The Longest Journey

"Si me preguntasen por un videojuego bien llevado, épico y sobresaliente en todos sus aspectos, sin duda hablaría de The Longest Journey"

Esas fueron las palabras que me dijo un conocido allá por 2006. Y desde luego que no se equivocaba, aunque en mi opinión se quedó corto. Hay veces que tomas conciencia de que en en este sector hay elementos que alcanzan la categoría de Arte (en mayúscula), y este es uno de ellos.

The Longest Journey es una obra maestra impecable, llevada espectacularmente  y que toca temas sociales, filosóficos y humanos. No una, sino dos, serán las culturas en las que te sumergirás mientras visitas sus espléndidos paisajes, resuelves duros rompecabezas o disfrutas de sus trabajadísimos personajes con el mejor doblaje al castellano que se haya hecho jamás en un videojuego.

Es desconocido para tener trece años a sus espaldas,  además de que su éxito comercial no fue boyante, por lo que quizás sean estas algunas de las razones por las que he decidido dedicarle mi primera entrada dirigida a los videojuegos. Lanzado por FunCom en 1999, esta aventura gráfica de PC se convirtió pronto en una obra de culto por la mestría que destilaba. Pasemos a analizarlo.

Si leíste mi entrada de Steins;Gate te darías cuenta de que el argumento lo simplifiqué al máximo, y aquí pienso hacer lo mismo con el objetivo de no destriparte nada, pues si esta obra es desconocida para ti, deseo que la disfrutes tan solo conociendo lo mínimo que puedes saber. Lo cierto es que nos trasladaremos a un futuro no muy lejano pero tampoco cercano, donde April Ryan se pondrá a nuestro servicio para guiarnos por una aventura que le llevará a lugares inimaginables, puzzles infernales, situaciones inolvidables y a conocer personajes irrepetibles. Viviremos en dos mundos distintos, tan solo unidos por un elemento común que será clave en la historia (y que por supuesto, no desvelaré). Lo demás es cosa tuya, si aún no lo has probado, prepárate a vivir una aventura sin precedentes y distinta a todo lo que hayas visto.

 

Por supuesto, en este terreno, una obra no se basta solo de un argumento y ambientación espléndidos, sino que la técnica es también una meta en los artistas, y que, sin duda, aquí cumplieron con creces.

Hablemos de la apariencia del juego. Primero, quiero dejar claro que es un videojuego  del siglo pasado, con lo que eso conlleva. No vamos a encontrar grandes efectos HD, personajes con millones de polígonos o vídeos que quiten el hipo. Pero seamos serios, el juego luce de maravilla y sin ser ningún prodigio gráfico, cumple muy bien. Nos encontraremos siempre con fondos semiestáticos que destilan belleza y buen diseño, aunque claro, hay cientos, por lo que algunos nos sorprenderán y otros no tanto, pero el conjunto general es muy notable. Los personajes y las animaciones son quizás los que más cojean, aunque por la época se les puede perdonar, y más cuando apenas afectan al conjunto general. El juego cuenta con diversos vídeos para situaciones especiales y que están bastante conseguidos, lo que siempre es de agradecer.

La música y los efectos también cumplen en general, la música ambiental es buena y hay canciones que son remarcables, como la ya mítica de la pantalla del título:

O esta:

Entre muchas otras, por supuesto.

Pero ahora llego a lo que más me interesa, el doblaje. Para mí, en este sector no hay nada comparable en castellano. FunCom decidió traer su producción a España unos años después y, contra todo pronóstico, sorprendió a propios y extraños al localizarlo completamente a la lengua de Cervantes. Pero no fue una localización cualquiera. Decenas de actores del mundo del doblaje español trabajaron aquí, consiguiendo una labor excelente de interpretación y digna de escuchar y disfrutar. Actores como Concha López (Nicole Kidman o Salma Hayek), Carlos Isbert (John Goodman, entre otros) y muchos más perfilarán la obra. Absolutamente brillante.

