Cine de terror IV: Tiburón (Jaws, 1975)

Siguiendo con mis entradas de cine de terror, hoy toca meterle mano a otro gran clásico del cine en general y no sólo de este apasionante género; estamos hablando de la película que ostenta el récord de haber sido la primera en la historia que superó los 100 millones de dólares de recaudación: Tiburón

 

 

 

 

Aparte de ese récord, también tiene el "honor" de ser una de las pocas películas que en la inexplicable y absurda manía de las distribuidoras españolas de cambiarle el título a los filmes extranjeros en lugar de traducirlo literalmente, ha salido bien parada e incluso, en mi modesta opinión, ha salido ganando (para el que no esté muy puesto en el tema, decirle que "jaws" significa literalmente "mandíbulas")

 

Ya entrando en materia, en este caso estamos hablando de una de las películas más influyentes de la historia (pese a que no ganó el Óscar a la mejor película, aunque sí estuvo nominada), dirigida por el Rey Midas de Hollywood, Steven Spielberg. Como digo, no ganó el Óscar a la mejor película pero sí otros tres, concretamente, Mejor Montaje, Mejor Sonido y Mejor Banda Sonora.

En los años sucesivos a su estreno, provocó una oleada de monster-movies protagonizadas por pirañas, orcas, cocodrilos, pulpos gigantes, tiburones prehistóricos y un largo etcétera que con mayor o menor acierto intentaron aprovecharse de la moda. Pero la cosa no quedó ahí, de hecho su influencia ha ido más allá de lo estrictamente cinematográfico, hasta el punto de que no son pocos los psicólogos que la acusan de ser la principal causante de la selacofobia, esto es, el miedo a los tiburones.

También es una de las principales causantes de que el tiburón blanco se encuentre hoy en día en peligro de extinción debido a la caza deliberada y descontrolada que está sufriendo esta especie, fundamentada en la imagen monstruosa que de ella se da en la película.

 

 

 La imagen monstruosa de los tiburones que la película dejó en el imaginario colectivo ha provocado desde entonces la caza indiscriminada de este animal, dejándolo al borde de la extinción.

 

 

 

La película está basada en un best seller escrito por Peter Benchley, quien a su vez se basó en hechos reales acaecidos entre el 1 y el 12 de julio de 1916 en Nueva Jersey y que causaron cierto revuelo en la época. Se trató de uno de los ataques de tiburón (nunca se supo a ciencia cierta si fueron uno o varios animales) más misteriosos que se han dado, y que tuvieron como consecuencia un mínimo de cuatro víctimas, de las cuales 2 perdieron la vida.

 

Image and video hosting by TinyPic

Un periódico de la época haciendo referencia a los ataques

 

Los ataques se dieron tanto en mar como en agua dulce, comenzando por las costas de Nueva Jersey y acabando en el río Matawan. El incidente tuvo tanta repercusión que incluso el entonces presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, ordeno que se diera muerte a todos los tiburones de la costa de Nueva Jersey. Finalmente, el 14 de julio se capturó una hembra de tiburón blanco de 2,30 metros, con 7 kilos de restos supuestamente humanos en el estómago y el asunto se dio por zanjado. Investigaciones posteriores consideraron que los ataques en la costa fueron causados seguramente por un tiburón o varios tiburones blancos y los del río Matawan, probablemente, por uno o varios tiburones toro.

 

Image and video hosting by TinyPic

Foto del tiburón supuestamente responsable de los ataques

 

 

Image and video hosting by TinyPic

Medio de comunicación haciéndose eco de la captura

 

 

Image and video hosting by TinyPic

Portada de la novela

 

 Partiendo de esa base, el argumento de la película nos situa en la ficticia Amity Island, en Nueva Inglaterra, donde el hallazgo de los restos mutilados de una joven en la costa llaman la atención de la comunidad y más concretamente del jefe de policía Martin Brody (Roy Scheider), quien en principio lo achaca a un ataque de tiburón, aunque más tarde y debido a la presión del alcalde y de los principales inversores de la isla, decide atribuirlo a la hélice de un barco.

