El Código Da Vinci (PS2)

Para no cambiar mi costumbre, voy a hablar de un juego que tuvo un paso más bien discreto y que también coincidió con un estreno cinematográfico, aunque estaba más basado en la novela original que en la propia película. Me estoy refiriendo al videojuego de El Código Da Vinci.

 

Para entender un poco el por qué de este videojuego, habría que remontarse al año 2003, fecha en la que el escritor Dan Brown publicó la novela homónima, que vino acompañada de un arrollador éxito de ventas y de una polémica no menos atronadora, sobretodo entre la comunidad cristiana.

Dan Brown la lió parda con su novela. Eso sí, también se forró de lo lindo.

 

Y es que la novela pone en cuestión los pilares más fundamentales de dicha religión, ofreciendo una imagen de Jesús más próxima al ideario y a los valores actuales que a los de un hombre del siglo primero. Pero no sólo los más religiosos le dieron palos a la novela y a su autor, también un amplio número de historiadores se dedicaron a desmentir prácticamente todas las afirmaciones del libro. Algo, en mi opinión, totalmente absurdo tratándose como se trata de una novela y, por consiguiente, de una ficción. Y también fue contraproducente por que el efecto conseguido con tanta polémica fue una publicidad sin precedentes, para alegría del ya muchimillonario Dan Brown.

El libro en cuestión. Uno de los best sellers más vendidos de todos los tiempos.

 

Para el que no conozca bien el argumento y no sepa por dónde van los tiros, decir que el autor se apoya en ciertos documentos reales, como los evangelios gnósticos y las leyendas del grial, para montarse toda una paranoia pseudo-histórica que acaba concluyendo en que Jesús ni era divino ni nada que se le pareciese, sino simplemente un profeta mortal que, como buen judío, se casó con una mujer (en este caso, María Magdalena) y tuvo descendencia, la cual ha llegado incluso hasta nuestros días. Toma ya. Todo ello mezclando Reyes Merovingios, Caballeros Templarios, Santos Griales, supuestos Prioratos, monjes albinos, cuadros de Da Vinci y pateándose lo mejor de lo mejor de los museos y catedrales de Europa.

Image and video hosting by TinyPic

Los evangelios gnósticos son documentos reales. Lo que no es tan real es la interpretación literal que Brown hace de ellos.

 

Como digo, el éxito fue tan grande que se pusieron a la venta chorrocientas ediciones, ilustradas, audiobooks, etc… así hasta llegar a la propia versión cinematográfica y al juego que nos ocupa.

Image and video hosting by TinyPic

 

Ya entrando en materia, a la hora de plasmar la esencia de la novela en un videojuego, que es un encadenamiento contínuo de enigmas y acertijos, se recurrió al único género capaz de representarla sin morir en el intento: la aventura gráfica.

Y es que este juego es un contínuo ir y venir resolviendo puzzles, con algún ligero toque de infiltración e incluso de combates cuerpo a cuerpo, los cuales se superan pulsando combinaciones de botones.

El asesinato de Jacques Saunière en el Louvre desencadenará toda una trama de conspiraciones y claves secretas para hacerse con el Santo Grial

 

Todas estas tareas las resolveremos alternando el control de los dos protagonistas, Robert Langdon, experto en simbología religiosa y principal sospechoso del asesinato que desencadena toda la trama, y Sophie Neveu, polícia francesa y nieta de la víctima cuya intención es ayudar a Langdon a demostrar su inocencia y de paso resolver los enigmas que su abuelo le ha legado.

Image and video hosting by TinyPic

El argumento del juego sigue fielmente el de la novela

 

Alternaremos el control de Robert y Sophie, aunque no voluntariamente

 

Nos tocará explorar bien los escenarios para hallar pistas

 

Uno de los detalles más interesantes es que a medida que avancemos por el juego iremos recopilando información sobre las distintas obras de arte, localizaciones (todas reales) y los personajes tanto históricos como ficticios que conforman la historia. Así que cuando acabemos el juego, tendremos toda una bonita enciclopedia sobre historia y arte.

Visitaremos algunas de las catedrales e iglesias más famosas del mundo

 

En el "Chateau Villete" conoceremos a Leagh Teabing… 

 

… el cual nos revelará la relación entre las obras de Da Vinci, el Santo Grial y María Magdalena

 

Los puzzles, por lo general, no son demasiado difíciles salvo excepciones, y, como suele suceder en este tipo de juegos, bastará con observar con atención los escenarios y volver sobre nuestros pasos tantas veces como sean necesarias.

En el juego tendremos que abrir varios "criptex" y no sólo uno como en el libro

 

Puzzles, enigmas, anagramas… habrá que estrujarse bien los sesos para averigüar la verdad sobre el Grial

 

En cuanto a las peleas, si no somos capaces de pasar desapercibidos en más de una ocasión nos tocará enfrentarnos cuerpo a cuerpo con los enemigos, que por lo general serán monjes del "Manus Dei" (una curiosa variante del Opus Dei para que los responsables del juego se evitaran los follones que sí tuvieron tanto los de la película como el autor del libro) y guardias o vigilantes de las distintos edificios que visitaremos. Eso sí, nuestros personajes no son ningunos supermanes ni expertos en artes marciales, así que habrá que tener bastante cuidado con acertar las secuencias de botones para no acabar k.o. y tener que reiniciar desde el último punto de control, que por cierto no son muy numerosos.

Las peleas consisten en una rápida secuencia de botones

 

Otro aspecto bien resuelto, que se agradece tratándose de una aventura gráfica llena de puzzles, es la fluidez para moverse por los distintos menús, que básicamente se dividirán en los que sirven para guardar objetos y los que recopilan la imprescindible información que vayamos recogiendo.

 

En cuanto al apartado técnico, los gráficos cumplen bastante bien sobretodo en lo que se refiere a las localizaciones, algunas de grandísima belleza y perfectamente recreadas como el interior de las catedrales y las obras de arte. Por contra, los personajes y sus movimientos son bastante más discretos. Eso sí, todos ellos están basados en las descripciones de la novela y no en los actores de la película, algo que a muchos les molestará pero que para mí es un punto a favor que ayuda a meterse más en la historia, ya que al fin y al cabo uno está manejando a Robert Langdon y Sophie Neveu, no a Tom Hanks y Audrey Tautou.

No, no es Forrest Gump. Es Robert Langdon.

  

Los escenarios están recreados con gran detalle

 

El sonido simplemente cumple, la música no es nada del otro mundo pero ambienta bien la aventura con melodías gregorianas, y las voces están dobladas en un perfecto castellano. No obstante, como en el caso del aspecto de los personajes, tampoco son las de la película, aunque sí que están bastante bien escogidas.

Por otro lado, es un juego de escasa rejugabilidad, ya que una vez resuelta la historia principal poca motivación para volverlo a jugar puede tener uno. Aún así, una vez finalizada volveremos al escenario inicial, el Museo del Louvre, para resolver algunos enigmas extras basados en los distintos cuadros y frescos que en él se exhiben.

Al acabar la trama principal podremos resolver nuevos enigmas en el Louvre

 

El juego no es ninguna maravilla pero cumple su objetivo de tenerte entretenido unos días resolviendo puzzles y enigmas y descubriendo un argumento que, polémicas al margen, no deja de ser cuando menos interesante.

 

En definitiva, si en los últimos años has estado viviendo en la Luna o escondido debajo de una piedra y no has leído el libro ni tampoco has visto la película, este juego es una buena oportunidad para enterarte del por qué de tanto follón y tanto debate pseudo-religioso-histórico.

Un saludo a todos y hasta la próxima.