Y hasta aquí todo. Sí, quizás la entrada sea muy corta, pero a buen entendedor, pocas palabras bastan, y además, por mucho que escribiera, no iba a cambiar el resultado sobre este tremendo juegazo, que en su día me marcó, y por tanto mi recomendación total hacia él. En definitiva, una joya del sector que demuestra el progreso de este; una obra de culto en todo su esplendor.

 

Saludos y espero que os haya gustado. Ya sabéis que, cualquier crítica, buena o mala, es bienvenida.

PD: Como sabéis, dediqué una entrada a Steins;Gate. Quería decir que en febrero se lanzó un capítulo especial que no mencioné (lo descubrí hace tres días) que cierra la saga y que, en mi opinión, es un pequeño gran regalo para los fans. A los que hayáis terminado la serie, que no se os pase ^^ 

Steins;Gate

Kore koso ga, Shutainzu Gêto no sendaku! (¡Esta es la elección de Steins;Gate!)
 
 
 
Para qué me voy a engañar, mi experiencia con los animes es casi nula, incluso peor que con el manga, que ya es decir. Lo cual no deja de ser curioso, pues en realidad me encantan. Por eso y por otras razones he considerado justo dedicarle una entrada a una serie emitida el año pasado y que a mí me marcó hace poco.
 
Steins;Gate comenzó siendo una novela visual para Xbox 360, PC y PSP, pero debido a su buena acogida se lanzó, a partir de abril de 2011 la versión anime, que es en la que me centraré.
 
Ambientada en Akihabara, la acción transcurre en un humilde "laboratorio" donde un grupo de amigos se dedican a la investigación. Inmediatamente surge el tema principal de la serie: el tiempo o, mejor dicho, los viajes en él. El anime se irá desarrollando en torno a este concepto, moldeando a los protagonistas completamente a su antojo, mientras cierta organización y un sujeto desconocido pero siempre presente (basado en la realidad) hacen de enemigos que nunca se ven, pero que desarrollan la trama. 
 
Por supuesto el argumento es mucho más complejo y digno de ver a lo largo de los 24 capítulos que conforman la serie, pero me pararé ahí para no destriparos nada. Mención aparte al excelente doblaje, que alcanza su cénit en los dos personajes principales. De las mejores interpretaciones que he tenido el placer de escuchar jamás.
 
Pero vayamos al grano, si hay algo importante en esta serie más allá de su ambientación o el argumento, es los personajes, rebosantes de carisma, que nos pueden hacer tanto reír como llorar, o simplemente emocionarnos y encariñarnos con ellos, gracias en parte al enorme doblaje que comentaba antes. Aunque hay más, aquí mencionaré a los más importantes:
 
Okabe Rintarô
 
 
 
U Hôôin Kyôma , como se autodeomina él. Proclamado a sí mismo como un científico loco cuyo objetivo es sembrar la destrucción, es uno de los pilares fundamentales de la serie. Okabe es un personaje complejo de analizar, a simple vista puede parecer un simple chalado arrogante (o que finge que lo es), pero poco a poco veremos cómo el transcurso de los acontecimientos va sacando a relucir su verdadero ser. Muy carismático, es el fundador del laboratorio donde pasa la mayor parte del tiempo. Amante de las batas de científico, no hay nada como sus llamadas desesperadas al móvil, sus trifulcas con Kurisu o, por encima de todo, su peculiar risa maníaca:
 
 
Makise Kurisu 
 
O Kurisutina (bautizada así por Okabe). Comparte con Rintarô el protagonismo de la serie. Se trata de una adolescente que es un genio para la física y las matemáticas que, por circunstancias del destino, conocerá a Okabe mientras da una rueda de prensa. Se convertirá poco a poco en fundamental para él y para el transcurso de los acontecimientos. Kurisu es una chica tan orgullosa como sensible, gran seguidora de 2channel y que será la causa de muchos momentos de humor en la serie (siempre acompañados por su antagonista particular, Okarin).
 
 
A diferencia de Okabe, con Kurisu pronto veremos aflorar sus sentimientos y personalidad, aunque, también como Rintarô, se guardará sus pensamientos más íntimos hasta bien avanzada la serie. Es uno de los personajes de los que, como decía antes, te encariñarás de verdad, mi favorito en mi caso. Forma un dúo perfecto con Okarin, son el motor de la serie. 
 