Image and video hosting by TinyPic

 

Una joven es la primera víctima del tiburón

 

Roy Scheider interpreta al jefe de Policía de Amity, Martin Brody

 

Pero un ataque posterior en la playa cuya víctima es un niño acaba desembocando en el cierre temporal de las playas y en la busqueda y captura del tiburón responsable por parte de los pescadores de la isla, bajo el prisma de una suculenta recompensa. Finalmente, se da muerte a un ejemplar de tiburón tigre y el alcalde y su socios se apresuran a dar el asunto por terminado y a reabrir las playas, pese a las protestas de Brody y de un experto en tiburones llamado por él mismo, Matt Hooper, quien insiste en que el radio de mordedura del tiburón capturado es demasiado pequeño para ser el causante de las heridas observadas en la primera víctima.

Image and video hosting by TinyPic

 

La segunda víctima es un niño

 

 

Hooper sospecha que el tiburón capturado no es el que buscan 

 

Una vez confirmadas las sospechas de Hooper después de no hallar restos humanos en el estómago del tiburón tigre, Brody y él le insisten al alcalde para que cierre las playas y les dé más tiempo para encontrar al verdadero tiburón, a lo que él se niega tajantemente alegando que eso sería la ruina de la isla. Pero un tercer ataque, que está a punto de costarle la vida al propio hijo de Brody, termina por convencerle y autoriza la contratación de un veterano cazador de tiburones llamado Quint (Robert Shaw).

 

 Image and video hosting by TinyPic

El alcalde se niega a aceptar las advertencias de Brody y Hooper 

 

Image and video hosting by TinyPic 

 

Image and video hosting by TinyPic

El tercer ataque del tiburón precipita los acontecimientos 

 

Quint se ofrece para capturar al tiburón a cambio de una elevada suma

 

De este modo, Brody, Hooper y Quint parten en busca del tiburón, al cual no tardan en encontrar, para disgusto de Brody: se trata de un gigantesco tiburón blanco de ocho metros de largo. Quint inicia la caza clavándole unos arpones que arrastran barriles para impedir al animal que se sumerja y permanezca en la superfície, con la esperanza de acabar con el tiburón agotándolo y desangrándolo. Pero lo que en principio parecía que iba a ser una caza rutinaria para Quint, acaba conviertiéndose en un auténtico infierno debido a la extraordinaria resistencia del animal, que ni siquiera arrastrando tres barriles simultáneos da muestras de flaqueza o agotamiento. Esto provoca tensiones y disputas entre los tres hombres, sobretodo de Martin y Hooper en contra de Quint, quien se niega a pedir ayuda o a retomar la captura con un barco más grande.

"Orca", el barco de Quint, se les queda pequeño ante el tamaño del tiburón

 

El tiburón aparece por primera vez inesperadamente ante los tres hombres

 

  

 

Los intentos de Quint por cazar al tiburón resultan inútiles

 

Quint, Brody y Hooper. La moral de los hombres va disminuyendo ante la incapacidad de poder  acabar con el tiburón

 

 El nerviosismo se empieza a apoderar de la situación a medida que los recursos de Quint para matar al tiburón se agotan

 

Poco a poco, la lucha se va decantando a favor del inagotable tiburón, hasta el punto de que el barco comienza a hacer aguas. Esto les lleva a buscar una solución desesperada: Hooper se sumerge en una jaula anti-tiburones con la intención de inyectarle estricnina y de esa forma asfixiar al animal. Pero el enorme tiburón destroza la jaula y Hooper a duras penas consigue huir y esconderse en el fondo del mar.

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic 

Image and video hosting by TinyPic

Ante la visión de la jaula destrozada, Brody y Quint dan por muerto a Hooper segundos antes de que el tiburón emerja violentamente del mar cayendo sobre la popa del barco, lo que provoca que el bote se vaya a pique definitivamente y que Quint se vea arrastrado irremisiblemente hacia las fauces del animal, que lo devora en medio de escalofriantes gritos de dolor.

