exagero) capaz de hacernos dejar de jugar por simple aburrimiento antes que porque estos sean complicados, dado que el juego basa su dificultad en el desgaste combate a combate contra enemigos débiles pero en elevadísimo número. El segundo… bueno, el segundo simplemente me pareció absurdo ver cómo mataba a un enemigo y me salían a la vez uno justo en el mismo sitio donde estaba el primero y otro detrás mía, atacándome los dos a la vez. Dirán que es "solo para juarcors" o para nostálgicos, pero yo a eso lo llamo no comerse la cabeza poniendo a los enemigos donde más cómodamente violen al jugador.
Sí, son muchísimos enemigos, pero en ningún momento te da sensación de complot contra tu persona ni nada por el estilo.
Entonces… ¿qué estoy pidiendo? Algo como Cave story o Bayonetta, dos juegos que por momentos te pueden hacer sudar si lo que buscas es ganar pero que al morir dices "Mierda, he fallado" y no "La puta de bastos, ¿Qué coño acaba de pasar?", o lo que es lo mismo, una dificultad que sea justa tanto para el jugador como para la máquina.