En Busca del Arca Perdida (1981)

Ya tenía ganas de abordar una de las pelis de mi infancia/adolescencia, que incluso a día de hoy sigo me sigue fascinando cada vez que la veo. Se trata ni más ni menos de En busca del Arca perdida.

 

 La peli está dirigida por Steven Spielberg, quien se "alió" con su amigo George Lucas para dar vida a un aventurero ideado por este último, el genial doctor Henry Jones Jr., profersor de arqueología, más conocido por todos como Indiana Jones. Y ya se sabe que cuando se juntan dos genios de semejante calibre, la diversión está asegurada. Aventura, emoción, romance, acción, tiroteos, persecuciones, peleas, misticismo… lo tiene todo y en su justa cantidad.

A modo de anécdota, añadir que en aquellos tiempos la auténtica ambición de Spielberg era llegar a dirigir una peli de James Bond, pero (afortunadamente) Lucas lo convenció para que apostara por su proyecto.

El papel protagonista estaba pensado inicialmente para Tom Selleck (Magnum P.I.) e incluso llegó a presentarse a las pruebas (ver vídeo), pero finalmente recayó en Harrison Ford, un actor, en mi opinión, bastante normalito que, eso sí, ha sabido dirigir muy sabiamente su carrera, seleccionando inteligentemente sus papeles. Antes de que se me tire al cuello más de uno, debo añadir que, a pesar de ello, tampoco yo me imagino a otro Indiana que no sea Ford (y espero que a Lucas tampoco se le ocurra).

 

Después de una escena inicial en la que se nos muestra la rivalidad entre Indiana y René Belloq, la acción nos sitúa en 1936, en pleno apogeo de la Alemania Nazi. El gobierno americano descubre que Hitler anda como loco detrás de cualquier reliquia religiosa que pueda asegurarle la victoria en el campo de batalla, y su nuevo objetivo es el Arca de la Alianza, un objeto sagrado que según la Biblia guardó la Tablas de los Mandamientos y selló el pacto entre Dios y el pueblo judío. Lo grave es que en malas manos un objeto tan poderoso podría convertirse en el arma definitiva para ganar la guerra. Por ello, las autoridades americanas se dirigen al doctor Henry Jones Jr., conocido profesor de arqueología y experto en ocultismo, para que se infiltre en las excavaciones que están llevando a cabo los nazis en Egipto y la recupere.

 

Indiana viaja hasta allí acompañado por una antigua amante, Marion Ravenwood, y ambos descubren que Belloq se ha aliado con los nazis para conseguir el preciado objeto. A pesar de ello, Indi y Marion logran hallar el Pozo de las Almas, lugar donde se oculta el Arca, aunque la alegría les dura poco ya que Belloq los encuentra y se hace con la reliquia.

 

 

 

Después de una serie de intentos fallidos de Indiana por recuperarla, los nazis acaban abriendo el Arca a través de un ritual judío invocado por Belloq , con funestas consecuencias para ellos. Los únicos supervivientes son Indi y Marion, que acaban indignados ante el secretismo de su gobierno respecto al destino final del Arca.

 

 

 

Sería un pecado acabar esta entrada sin la debida mención a la MAGISTRAL banda sonora de otro auténtico genio como es el maestro (pónganse en pie, por favor) JOHN WILLIAMS

 

La película ha pasado a la historia como una de las más grandes del cine de aventuras, no en vano es uno de los filmes más taquilleros de la historia. La verdad es que la aventura y la diversión se respiran en cada segundo de metraje, tanto en ésta como en sus secuelas (si obviamos la reciente y penosa cuarta parte, claro). Esperemos que dejen las cosas como están y Lucas no siga empeñado en destrozar sus sagas más míticas por un puñado de dólares. 

 Para terminar, nada mejor que un pequeño tributo a esta genial obra maestra del cine que ha hecho soñar a varias generaciones con la aventura, la gloria y el misterio. Y seguirá haciéndolo durante mucho tiempo.