Image and video hosting by TinyPic

 

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

 

 

 

De esta forma, Brody se ve solo y hundiéndose con el destrozado bote. El tiburón vuelve a atacar y el asustado jefe de polícia consigue librarse por muy poco de la muerte introduciéndole una botella de oxígeno en la boca. Finalmente, Brody se encarama por el mástil y desde allí hace explotar el tiburón acertandole con un rifle en la botella. Hooper regresa a la superficie desde su escondite de las profundidades y ambos regresan a la costa nadando.

 

Image and video hosting by TinyPic

Brody se salva milagrosamente

 

Si, canta un montón que es un tiburón de mentirijilla, pero siempre será mejor que un monigote hecho por ordenador

 

Image and video hosting by TinyPic

Brody consigue acabar con el tiburón acertando de un disparo en la botella de oxígeno que el animal aún lleva en la boca

 

 

Como curiosidad, destacar que el final del libro tiene poco que ver con el de la película; en la novela, el devorado es Hooper,quien no sobrevive a la inmersión en la jaula. Quint también muere, pero al más puro estilo capitán Ahab en Moby Dick (y en un claro homenaje del Peter Benchley a la obra de Herman Melville): perece ahogado al enrredarse en las cuerdas de los barriles y ser arrastrado por el tiburón mar adentro, quien a su vez palma debido al desangramiento provocado por los arponazos y el agotamiento de arrastrar los barriles, quedándose a sólo a unos centrímetros de un Brody que ya se daba por muerto; un final bastante menos fantasioso y espectacular que en la peli.

También añadir que en el filme se mezclan imágenes del tiburón mecánico (llamado cariñosamente "Bruce" por los responsables de la peli) con imágenes de tiburones reales filmadas por orden de Spielberg  específicamente para la película.

Un joven Spielberg haciendo el ganso con "Bruce"

 

Pues bien, a la hora de grabar tomas con verdaderos tiburones para la escena de la jaula se utilizó una más pequeña que la real, en la cual se iban alternando un muñeco y un actor de escasa estatura, para que los tiburones parecieran más grandes y no desentonaran con el de la película. En plena grabación, uno de los tiburones destrozó la jaula precisamente en el momento en el que estaba ocupada por el actor… el cual se negó a volver a grabar ni un solo minuto más.

Robert Shaw (Quint) pudo disfrutar poco del éxito de "Tiburón", ya que murió de un ataque al corazón en 1978, sólo 3 años después del estreno de la película.

 

 Image and video hosting by TinyPic

Peter Benchley, el autor de la novela, hace un breve cameo como reportero

 

"You’re gonna need a bigger boat" ("necesitarás un barco más grande") se convirtió en una frase de uso corriente entre los norteamericanos para referirse a una situación difícil de solucionar.

 

Image and video hosting by TinyPic

La ficticia Amity Island se trata en realidad de Martha’s Vineyard, una isla situada en la costa este de los EEUU

 

"Jaws" es una de las atracciones para turistas en las instalaciones de Universal Studios

 

Image and video hosting by TinyPic

Parodia en "Regreso al Futuro II" (Back to the Future part II, 1989)

 

Image and video hosting by TinyPic 

Cartel del Festival de Cinema de Sitges de 2005, donde se homenajeó a la película en su 30 aniversario

 

 

Y, cómo no, hay que hacer mención a la fantástica banda sonora del maestro John Williams. Otra de sus genialidades que recibió un más que merecido Óscar:

 

 

 

Secuelas

Como era de esperar, el exitazo de la película provocó que la Universal siguiera exprimiendo la gallina de los huevos de oro. Y como viene siendo costumbre, la cosa fue de más a menos, concretamente de malo a pésimo.

 Tiburón 2 (Jaws 2, 1978): La historia continua 4 años después, en el mismo lugar y con los mismos protagonistas. Y desde la misma ubicación, ya que la película comienza con una escena en el hundido y destrozado barco de Quint, el Orca. Infinitamente peor que la original, acaba siendo una teen-movie de esas que tan de moda están ahora. Soporífera en algunos momentos.

