Noitu Love 2 – All your love are belong to Xoda!

Uno de los primeros juegos que pasó por La Ciudad Olvidada fue la primera parte de Noitu Love. En su día recalqué hasta la saciedad que se trataba de una de mis debilidades, ya que más allá de un inspirado sentido del humor y toneladas de acción gratuita, no tenía demasiada profundidad jugable. Con el tiempo, sin embargo, he ido viéndole más virtudes.Hoy por hoy, sigue siendo uno de los juegos indi de acción más divertidos que se hayan hecho jamás.

Su autor responde al nombre de Joakim Sandberg, y aparte de tener un talento indiscutible para crear juegos, hace gala de un estilo gráfico único, y a mi juicio, técnicamente brillante. Basta con echarle un ojo a su galería de imágenes. Esto, por supuesto, repercute directamente en el aspecto de sus juegos, que sin excepción, muestran sus encantos pixelienses al mismo nivel que cualquier juego bidimensional de la actualidad.

No es de extrañar que sus obras corrieran de boca en boca en el universo independiente, y que con el paso de los años, se decidiera a lanzar su primer proyecto serio. Noitu Love 2 es la consagración de ese esfuerzo, una secuela que cumple de sobra con las expectativas de cualquier continuación: más rápido, más grande y mejor… pero sobre todo, más tortas, muchas más tortas.   

La acción se sitúa cien años después del original, en el 2288, cuando una crisis inesperada se desata en la ciudad. Un ejército de robots con muy mala leche y armados con todo tipo de artilugios absurdos surge de la nada. Se trata del ejército personal de Darnacus Damnation, el mismo que cien años atrás trató de conquistar el mundo en nombre de su demente creador. Por aquel entonces, un miembro de la asociación “Peacekeepers” conocido como Noitu Love logró dar al traste con sus aspiraciones megalómanas, convirtiéndose en una leyenda para el resto de las generaciones.

Como era de esperar, Noitu Love ya no está entre los vivos, así que los miembros de la liga “Peacekeepers” de 2288 tendrán que arreglárselas por su cuenta. Así pues, en esta secuela encarnaremos a Xoda Rap, una luchadora tan tenaz y mortífera como su predecesor – y misteriosamente parecida a su antepasado-.

A priori puede parecer un argumento tontorrón y prescindible, pero lo cierto es que a medida que se desarrolla es inexplicablemente complejo. Una de las primeras cosas que llamará la atención de los amantes de la primera entrega es que el guión es sustancialmente más dramático, adoleciendo de una falta de sentido del humor que pesará a todos aquellos que valoraron positivamente el desenfado de Noitu Love 1.

Por supuesto, el sentido del humor sigue presente, pero no en las líneas de diálogo, en las que las bromas y las fantochadas se han dejado en un segundo plano. En este caso, las imágenes y los enemigos –los “Darns”, el nombre por el que se conoce al ejército invasor del que hablaba al principio- son los que ponen la nota gamberra al que en el pasado fuera un juego de contenido narrativo ligero.

Esto gustará a algunos, pero bajo mi punto de vista le quita el encanto de la primera parte, en la que cualquier situación era una excusa para mostrar alguna parodia ridícula. Además, los jefes finales, aunque siguen siendo carismáticos –muchos de ellos son apariciones estelares que los asiduos de la primera entrega reconocerán- ya no sueltan el típico discursito antes de empezar a pelear. Un detalle tontorrón, pero que pone en evidencia las intenciones de Joakim para esta secuela. Aunque más densos, los diálogos son igualmente cortos, y pueden ignorarse rápidamente con un doble clic de ratón –el argumento está trabajado, sí, pero es completamente prescindible; Noitu Love 2 es un juego para divertirse y punto-.

La evolución de esta segunda parte es muy similar a la que Megaman sufrió al “mutar” al universo X1. Más adulto, más épico y jugablemente mucho más refinado. Puede que la secuela sea argumentalmente inferior, pero el resto de aspectos son exponencialmente superiores.

