Noitu Love – All your Love are belong to us!

Hay varios objetivos que puedes marcarte a la hora de hacer un juego. Cuando careces de medios, tienes que tener clara cuál va a ser tu prioridad, porque tratar de sobresalir en todo puede terminar llevando a la ruina un proyecto prometedor. ¿Una aventura gráfica con una buena historia pero gráficos normalitos?, ¿un plataformas discreto pero que sea un verdadero reto (o simplemente imposible)? La cuestión es que tenga un propósito claro, ya que al menos así tendrá una característica que lo haga único, genuino.

El juego de hoy, Noitu Love, tiene una pretensión de lo más inocente…¡no darte un solo momento para respirar! Razz

 

¡Masacremos a Darnacus con el poder del Amor!

Voy a tratar de ser objetivo, pero no prometo nada. Este juego es una de mis debilidades. Soy consciente de sus defectos, pero se los perdono sin pudor alguno Embarassed. ¿Qué se esconde detrás de este juego cuyo protagonista es pariente de una sospechosa rubia?

1ª regla Universal del videojuego: SIEMPRE  hay un robot asesino gigante que tratará de matar al protagonista  

Noitu Love es, por encima de cualquier otra cosa, un juego de acción. Un híbrido entre beat’em up y plataformas. Pero sobre todo, se trata de meter leches. Toneladas de ellas. El planteamiento es sencillo: llega desde el punto A hasta el punto B, matando a todos los enemigos y sufriendo la menor cantidad de daño posible. ¿Qué original, eh? Sin embargo, la frenética dinámica de los enemigos y su incesante aparición convierten esta vetusta tarea del jugón en una experiencia a tener en cuenta. Salvo los escasos segundos de transición entre una pantalla y la siguiente, el juego no concede ni un momento de descanso. Hordas y hordas de "darns" -los bichejos malvados que controla el villano de turno- aparecerán de la nada tratando de destruirnos. Empezarán los clásicos enemigos patosos que poco a poco se van endureciendo -usease, cambiando de color- para después aliarse con toda clase de aberraciones mecánicas, fantasmales, demoniacas e incluso discotequeras Razz

Pocos enemigos son capaces de presentar un reto importante una vez descubierto su patrón

La miga de este planteamiento tan sencillo es la progresiva complicación de los enfrentamientos. Cada vez aparecen más enemigos y mezclados de forma que contrarresten sus habilidades para destruirte más fácilmente. Hay mucho de reflejos, pero también de cabeza. Saber qué enemigos matar antes y por qué puede llevar su tiempo. Pero no quiero engañaros…esta situación se repite una y otra vez. De vez en cuando, aparece algún enemigo más duro de lo normal o un jefe propiamente dicho para aportar algo de variedad, pero la acción es repetitiva a más no poder. A pesar de ello, a mí me divierte muchísimo. Es como estar jugando a un shooter sin contemplaciones, como los de antes. Sólo que aquí utilizas exclusivamente tus puños…al ritmo de una música simpática y machacona -lo reconozco, la BSO de este juego me parece genial. Cuando la escuchéis os doy permiso para crucificarme Razz-. 

Algunos de los jefes son duros de roer

De vez en cuando tiene ligeras secciones de plataformeo bastante simples, aderazadas con un peculiar sistema de "transformaciones" que nos permitirá acceder a lugares que en principio eran inalcanzables. Repartidas estrategicamente por cada nivel, hay unas cápsulas de "evolución" que transforman a Noitu en mono, pájaro o "mago" (a falta de un nombre mejor). Cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes: el mono, por ejemplo, es muy ágil pero no puede atacar; por el contrario, el mago puede crear un campo muy dañiño a su alrededor pero apenas puede levantar los pies del suelo. En algunos momentos estaremos obligados a transformarnos para poder avanzar, rompiendo con la monotonía de los primeros niveles. Estas secciones, junto con los jefes, son lo más complicado del juego. Los últimos niveles son bastante enrevesados y ofrecen un reto importante.

El 4º nivel empieza con una persecución por el aire 

Si hay algo que define a Noitu Love es la sencillez. Sólo dos botones de acción, salto y puñetazo. Un argumento tópico pero divertido -que sabe reirse de sí mismo, la verdad-. Y el apartado técnico no es la excepción: gráficos pixelados y coloridos, deliberadamente "retro", música rápida y "chillona" y sonidos más cercanos al MSX que a los "puñetazos" del double dragon. Como siempre, este es un estilo muy subjetivo. O lo adoras o te parece simplemente cutre. A diferencia de otros juegos indi, no trata de aportar un estilo propio; Noitu Love luce como otros mil juegos de su clase. Si no supiéramos que es del 2006, lo tomaríamos por un juego estándar de la mega drive o la snes. Supongo que ahí reside parte de su encanto.

Si te gustan los juegos de machacar botones y de acción desenfrenada, Noitu Love te encantará. Si además los disfrutas hasta el final, verás que tiene algunos extras, cinco niveles de dificultad y un "medidor" de características para que puedas completar los niveles del mejor modo posible. Si no…no te parecerá nada del otro jueves. En cualquier caso, probarlo es gratis Very Happy.

Mi valoración personal: 7

PÁGINA DE DESCARGA (OFICIAL)

P.D. – Hay una segunda parte, pero no es gratuita. Si algún día cambia su "status", puede que la veas por el blog. De momento no puedo hablar de ella Sad.

P.D. – Por cierto, Noitu Love es del creador de otro gran juego, analizado en este blog: CHALK