 

Image and video hosting by TinyPic 

La película comienza con una pareja de submarinistas fotografiando los restos del barco de Quint. Ellos serán las primeras víctimas del tiburón.

 

La aparición de una orca parcialmente devorada hace sospechar a Brody que un nuevo tiburón vuelve a rondar las playas de Amity 

 

Image and video hosting by TinyPic

Cuatro años después, Brody tiene que hacer frente a la misma pesadilla 

 

Image and video hosting by TinyPic 

Brody vuelve a encontrarse con la oposición del alcalde y los inversores de la isla que, ante la insistencia del policía, deciden despedirlo

 

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

 

Tiburón 3 (Jaws 3D, 1983): Un auténtico despropósito. Quizás en 3D fuera muy espectacular, pero con un visionado más tradicional tiene, de largo, los efectos más cutres de la saga. El protagonista sigue siendo un tiburón blanco, aunque en esta ocasión es tan enorme que bien podría haber pasado por un Megalodón, su prehistórico y gigantesco antepasado. Dejamos la isla de Amity para trasladarnos a un parque acuático de enormes proporciones situado en Florida. El único nexo que tiene con las anteriores es que los protagonistas son los hijos de Brody, uno de ellos interpretado por Dennis Quaid. Aún con todo, es más entretenida que la segunda.

Como anécdota, señalar que en España se tituló "El gran tiburón", ya que debido a la puñetera manía que he comentado más arriba de cambiar los títulos, el de Tiburón 3 se lo habían puesto antes a una cutre copia italiana de la peli de Spielberg llamada L’ultimo squalo.

 

Image and video hosting by TinyPic

Algunas escenas están claramente enfocadas a las 3D

 

Image and video hosting by TinyPic

 

 

 

En España se le llamó "Tiburón 3" a la mediocre película italiana "L’ultimo squalo" que nada tenía que ver con la saga

 

 

 Tiburón, la venganza (Jaws: the revenge, 1987): En realidad, casi podría decirse que esta es una tercera parte alternativa o algo así en lugar de la cuarta, ya que obvia por completo los sucesos de Tiburón 3 como si nunca hubiesen ocurrido. Después de un breve regreso a Amity (lo justo para que el hijo menor de los Brody sea devorado por el tiburón), la acción se traslada a las Bahamas, donde el protagonismo recae sobre una envejecida y viuda mamá Brody, quien está convencida de que el nuevo tiburón quiere vengarse de su familia (de ahí el título). Patética como ella sola, lo más incomprensible es que un actor como Michael Caine se involucrara en esto. Sólo para muy, muy fans de la saga.

 

Image and video hosting by TinyPic

El tiburón a punto de zamparse a Michael Caine

 

Image and video hosting by TinyPic

 

En los últimos años, han surgido algunos rumores de una quinta parte. Esperemos que no…

 

 

El videojuego

En realidad existen unos cuantos juegos basados en la franquicia, de los cuales el único que se salva medianamente es el lanzado en 2006 para PS2, Jaws Unleashed, titulado en España Tiburón a secas. En él asumimos el papel ¡del tiburón! y nos dedicamos a merendarnos a todos los bañistas de Amity, así como a la fauna autóctona, en la que se incluyen, peces y tiburones de todas las especies, así como orcas, ballenas, cachalotes, calamares gigantes y demás. La mecánica es muy sencilla y realista: si no comes constantemente, mueres. Todo ello mientras le amargamos la vida a los descendientes del alcalde y del Brody de la peli original como si de una secuela más se tratara.

Image and video hosting by TinyPic

 

Image and video hosting by TinyPic

El juego podría calificarse como un Ecco The Dolphin a lo gore, no en vano es de los mismos creadores. Si te lo tomas como algo novedoso no está mal del todo, pese a no ser un juego que destaque en alguno de sus aspectos.

 

Image and video hosting by TinyPic 

Image and video hosting by TinyPic

 

 

 

Pues hasta aquí la entrada de hoy, espero que os haya gustado.