Mental Repairs Inc – Las máquinas también tienen derecho a psicoanalizarse

Las aventuras gráficas gozan de una gran salud fuera del “circuito comercial”. Es un hecho que cualquiera que siga este blog comprenderá fácilmente –muchos son los ejemplos que lo corroboran; os invito a que les echéis un ojo–.

Por supuesto, el género sigue dando guerra con títulos maravillosos; basta con mirar a las últimas entregas de Monkey Island o a las desternillantes aventuras de Sam y Max. Sin embargo, el espíritu de las viejas glorias sigue presente con más fuerza en el mundillo independiente.

Por eso resulta tan extraño que alguien se atreva a desarrollar una aventura de corte moderno. Por lo general, las aventuras gráficas independientes siguen dos caminos excluyentes –la extravagancia o el homenaje retro–.

Mental Repairs Inc. es un soplo de aire fresco entre tanta narración pixelada, una experiencia claramente inspirada por títulos como Syberia o Still life, pero que no por ello reniega de la complejidad jugable de los títulos de antaño (nota mental: cobrar 5 euros a los lectores cada vez que escriba “títulos de antaño”)

Empezaré por lo más llamativo: Mental Repairs es un juego con un apartado técnico soberbio. Olvidaos del típico y tópico entramado pixelado que tanto aparece en los pantallazos de mis entradas. Este juego luce un aspecto tridimensional que nada tiene que envidiar a los dos títulos que mencionaba en el párrafo anterior.

Personajes poligonales que casan perfectamente con fondos prerenderizados –magistralmente diseñados–, con un estilo algo sobrio pero sumamente evocador. Es irónico que el reducido espacio en el que se desarrolla la aventura resulte tan enigmático. Más allá de las licencias que se permite la historia –y que explicaré más adelante–, todo cuanto aparece en nuestro monitor es bastante prosaico, pero debido al mimo que su autor ha puesto en “fabricar” una atmósfera intrigante, los objetos más cotidianos parecerán envueltos en un aura de misterio.

Y es que pocas cosas fomentan tanto la imaginación como una buena puesta en escena acompañada de un sólido apartado técnico.

Encarnamos a Henrik Liaw, un técnico en reparaciones inusual. Ambientado en un posible futuro en el que las máquinas se autogestionan gracias a la implantación canónica de un sistema de inteligencia artificial, en el mundo de Mental Repairs los técnicos como Henrik poco tienen que ver con los manitas de nuestra época.

El sistema de autogestión, a pesar de sus muchas ventajas, tiene un efecto secundario inesperado. Dada la complejidad de la inteligencia artificial, se enfrenta a problemas muy parecidos a los de una mente humana.

Así pues, los encargados de solucionar el mal funcionamiento de las máquinas son como psicólogos: gracias a un sistema conocido como “Katharsis Interface”, pueden conectarse mentalmente con la máquina defectuosa y tratarla como si de un paciente se tratase.

A través del sistema Katharsis, Henrik entrará en un “mundo mental” que representa la personalidad de la máquina tratada; allí tomará forma el problema y nuestro héroe se encargará de darle una salida saludable. De este modo, nos enfrentaremos a situaciones tan peregrinas como una máquina de café con un complejo de inferioridad o a un ascensor con ínfulas de avión supersónico.

No cabe duda de que el planteamiento del juego es, como poco, original. A pesar de lo que pueda parecer por mi descripción, Mental Repairs no desemboca en el típico argumento de máquinas demasiado inteligentes (o demasiado peligrosas), de hecho, es más bien al contrario; el tono general de la aventura es una sabia mezcla entre dramatismo y desenfado.

Quizá carezca de la épica de una aventura más larga, pero el suceso que vivirá Henrik tiene el encanto de la ciencia ficción bien construida. Además, permite que el jugador sea el que decida hasta qué punto quiere indagar en la historia.

Desafortunadamente, se trata de una aventura gráfica muy corta, y si tienes algo de experiencia, es muy probable que lo termines en menos de una hora. De haber sido un poco más largo, estaríamos ante una auténtica maravilla, a la altura de otras grandes creaciones como A Second Face.

Este “quiso haber sido y no fue” se contagia también a la jugabilidad. Aunque no aporta nada realmente novedoso, sí que complementa a la perfección la sencillez de la aventura moderna con las posibilidades interactivas de los juegos de Roberta y la antigua Lucas.

Las acciones no pecan de la simplicidad de juegos como Syberia: las posibilidades de tratar con el entorno son variadas, nada de meros trámites clicables “unidireccionales”. Esto, como solía ser habitual (si nos olvidamos del odioso “píxel hunting”1), será la auténtica problemática a la que nos enfrentaremos. Desentrañar los puzles implica hacer buen uso de las acciones, y no sólo utilizar objetos a diestro y siniestro.

Pero a pesar de todo este potencial, Mental Repairs no aprovecha sus posibilidades. Salvo honrosas excepciones, los puzles son excesivamente sencillos. El sistema daba para mucho más, y se echa en falta alguna prueba que lo explote en su justa medida.

