Butral Legend

Combate, aventura, humor y estrategia, una brutal sinfonía heavy de destrucción.

TimSchafer y los chicos de Double Fine resucitan el Heavy Metal paradevolverlo a una primera plana de la actualidad que nunca debióabandonar. Brütal Legend no sólo es simpático, humorístico ysofisticado, sino que a la vez ofrece una de las más divertidas yoriginales mixturas de acción, aventuras, estrategia y Hack and Slashque hemos visto este año.
Un hacha y una Gibson Flying V para combatir contra el mal. El sueño de todo metalero de pro. Eddie Riggs –Jack Black- se embarca en un gigantesco y demoníaco periplo a través del infierno en una de las reinvenciones de concepto Hack and Slash más originales y potentes de los últimos años.

Elhabitual averno clásico del género se convierte en un lugar plagado deestrellas de la música y de arquetipos tratados de una forma muydivertida. Un universo, en definitiva, que camina a constante caballoentre el homenaje y la parodia de una imaginería visual tan susceptiblede ambas cosas como es la del heavy metal.

Double Finelogra un videojuego que no sólo es sólido, compacto y muy divertido;sino que mezcla con muchísima habilidad géneros tan dispares como el dela estrategia o el Hack and Slash, componiendo una experiencia algo corta pero tremendamente divertida e intensa.

Cowboys from Hell –Eddie Riggs-
En Brütal Legend seremos Eddie Riggs, un “pipa” de una importante y popular banda de nuevo-metal.Nuestro héroe es un heavy chapado a la antigua, y las mezclas de rapguitarrero con estribillos pegadizos destinados a quinceañeras quelleva a cabo el grupo al que acompaña de gira le enervan.

 

Brutal Legend
Las“nenas” metaleras no podían faltar en una aventura como esta, y lasubtrama romántica tendrá un peso importante en la aventura.

 

 

El comienzo del videojuego es fantástico en estesentido. La cuidada cinemática que lo abre hace un esfuerzo porpresentarnos con unas pocas pinceladas el carácter de nuestropersonaje, un hombre probablemente nacido en el siglo equivocado y quevive como puede en un mundo al que ya no pertenece, y que ni tansiquiera entiende.

En un momento determinado de la actuación del grupo, Eddieresulta gravemente herido tras intentar salvar al líder de la banda deuna caída. Cuando nuestro protagonista despierta se encuentra muy lejosdel escenario, tan lejos que en realidad ocupa ahora un lugarimprovisado en un mundo demoníaco y fantasiosamente imposible.

Esteuniverso podría formar parte de la imaginería visual de cualquier bandade heavy ochentero, y es el particular homenaje que desde Double Finese hace a los grupos de la época que colaboraron a crear este tipo demitología. Sin embargo el homenaje va mucho más allá e incluye tambiénlas voces, en versión original, de estrellas tan importantes del género como Ozzy Osbourne, Rob Halford o Lemmy.

A pesar de que el videojuego no se toma a sí mismo nada en serio, lo cierto es que sí trabaja duramente aspectos como el guión,para convertirlo en motor de la experiencia. Hay giros de guión, épicaincuestionable, subtrama romántica, y héroes y villanos carismáticos…Todo lo que necesita una historia de estas características.

Brutal Legend
Laexploración es ciertamente divertida, y encontraremos lugares ydesbloqueables francamente interesantes. Sin embargo se echa en faltala opción de saltar para superar algunos obstáculos.
 

 

 

 

Lonuevo de Double Fine y al contrario que su predecesor, Psychonauts,opta por un estilo simpático y divertido, pero marcado por unaviolencia y unas cantidades de gore en ocasiones impactantes. Todotiene un toque marcadamente cómic, pero las palabras malsonantes y los desmembramientosson tónica habitual. Hay, de todas formas, la opción de desactivarestos dos tipos de contenidos para adultos, pero si tenemos la edad esfrancamente recomendable disfrutar de ellos puesto que son parteineludible de la experiencia Brütal Legend.