Mientras que Noitu Love conservaba ciertos elementos de plataformeo y aventura, Noitu Love 2 deja de lado cualquier cosa que no tenga que ver con la acción. La sensación es muy similar a la que proporciona echar una partida las vetustas recreativas con juegos de acción: adrenalina a raudales, sin un solo respiro. Raro será el momento en el que no estemos clicando como locos el ratón, zurrando sin contemplaciones a las hordas de Darns.

Esto, que a priori puede parecer una simplificación, es más bien todo lo contrario. El aspecto de beat`em up se ha pulido al máximo y se han multiplicado las posibilidades de enfrentarnos a los enemigos. Gracias al binomio “WASD” – ratón, controlar a Xoda Rap y sus compañeros es una experiencia muy gratificante. Si bien es cierto que las múltiples habilidades de Xoda al principio parecen inútiles, a medida que avancemos niveles o subamos un poco el nivel de dificultad, todas ellas demostrarán ser indispensables.

Combos infinitos en el aire, agarres cuerpo a cuerpo devastadores, proyectiles que arrasan toda la pantalla, golpes aéreos, fintas… la buena de Xoda tiene un arsenal que ya quisiera para sí el todopoderoso Chuck Norris.

Para que la tarea de masacrar Darns no se haga monótona, todos los niveles tienen su tema y características propias, con situaciones completamente inesperadas y que requerirán algo de neuronología por nuestra parte. La originalidad de su propuesta jugable alcanza su máximo apogeo en los enfrentamientos con los jefes finales, brutales en tamaño y mala baba. Sin duda alguna, estas batallas son lo mejor del juego, y en los últimos compases de las peripecias de Xoda alcanzan un nivel cuasi bíblico.

Por si todo esto no fuera suficiente, Noitu Love 2 tiene un montón de extras desbloqueables que le dan una esperanza de vida muy por encima de la media. Y es que una vez hemos terminado la aventura de Xoda, se nos concederá la posibilidad de jugar con Dopplelori, uno de los jefes finales del primer Noitu y que en esta segunda parte tiene un peso argumental importante. Cuanto más juguemos, más posibilidades se abrirán -niveles de dificultad sólo aptos para maestros, un personaje secreto desbloqueable inesperado y un menú de opciones “extra” al más puro estilo Silent Hill-.

Todo lo demás es sencillamente magistral: técnicamente está por encima de la mayoría de creaciones pixelarias indendientes. Tanto personajes principales como enemigos están diseñados con mimo e inspiración. Las animaciones son fluidas y resultonas, y todos los efectos especiales –explosiones, golpes, efectos gráficos de apoyo, etc.- son dignos de cualquier producción comercial.

La música, a pesar de ser soberbia, no está a una calidad deslumbrante. Aunque le da cierto aire retro, no habría estado de más que sonara con más potencia. En cualquier caso, es un conjunto de temas originales y remasterizados –versiones mejoradas y más cañeras de la BSO de Noitu Love 1- que pueden descargarse aparte de forma completamente gratuita. La BSO de Noitu Love 2 es una de las selecciones habituales en el bloque derecho de "Música indendiente para juegos independientes"; ahora mismo podéis escuchar una de sus canciones más representativas.

Es obvio que Joakim Sandberg hizo un esfuerzo titánico para llevar adelante este proyecto, y el resultado habla por sí solo. Para el que suscribe, el único fallo que cometió fue tratar de dotar de epicidad a una narración que pide a gritos ser una comedia. Por lo demás, Noitu Love 2 vale cada céntimo de sus 10 dólares.

Valoración final: 8.5
(el juego no es gratuito, podéis comprarlo por 10$)
Uno de los fanarts que podéis encontrar sobre Noitu Love 2 en la página de Joakim Sandberg. Sí, esa esa la única razón por la que he puesto la imagen.


1. La saga Megaman, que probablemente todos conocéis, sufrió un cambio radical cuando llegó a Super Nintendo. Se situó 100 años después de los sucesos de la saga clásica, cambiando su protagonista por una versión mejorada del robotajo azul; pasó a llamarse "Megaman X". Las similitudes con el argumento de Noitu Love 2 y sus referencias temporales (2188-2288) no son casuales.