Shiina Mayuri
 
También conocida como Mayushii a secas, es el contrapunto de los dos anteriores. Inocente hasta extremos insospechados, es el paradigma de la bondad en la serie. Amiga de la infancia de Okarin, le ayuda en el laboratorio y hace migas enseguida con quien sea, lo que no es de extrañar debido a lo vivaz que es. Aunque al principio pueda parecer poco importante, hacia la mitad de la serie cierto suceso hará que cobre la máxima importancia. Destaca su genial (e inocente, por supuesto) "grito de guerra", que yo tengo de alarma (a estos extremos llego, sí…):
 
 
Daru
 
 
Amigo de Okabe y Mayuri, es el informático del grupo, y por lo tanto, esencial en la investigación. Pervertido (y divertido) por vocación, es el típico frikazo enamorado de chicas virtuales, amén de ser un gran otaku. En palabras de Okarin "su expansión no tiene fin" . Su verdadero nombre es Hashida Itaru.
 
Amane Suzuha
 
 
Aunque no lo pareza, es soldado y experta en la lucha; trabaja en el establecimiento que está justo debajo del laboratorio de Okabe. Es muy vivaz, pero aparentemente odia a Kurisu y lo sabe todo sobre el grupo. Será clave en ciertos momentos de la serie.
 
Kiryû Moeka
 
 
Fría, apenas habla, es dependiente de su móvil (de hecho, se comunica con él) y se une al grupo casi por casualidad. Lo que está claro es, que si la he introducido en este apartado, será por algo, ¿no…? Very Surprised
 
Como dije antes, esos son los personajes más destacados, aunque hay más, que además tendrán sus momentos de importancia en la serie. 
 
La verdad es que a mí el anime me encantó. Empezando por su gran opening (con Hacking to the Gate sonando):
 
 
hasta  el gran final de la serie. Son capítulos cargados de mimo y trabajo, con algunos de los personajes mejor llevados que he visto nunca  y con un argumento que, sin ser el mejor visto nunca, sí que engancha de sobremanera y que va espectacularmente de menos a más. Vuelvo a destacar la enorme labor de doblaje (que de hecho, ha recibido premios por ello), los enormes momentos, desde el humor al dramatismo, y, en definitiva, la grandeza de esta pequeña pero gran serie.
 
Para mí, sin duda, un anime de sobresaliente. Espero que os animéis a darle una gran oportunidad, os aseguro que no os defraudará. 
 
¡¡Saludos!! 

El Escriba del Louvre, vivo reflejo del Egipto de la Antigüedad

¡Buenas!

¡Por fin puedo  escribir! He estado toda la semana de exámenes, y aunque no he salido aún, sí que tengo un pequeño descanso al fin. Como prometí, mi siguiente entrada, esta que nos ocupa, trataría la historia del arte, una de las disciplinas que más me apasionan junto con la Historia, y en concreto Egipto, civilización que apenas he empezado a descubrir recientemente y que me encanta. Intentaré escribir de forma amena y sin aburrir con datos insulsos.

Hoy os intentaré explicar una de las esculturas más conocidas de todo el arte egipcio. Antes de empezar, decir que los egiptólogos han dividido la historia del Egipto Antiguo en tres partes (Imperio Antiguo, Imperio Medio e Imperio Nuevo, con períodos intermedios en cada uno). De todas formas, como siempre pasa en la historia, esto siempre son acuerdos entre historiadores, y conforme se va profundizando en el estudio histórico las fronteras entre las etapas son cada vez menos claras.

 

El Escriba sentado del Louvre pertenece al Imperio Antiguo, de los siglo XXII – XXI a.C. Para que os sitúeis, se fecha en números cercanos a Stonehenge y en cuanto a Egipto a esta misma época pertenecen las pirámides de Keops (hito en la arquitectura) y significó un gran esplendor político y artístico para el país, con lo que en comparación podréis deducir lo avanzada que estaba ya la civilización egipcia en aquel entonces.

