Mi Gran Turismo 4 firmado por su creador

Sin duda alguna, una de las grandes ventajas de ser el corresponsal en Japón de una revista como MeriStation es el poder conocer a mucha gente interesante de la industria nipona del videojuego. Creadores, productores, directores… Gente que si viviera en mi querida Europa no vería tan seguido como aquí lo hago. A algunos de ellos ya los he entrevistado varias veces y son casi como de la familia. Cuando nos vemos en eventos o en su lugar de trabajo intercambiamos regalos y conversamos del bien y del mal. Que no todo son videojuegos.

A lo largo de estos casi cuatro años de corresponsal en Japón he ido recopilando lo que yo llamo "mi tesoro". Toda una serie de artículos que más que el valor económico, lo que más me importa es el valor sentimental de los mismos. Próximamente iré desgranando el contenido de este tesoro, con nombres como Kojima o Mizuguchi, entre otros no tan conocidos por el público occidental.

 Y comienzo con mi gran amigo Kazunori Yamauchi. "El maestro" como yo lo llamo (sí, en español). El creador de Gran Turismo me firmó durante una entrevista un ejemplar de Gran Turismo 4 que guardo con gran cariño. Lo he elegido por la admiración que siento hacia él. Sé que la saga levanta grandes pasiones en los foros de todo el mundo y que muchos le recriminan un cierto endiosamiento. Pero cuando se le conoce y se le mira a los ojos, se ve al genio. Al Leonardo, al Miguel Ángel. A una persona que vive enclaustrada y a veces frustrada por los límites que le impone la tecnología actual. Unos límites que le impiden cumplir sus sueños. Pero él intenta sacar lo mejor de ella para dar al mundo esa maravilla que es Gran Turismo.

Esta entrada va por usted, maestro.

¡Tu nombre en japonés!

Hola a todos:

Os traigo una propuesta que creo que podría ser de vuestro agrado: la de saber cómo se escribe vuestro nombre en japonés. Y no sólo en el silabario que se utiliza para escribir los nombres extranjeros, el katakana, sino también en hiragana (que se usa para escribir las palabras de origen japonés) y en kanji, los ideogramas chinos. En este último caso, utilizaré las más habituales, ya que se pueden leer de varias maneras según las circunstancias.

Por ejemplo, mi nombre (Xavi Ocampo) se escribiría:

Hiragana: ????????

katakana: ????????

kanji: ??????

Animáos y comentad en esta misma entrada para pedir vuestros nombres en japonés. Todos seréis atendidos. Eso sí, si vuestro nombre o nick tiene una pronunciación extraña o especial, decidme cómo se pronuncia "aproximadamente" en español, ya que el sistema de escritura japonés es fonético.

¿Quién decía que todo era pequeño en Japón?

Pues eso. ¿Quién decía que todo en Japón era pequeño por necesidades de espacio? Vamos a romper un poco el mito con este par de imágenes sacadas en una tienda de 24 horas del barrio:

Fijáos en el grosor de estas dos revistas, mensuales ambas: la de la izquierda es una de manga (de las miles que hay), y la de la derecha es una de bodas (con información para la gente que quiere casarse). Más de 2.500 páginas entre las dos. Y lo más gracioso es que no son las más grandes que hay, aunque sí que son un ejemplo de que se puede encontrar uno en el sector de las revistas de cualquier tienda. Por supuesto que las hay mucho más finas, tal y como se puede apreciar en las fotos, pero la tónica aquí es a ver quién la hace más grande. Cosas del consumismo exacerbado de los japoneses.

Para que luego vayan diciendo de Japón ^-^.

Por cierto, una vez leen estos "ladrillos de manga", los lectores los tiran a la basura o lo dejan en el tren para que alguien más lo lea.

Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots (edición especial), reservada

Bueno, ya he reservado en la tienda del barrio la edición especial de Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots, una más que probable obra maestra del genio creativo de Hideo Kojima y su equipo. Una de mis sagas favoritas de todos los tiempos.

El precio, 7.980 yenes. Unos 50 euros al cambio actual.

Oyasumi nasai! ^-^

Antes de irme a dormir (aquí tenemos UTC+9 horas), os dejo con una imagen de los más curioso. Tomada en un tren cualquiera de una de las más de 120 líneas de tren de Tokio, en un día laborable cualquiera.

Todos sabemos que los japoneses gustan de dormir en el tren hacia o desde el trabajo.

Sobran las palabras:

Pikachu de piedra

Lo bueno que tiene Japón es que no hace falta salir del barrio para descubrir cosas sorprendentes cada día. Y para muestra un botón que os traigo hoy.

En occidente tienen enanos de piedra en el jardín o suntuosas estatuas de marmol u otros materiales adornando las entradas de algunas casas. Aquí en Japón tenemos Pikachus de piedra que nos dan la bienvenida.

Verlo para creerlo.

¿Cómo se llama esta ciudad?

Hummm. Veamos. Tenemos la Estatua de la Libertad por un lado, un puente colgante, y una torre… Un momento… ¿no es esa la Torre de…?

Sí. Esto es una foto de Tokio tomada desde la isla artificial de Odaiba. Como véis aquí tenemos Estatua de la Libertad (también regalo de Francia, pero de inferior tamaño a la que todo el mundo conoce), Rainbow Bridge (Puente del Arco Iris), y nuestra versión de la Torre Eiffel: la Tokyo Tower (Torre de Tokio), que para compensar es un poco más alta que la famosa joya arquitectónica parisina.

Ay, Tokio… Mi Tokio.

Mi santuario consolero

Viendo que el virus "aquí tenéis mi colección" se extiende cual reguero de pólvora por estos lares, he decidido mostrar un par de fotos de mi "santuario consolero".

En otras palabras, aquí os muestro mi lugar de trabajo. Donde destripo cada día las entrañas de innumerables videojuegos. Evidentemete, y como profesional del medio he de tener todas las consolas de esta generación, y no me decanto especialmente por ninguna, y me divierto con todas. Cada una tiene su personalidad propia.

También hay un "servidor doméstico" conectado al Bravia (¿o es "la" Bravia? ^-^) para poder trabajar más cómodamente en según qué circustancias.

Trágico final del concierto de X Japan

Nadie podía imaginarse un final como el que tuvo lugar el otro día en el concierto de X Japan del que os hablé en directo.

Yoshiki, el alma máter (junto a Toshi) del grupo y batería y teclista del mismo se desmayó mientras la banda tocaba una de las canciones más largas de la historia del metal: "Art of Life".

Al principio parecía un simple accidente o algo premeditado, pero cuando los trabajadores del escenario tuvieron que medio desarmar la batería para retirar el cuerpo inerte de Yoshiki, se vio que era algo más grave.

Por supuesto, el concierto se suspendió y las lágrimas empezaron a aflorar en los ojos de los fans que habían esperado tanto este evento en el Tokyo Dome.

Afortunadamente, todo quedó en un susto. En conferencia de prensa posterior el mismo artista se encargó de quitar los miedos de los aficionados con su versión de los hechos.

Menos mal. Pero el susto todavía me dura. Lo estaba viendo en directo…

Por cierto, os recomiendo a todos que escuchéis esta canción (Art of Life). Es una auténtica sinfonía metálica y una oda a la belleza y fealdad de la vida. Hay que escucharla por lo menos una vez en la vida. Eso sí, advertidos quedáis, ya que dura media hora aproximadamente.

Os dejo con algunas imágenes del suceso plasmadas en los periódicos del día siguiente.