Eltítulo en su faceta más puramente jugable, contrariamente a lo quepodría pensarse, es algo más clásico y arquetípico de lo que seesperaba. Brütal Legend se divide en tres partes bien diferenciadas quese alternan con facilidad y que describiremos más adelante. De estemodo el juego reedita la fórmula Psychonauts, ofreciendo aspectosjugables muy dispares que ayudan a mejorar considerablemente ladiversidad de su propuesta. Es precisamente este uno de los grandestriunfos del título, puede que a largo plazo y en su recta final sehaga algo monótono, sin embargo su aceptable duración y la calidad dela propuesta son los principales responsables de un aceptable número dehoras realmente divertidas.

Brutal Legend
Elhacha será nuestro más habitual compañero en Brutal Legend, perotambién contaremos con los acordes de nuestra guitarra, con los quedisparar toda la magia y brujería del metal.

 

 

Ride the Lightning –En Pie de Guerra-
El primordial estilo del que disfrutaremos en Brütal Legend es algomás aventurero que el resto, y se encuentra marcado por el cumplimientode misiones en un mundo bastante abierto, donde deberemos combatir a criaturas de pesadilla y conocer a diferentes héroes de este mundo a los que deberemos reunir para hacer frente al mal.

Porotra parte el videojuego también tiene un serio componente estratégico,y es que el objetivo primordial de Eddie es el de reunir un ejércitocon el que combatir el mal. Muchas de las misiones son de cortetáctico, en las que deberemos liderar el paso de nuestras tropas en elcampo de batalla enfrentándonos contra hordas de demonios. Suena pocoapropiado para el estilo del juego, ¿no? No lo es tanto si aclaramosque en cualquier momento podemos abandonar el mapa táctico para saltar nosotros mismos a la contienda, y pelear por nuestra propia cuenta en mitad del fragor de la batalla.

El combate es básicamente lo que se podría esperar de Brütal Legend, un Hack and Slashsin muchas complicaciones que nos permite combinar ataques con armascuerpo a cuerpo con los clásicos hechizos. El hacha es el instrumentode destrucción favorito para el rango corto, mientras que nuestraFlying-V será la que disparará la magia con un minijuego al más puroestilo Guitar Hero.

 

El título de Double Fine hace todo lo que puede paraevitar ser repetitivo en los combates, y ciertamente lo consigue. Elempleo del hacha no va mucho más lejos de lo que se ha vistouna y mil veces en títulos de estas características, con el clásicoprocedimiento del golpeo ligero y el golpeo fuerte –esta vez pulsandorápidamente un botón o dejándolo apretado en función de lo deseado-;sin embargo el empleo de la guitarra sí es algo más arriesgado.Aquí se nos propone no sólo un sistema idéntico, apretar-dejar pulsado,sino también la superación de una serie de pruebas siempre relacionadascon el apretar los botones en combinaciones correctas para poderliberar los más devastadores y, a la vez, divertidos ataques o pararesolver algunos puzles. El resto de controles empleados paralas luchas pasan por el clásico del bloqueo, botón derecho del pad, ypor el botón superior que sirve para accionar ataques cooperativos conalgún compañero dirigido por la IA.

Eltercer elemento que falta por abordar es el de los estadios jugablesaccesorios. Aquí encontraremos retales de shooter o de fases de conducción,todos ellos bien resueltos, y ayudando a crear un efecto de variedadque, sin embargo, no logra combatir una sensación que nos invadirá enel tramo final del videojuego por la que sentiremos que hemos estadohaciendo las mismas tres cosas durante toda la experiencia jugable.

Brutal Legend
Pesea que no se ha publicitado demasiado, lo cierto es que en Brütal Legendhay un importante componente estratégico. Daremos órdenes a nuestrastropas para que arrasen las instalaciones enemigas como si de unejército de fans se trataran.

