Héroes y antihéroes

Estoy acabando de leer “El contraataque del caballero oscuro” y no puedo evitarlo, Superman me parece un moñas. Es imposible que un tío con tantos superpoderes sólo los use para hacer el bien y para proteger a la humanidad.

En mi opinión el tiempo de los héroes se ha acabado, yo creo que esta sociedad ya no se traga que existan personajes tan definidos y rectos moralmente que harían que el mismísimo dios (en caso de existir) se sintiera un pecador, más que nada porque no nos sentimos identificados con ellos.

Aunque también es cierto que no me imagino a Superman en la Fortaleza de la Soledad, bebiéndose un vaso de leche (los héroes nunca toman alcohol, pequeños) y pensando: Que le den por culo al mundo, hoy los va a salvar su padre.

¿Y es que, quién no ha querido ser alguna vez como He-man? Príncipe de Eternia por el día y por las noches un héroe con sobredosis de esteroides, que va por ahí montado en un tigre verde y que tiene una espada enorme con la que defiende a su pueblo y al castillo de Grayskull del malvado Skeletor… y que tiene tiempo para extraer una moraleja al final de cada capítulo que nos ayudará a crecer como personas (las bondades del ejercicio físico, el respeto, la sinceridad…). Pero claro, He-man no tiene que currar ocho horas al día para poder comer.

Y ahora que hablo de mensajes, los auténticos reyes de la moralidad eran los GI Joe, con ese lenguaje militar, cualquiera ponía en duda su mensaje, porque “saberlo es la mitad de la batalla”.

Qué debes hacer si se incendia tu casa

O si te pierdes

O si te sangra la nariz

Pero bueno, a lo que íbamos, no me gustan los héroes porque no me siento identificado con ellos. Siempre son seres con alguna habilidad superior, no son personas normales.

M.A. Barracus casi me engaña, tenía mala leche, llevaba pendientes, un peinado raro…¡si hasta su nombre era macarra! Mala Actitud Barracus (en inglés Bad Attitude Barracus).

Pero un buen día descubrí esto y el mito se me cayó al suelo:
 
Madre no hay más que una, así que ama a tu madre y trátala bien

Y desde entonces me pasé al lado oscuro de los héroes, a los llamados antihéroes. Gente normal, con sus problemas, sus vicios, virtudes, fumadores, drogadictos… Héroes que se han hecho a sí mismos y con su propia escala de valores:

Greg House (a este tío no lo aguanta nadie, pero todos querríamos ser cómo él)

Frank Castle (Punisher)
Todo vale con tal de vengar a tu familia

Hannibal Lecter (Quid pro quo Clarice)

Un saludo