An Untitled Story, ¿el mejor juego indi de la red? (¡Albricia, la Ciudad Olvidada sobrepasa las 1000 visitas!)

Antes de nada, daros las gracias a todos por vuestras visitas, comentarios y estrellas. El blog ha sobrepasado las 1000 visitas, y aunque no es una cifra espectacular, estoy muy satisfecho con lo hecho, visto y hablado hasta ahora. Siempre -desde hace un par de años, siendo realistas- quise tener un blog sobre videojuegos independientes y la experiencia está siendo mejor de lo que había imaginado. Espero que os sigáis pasando por aquí y descubráis la enorme calidad de los juegos que analizo. ¡Nos seguimos leyendo en la comunidad!


Para celebrar este pequeño aniversario, hoy os presentaré mi particular joya de la corona; el juego que, bajo mi punto de vista, aúna todas las cualidades que un videojuego independiente debería tener. Hasta ahora, hemos visto muchas creaciones independientes y salvo excepciones, en todas resulta patente su origen "underground" -no porque su jugabilidad sea inferior, sino por algunos aspectos técnicos que sencillamente no están al alcance de todos-. An Untitled Story podría pasar completamente como juego comercial: su jugabilidad, su extensión, su apartado técnico…todo está mimado hasta el último detalle. Pero…pasen y vean, déjense arrastrar al misterioso mundo de las aves…

 

Una noche estrellada…una música pausada…¿de qué va este juego? ¿Otra fantochada de gafapastas?
 
¿Qué se esconde tras un título tan absurdo? ¿Tan malo es, que su creador no quiso darle un nombre, cual nigromante besazombis incapaz de dotar de identidad a su ejército huesudo? Pues la verdad, no lo sé, pero creo que al igual que lo demás, es una seña propia que lo hace único. Es una historia sin nombre, a la que nos enfrentamos sin saber nada más que los controles. ¿Es éste otro Alex Adventure? Nada más lejos de la realidad. Lo que este juego propone es mucho más complejo, siendo su misterio inicial una forma de alentarnos a jugar. Poco a poco, una trama sencilla -pero agradable- se va desvelando, aportando un sentido a nuestro extraño periplo.
Somos un huevo solitario, que por razones obvias, está en un nido. Una noche, decidimos abandonarlo, emprender un viaje para ver mundo. Desde el primer momento, nos damos cuenta de que es un lugar hostil, salvaje. Algunas criaturas nos atacan sin razón aparente y muchos caminos parecen imposibles de transitar. ¿Qué está sucediendo? ¿Por qué no puede un inocente recién nacido -o casi recién nacido- viajar libremente por el mundo? ¿Y qué son esas extrañas esferas que nos permiten hacer cosas extravagantes? (entre ellas por supuesto, hacer un doble salto Razz) ¿Por qué no puedes hablar con esos extraños seres del pueblo? Muchas serán las preguntas que acudirán a tu mente en los primeros compases del juego. Es obvio que hay mucho más de lo que parecía en un principio. No sólo se trata de un juego vacío en el que saltar de una plataforma a otra sin motivo. El misterio que desprende, la sutileza con la que se desarrolla su trama, el ritmo al que todo el juego se mueve, hacen de él mi predilecto.
 
Y así, el huevo abandona el nido y se adentra en los misterios del mundo. ¡Es tan poético que dan ganas de vomitar!
 