 

 

Sinembargo todo esto se palia con un sistema de misiones principales ysecundarias muy divertido y entretenido, y un método de progresión queno detallaremos en demasía para dejar en manos del usuario sudescubrimiento. Sí diremos, sin embargo, que las mejorastendrán que ver tanto con el personaje como con otros elementos como,por ejemplo, el vehículo, y accederemos a todas ellas mediante elcumplimiento de misiones principalmente secundarias.

Lacampaña dura unas ocho horas, una cifra que se mueve dentro de losestándares habituales del género. Sin embargo cuando la acabemospodemos seguir explorando el mundo de Brütal Legend y continuarcumpliendo encargos de todo tipo hasta lograr el 100% de juegocompletado, lo que hace que la duración aumente considerablemente sitenemos afán de perfeccionismo puesto que en esencia repetiremos lasmismas acciones una y otra vez.

No obstante el verdadero atractivo al margen del Modo Historia es el del multijugador,lugar donde a buen seguro invertiremos mucho tiempo. Aquí ocho personaspueden enfrentarse en dos equipos de cuatro usuarios en siete mapasdiferentes con el objetivo de destruir la base enemiga –un escenario deconcierto-. En la faceta on-line podemos escoger el liderar una de lastres facciones disponibles, y disfrutar de este factor obviamenteorientado hacia la estrategia en tiempo real. Todo el sistemaes tan sencillo como lo es el corte táctico del Modo Historia, y conapenas un par de pulsaciones de botón o cruceta podremos reclutartropas o darles la orden de atacar al enemigo.

Brutal Legend
Nosólo nos enfrentaremos a unidades de infantería, también tendremos quelidiar con formidables bestias. Todo ello con diseños tan imaginativoscomo los de pantalla.

 

 

Legacy of Brutality –Gráficos y Tecnología-
Gráficamente Brütal Legend es un videojuego maravilloso. Puede queno tenga la iluminación más realista, y puede que tampoco tenga lasmejores texturas que hemos visto nunca; sin embargo su labor artísticaes impactante y la luz que cubre con su manto los escenarios en funcióndel momento del día cuenta con un trabajo a sus espaldas fantástico entodos los sentidos, tanto estilísticos como técnicos.

Su mundo es un tributo maravilloso y divertidísimo al Heavy Metal, con todos los clásicos clichés del género introducidos dentro de sí mismo. Por si fuera poco el modelado de los personajes es impecable, y sus animaciones de un realismo y simpatía fantásticos.

En la faceta tecnológica poco que destacar. El videojuego se muevecon tremenda fluidez a pesar de acusar algunos problemas de popping,además el universo del título acusa una cierta desertización y lainteracción con el entorno es escasa; sin embargo la libertad quereporta y el tamaño de los decorados bastan para justificar un notablealto en esta parte.

Brutal Legend
Haytres facciones en Brütal Legend, los Iron Heade, los Drowning Doom ylos Tainted Coil, todos ellos son modelos muy obvios de diferentesexpresiones de ropa y maquillaje del Rock, el Heavy y el Metal.

 

 

En lo que respecta al audio la gigantesca banda sonora de temas licenciados puede ser consultada por el aficionado desde este enlace,y contempla algunos de los más legendarios y brillantes trabajos demuchas bandas del Metal, Heavy o el Thrash. Los efectos de sonido hacensu trabajo con espectacularidad, y el videojuego llega a nuestro paíscon un potente y meritorio doblaje a nuestro idioma encabezadopor Santiago Segura en la piel de Eddie Riggs. El nivel no alcanza eldel original donde un brillante Jack Black se enfunda el chalecometalero del protagonista como nadie, pero eso no quita que lalocalización al español compacte un trabajo francamente notable pese aque no todas las voces estén a la misma altura.

 

Esto Desde : 3djuegos.com