Como siempre, el arte cumple una función similar a la de la literatura o incluso de una lengua, reflejar al ser humano en cada una de sus obras. Así, no se puede entender cualquier tipo de arte sin conocer las características socioculturales de la época.

En el Egipto Antiguo, el arte se mantiene prácticamente inamovible en sus cánones durante casi 3000 años, salvando la famosa herejía de Amenofis IV en el siglo XIV a. C (un día hablaré de eso). Este se articulaba en torno a los dos grandes bases de la cultura de esta civilización: la muerte y el poder político y religioso. El arte estaba bajo el mando de la inimaginable supremacía de la teocracia egipcia, para la que se erigían enormes construcciones y templos, fabulosas estatuas y decoración de grandes complejos funerarios. De todas formas, también se representarían animales, personajes importantes, etc.

Pero el pilar fundamental, al que incluso la teocracia estaba supeditada, era la muerte. La muerte era esencial, era lo que más estaba presente en la vida de cualquier egipcio. Todo giraba en torno a un juicio que se produciría tras el abandono del ka (espíritu) del cuerpo humano, donde se determinaba, por una serie de procesos, si el difunto era apto para pasar dicho juicio y transcurrir a la otra vida. Esos procesos, como recitar algunos fragmentos del Libro de los muertos o proporcionar un soporte físico eran un objetivo vital para cualquier egipcio que pudiese permitírselo (porque evidentemente, había una gran mayoría pobre).

Escena del Libro de los muertos. Anubis pesando el corazón. 

Escena del Libro de los muertos. Anubis pesando el corazón del juzgado en el juicio a la otra vida

Y así llegamos al arte y al Escriba del Louvre. El soporte vital, constituido por sarcófagos o el ajuar del difunto, entre otros, se intentaba solucionar de la mejor manera posible. Así, podemos considerar que la inmensa mayoría de la escultura era de uso funerario, apenas decorativo. Cabe decir también que la escultura egipcia alcanzó una gran difusión e influyó en culturas posteriores 

Este Escriba fue descubierto en Saqqara (lugar muy importante, donde se encuentran, entre otros, la Pirámide de Zóser o uno de los mejores ejemplos de mastaba) hacia 1850. Hay varias teorías sobre a quién pudo pertenecer. Por un lado, se dice que cabe la posibilidad de que  dicho escriba fuese de gran importancia y se hiciera él mismo la estatua para su tumba, y por otra, lo que sería lo más normal, que fuese un esclavo de un señor con relativo poder y que este encargase dicha estatua para su ajuar.

La figura cuenta con las características formales de la escultura: como dije antes, el arte egipcio se mantuvo casi inamovible en sus cánones, y uno de ellos era el hieratismo extremo, esto es, la enorme rigidez que nunca se incumple. Las estatuas estaban hechas para ser vistas de frente, aunque también se dan explicaciones como que están caminando hacia el juicio final (de hecho, en muchas se intenta dar algo de movimiento al adelantar un pie, casi siempre el izquierdo). El material usado por excelencia era la piedra caliza policromada, a la que se le solía añadir estuco, que en este caso ha saltado.

 

 

En él se aprecia que el escultor poseía un buen conocimiento de la anatomía y quería hacer una representación realista salvando las distancias (esto no era tan raro en representaciones fuera de dioses o faraones), de hecho, los ojos por ejemplo están rellenados de pasta de cristal para acentuarlo aún más. Si nos pasamos un poco podemos decir incluso que hay cierto movimiento al tener las piernas flexionadas, además de que está presto a escribir. Pero aún así el hieratismo es evidente y la mirada fija. Sobre sus piernas tiene un papiro, el cálamo (una caña hueca) y un shenti (la prenda de vestir). 

No era nada extraño la representación de escribas, pues eran esenciales para el buen funcionamiento del estado. Administradores, contables, literatos, etc., trabajaban en casi cualquier departamento de administración. En la época que nos ocupa, durante el Antiguo Imperio, estos eran designados por aquellos privilegiados que habían sido formados en estas técnicas dentro de la familia real. Con el final de este milenio, surgiría una casta de escribas y las enseñanzas y cargos se transmitirían de generación en generación.

