Socrates Jones


No tengo por costumbre reseñar juegos de navegador; es más, por regla general ni si quiera invierto mi tiempo en probarlos, pues pocos (por no decir ninguno) me ha convencido lo suficiente como para querer jugarlo una vez terminado. Sin embargo, esta vez es diferente. Socrates Jonesno solo merece el calificativo de "mejor juego de navegador que he probado nunca", sino que además está por delante de otros muchos títulos comerciales y, si pudiera, pagaría por tener una versión más larga y pulida de él. ¿Los motivos? Un Phoenix Wright de filosofía.