An Untitled Story es lo que se ha dado en llamar (esto lo sé gracias al análisis de Castlevania, Symphony of the night de Markov ) un Metroidvania. Vamos, un juego de exploración, acción y plataformeo, en el que para poder avanzar, necesitamos mejorar las cualidades de nuestro personaje. La sensación de crecimiento está muy presente durante toda la partida. Pasamos de ser un simple huevo con la capacidad de saltar para terminar siendo…algo mucho más poderoso. No una guerrera intergláctica buenorra, pero nada mucho más alejado. Poco a poco, aumentaremos los puntos de golpe (la vida), la capacidad de salto, la resistencia, etc. Además, despertaremos poderes latentes que nos permitirán defendernos mejor de los muchos peligros que acechan en cada rincón de la isla que nos da cobijo. A pesar de que muchos caminos están vetados hasta que no logremos los poderes que nos permitirán el acceso, la libertad es enorme. El mapeado es muy extenso, y no siempre estamos obligados a seguir un camino determinado; por si fuera poco, muchos poderes y extras son completamente opcionales -algunos de ellos bastante cachondos, como descubrir la existencia de Dios (así que ya sabes, Logan, para disipar dudas, juega a An Untitled Story), cambiar el aspecto de nuestro personaje, o más típicos como aumentar al máximo los parámetros de vida y resistencia. Quizá influenciado por el archiconocido Knytt (y Knytt stories) , cada nuevo "nivel" que descubramos es radicalmente distinto al anterior. Cada parte de la isla tiene su aspecto propio, su fauna propia y sus desafíos propios. Cada "nivel" es un mundo, lleno de secretos por descubrir.
 
¿Será este templo una decoración más? ¿Esconderá algún secreto?
 
Antes de pasar a aspectos puramente técnicos, hablemos un poco de su dificultad. Recordemos que An Untitled Story es una creación de Matt Thorson, el mismo que trajo al mundo la serie Jumper. Aunque no alcanza el nivel de mala leche de esta serie, AUS es bastante complicado. Algunas secciones son bastante difíciles, requieren unos nervios y unos reflejos de acero. Afortunadamente, la mayoría de esas partes son opcionales. Aun así, es un reto importante, al estilo de los antiguos metroid y castlevania. En cualquier caso, podemos tratar de reunir dinero y comprar nuevos poderes para facilitarnos las cosas.
 
El mapeado completo del juego(esta hoja de características, por cierto, es una barabaridad)
 
Los jefes merecen una mención aparte; hay muchos y todos son distintos. Cada uno requiere una estrategia definida, y bastante paciencia. Son ellos, muy probablemente, los culpables de que mucha gente deje el juego por imposible. Yo creo que sucede lo mismo que con los robots finales de Megaman…tan sólo se requiere algo de tiempo. Una vez se adivina el patrón y la solución ante su aparente invulnerabilidad, la cosa es sencilla. 
El aspecto gráfico es discutible. A mí me parece genial, pero entiendo que alguien pueda tacharlo de simplista. La verdad es que puede ser excesivamente simple, pero tiene personalidad y talento. Lo veo mucho más inspirado que, por ejemplo, el laureado Locco Rocco . Los trazos son grandes y un tanto "torpes", y el colorido es bastante "llano", pero en conjunto dan un aspecto muy personal. Por supuesto, alguien podría argumentar que esto no es más que una excusa para justificar un mal dibujo, pero no creo que sea el caso -y aun siéndolo, me parece una solución muy acertada-. Vosotros diréis. Tan sólo por las marcadas diferencias que hay entre cada parte de la isla, y la personalidad que derrocha cada nivel, creo que puede hablarse de un buen trabajo gráfico.
 
¿Quiénes son esos monigotes de colores? ¿Por qué pasan de mí?
 
La música, por su parte, es sorprendente. Se trata de una banda sonora extensa y muy bien diferenciada, que aporta aún más personalidad al mundo del juego. Durante mucho tiempo, era un extra que podías conseguir pagando una suma simbólica por el juego -Matt te enviaba entonces la versión "coleccionista"- pero hace ya un tiempo que es, junto con el juego, de domino público. Desafortunadamente, está en formato midi, por lo que su calidad final palidece ante lo que podía haber sido una obra maestra.
¿Tiene algo malo? ¡No puede ser perfecto! Quizá la dificultad de algunos niveles y sobre todo, de algunos jefes. No es algo que me disguste en exceso, pero creo que puede asustar a más de uno. Sería una lástima, porque se estarían perdiendo una auténtica maravilla. 
 
Mi valoración personal: 10