Escribían rápidamente utilizando la escritura demótica o hierática y estaban excelentemente fromados en todas las materias, desde geografía a derecho, pasando por gramática o historia. De hehco, era uno de los trabajos mejor valorados en el Antiguo Egipto. 

Hay más esculturas de escribas importantes también, como el famoso de El Cairo:

 

 

 

Bueno, pues hasta aquí todo. Espero que os haya gustado, y si tenéis alguna duda que esté a mi alcance os la responderé con mucho gusto y, por supuesto, cualquier crítica es bienvenida.

¡Saludos! 

Ai Ôtsuka

¡Buenas!

Como dije que escribiría un poco de todo, mi primera entrada se centrará en la música, en concreto en la cantante japonesa Ai Ôtsuka. 

 

La verdad es que mi relación con la música siempre ha sido distante, nunca he tenido un género al que amar ni constancia en ella; tan solo ciertos cantantes y grupos han conseguido acaparar mi atención: Michael Jackson, Guns n’ Roses, Violadores del Verso, etc.

A Ai la descubrí hace muy poco, aunque tiempo atrás había oído de ella. Soy un estudiante autodidacta de japonés, y la verdad es que tenía interés por complementar mis avances descubriendo algo de música japonesa, por lo que decidí escuchar algo de ella. Como siempre me pasa, poco a poco me fui acostumbrando a su música y cada vez me fue gustando más. Para mí es una chica que de verdad tiene talento, y que en sus discos principales cuenta con todo tipo de temas, desde el jpop más desenfadado hasta baladas.

Ôtsuka nació en Ôsaka en 1982. Estudiante de Artes y Magisterio, decidió lanzarse al mundo de la música a principios de siglo. Desde entonces, ha lanzado cinco discos al mercado y dos recopilatorios. Tras estar embarazada y dar a luz, en los últimos días ha anunciado una nuevo sencillo, "Gomen ne" (Lo siento).

El primer tema que me encantó de ella fue "Momo no Hanabira" (Pétalo de melocotón), el cual es una de sus canciones más conocidas  y su primer sencillo. Aquí os dejo la versión en vivo de la canción:

Los primeros álbumes (Love Punch y Love Jam) están repletos de buenas canciones, como Friends, Amaenbo, Ishikawa Osaka, Ame no Naka no Melody, Daisuki da Yo, Kingyo Hanabi… Sin duda una de mis preferidas de esta etapa es Kuroge Wagyuu Joshio Tanyaki 735 Yen, (de la que os advierto que la traducción no tiene sentido alguno), a pesar de que la canción lo vale :

  Luego, en su trayectoria más reciente con Love Piece y Love Letter, la verdad es que para mi gusto la calidad no es la misma, pero también tiene la canción que más me gusta de ella y la cual no puedo parar de escuchar:

 

Bueno, hasta aquí la breve reseña a esta cantante, espero que os haya gustado ^^ Esta ha sido la primera entrada que he hecho jamás en un blog, así que si habéis notado fallos, lo veré como lo más normal del mundo. Tened en cuenta que cualquier crítica, buena o mala, es bienvenida ^^

En los próximos días seguramente abra una entrada de algo relacionado con la Historia del Arte, ¡espero que sea de vuestro agrado!

¡Saludos! 

Presentación

¡Buenas!

Por primera vez empiezo un blog, así que esto es completamente nuevo para mí…. de todas formas intentaré poner entradas interesantes o explicarlas de la manera más amena posible.

La verdad es que no voy a centrarme en un tema en general, sino que hablaré de unos cuantos que me gusten o interesen. Soy un estudiante de letras de 2º de Bachillerato, enamorado de las Humanidades, por lo que lo más seguro es que bastantes de mis entradas tratarán la Historia y la Historia del Arte, siempre desde un punto ameno ^^  De todas formas hablaré de otros temas, curiosidades, libros, videojuegos, consejos, ¡y todo lo que se me ocurra! 

Como veis, no se me dan muy bien este tipo de presentaciones, pero espero que mi estancia aquí sea la mejor posible y poco a poco me vaya acostumbrando a Gamefilia.

¡Saludos!