De todas formas, las aventuras gráficas pueden exasperar hasta al más pintado. Mi apreciación sobre la dificultad puede variar mucho de la tuya –así que ya sabes…¡bájatela!–.

Si te gusta el género, estoy seguro de que Mental Repairs te encantará. Y si eres un advenedizo en esto de ganar peleas a base de insultos, se trata de una forma estupenda de iniciarse en el mundillo.

Sus únicas taras son una duración paupérrima y un sistema de interacción desaprovechado. Por lo demás, estás ante una experiencia aventurera única y técnicamente brillante.

Además… ¿es posible quedarse impasible ante la perspectiva de tratar un complejo de edipo a una televisión? Bueno, ya os adelanto que eso no sucede… pero, ¿no sentís curiosidad por saber qué clase de problemas mentales tiene el aire acondicionado?


1. "Pixel Hunting" da nombre a una de las trabas más comunes de las aventuras gráficas de antaño (me debes cinco euros); algunos de los objetos se ocultaban en espacios milimétricos de la pantalla y resultaba muy complicado dar con ellos con el ratón. Esto obligaba al jugador a hacer "barridos" por el escenario en busca de lugares en los que poder interactuar. (VOLVER) 

Los cinéfilos al descubierto (Entrada sin desnudos)

A todos, en mayor o menor medida nos gusta el cine. O eso decimos, claro. Este arte que tantos amantes ha tenido, en todo un siglo de bagaje que lleva ya, ha sido capaz de generar por sí mismo a una serie de seguidores arquetípicos perfectamente definidos por los mundos de dios.

Normalmente, todo el mundo entra en una de estas definiciones, al menos como base. Es fácil que un individuo cualquiera se identifique en más de uno de los grupos que serán descritos a continuación, pero siempre habrá uno de esos tipos que se adecue más a cada uno de nosotros.

Es posible que haya más posibilidades, o que haya otros modos de separar a cada tipo de amante del cine (y no tan amante… solo gustante), pero desde mi perspectiva, esta es la visión más acertada posible.

Sin más, aquí andan los tipos de cinéfilos:

Si proyectamos luces sobre un retrete y lo grabamos, seremos grandes del cine.
Tipo numero 1: El gafapasta antiamericano-antiespañol: Para él sólo es bueno lo asiático, lo africano y todo lo europeo que no sea español. Aunque sea cine albanés grabado con un Cinexin. Americano, sólo le gusta Lynch y un par de películas alternativas que conocen la tía del director y el vecino del actor principal y que se basa en secuencias aleatorias de collages de fotos de gente comiendo yogures o un plano secuencia de hora y cuarto dando vueltas a una alcachofa. El resto es basura comercial. No importa quién lo dirija, porque lo realmente importante es el dónde. Siempre será mejor una película islandesa sobre un híbrido entre robot y humano que ejerce de policía, con un título impronunciable y con violencia a cascoporro, que Robocop.

Me cuesta pronunciar Eisenstein, pero es mi director preferido.

Tipo numero 2: El viejo de espíritu: si se ha grabado antes de 1980 es bueno. Y si me apuras, antes de 1960. Da igual que sea ciencia-ficción, drama, musical o una boda grabada en super-8. Los remakes le parecen basura, pero ama a Charlton Heston en Ben-Hur porque eso no es un remake, es un homenaje. Si además las películas son de cine mudo afirmará siempre que la música que se le añadió posteriormente no deja captar la esencia intrínseca del personaje femenino principal. Toda excepción que se escape a estos criterios temporales, ocurre  por motivos puramente premenstruales y/o nostálgicos. Que haya dos generaciones o más entre él y el tiempo que ama es algo puramente circunstancial. Minucias.

¡Teeeeeeeeeeeeetas! ¡Teeeeeeeeeetas!
Tipo número 3: El palomitero: ¡Tetas! ¡Tetas! ¡Culos! ¡Mira que escopeta! ¡Pum! ¡Pum! Tetas! ¿Has visto qué tetas? ¡Ra-ta-ta-ta-ta-ta! ¡Mata al cabrón ese! ¡Que se quiere tirar a la zorra de tu novia! ¡Tetas! ¿Miyazaki? ¿Es un nuevo modelo de Mazda? ¡Tetas! ¡Pañum, pañum! ¡Tiros! ¡Sube el volumen, que en este trozo el MOSTRO revienta cuando le meten la granada por el ojete! ¡Tetas! ¡Ponme un Tarkovsky con piña! ¿Qué dices? ¿Qué la película tiene una interpretación meta-qué? ¡Lo que tiene es una chati con unas peras como los neumáticos de un camión! Vamos a ver The fast and the furious siete otra vez, a ver si ahora la entiendo… que además, ¡salen tetas!

Seguro que grabar mis pelos del sobaco es mejor que Ciudadano Kane.
Tipo número 4: El inconformista: Ama el cine pero odia las películas. Misterios de la vida. Odia a Lynch, a Bay, a Nolan, a Kiarostami, a Allen, a Spielberg, a Kurosawa, a Ford y a su propia hermana, que cuando estuvo en el instituto hizo un cortometraje. Y por encima de ellos, odia su cine. Por supuesto, los actores nunca darán la talla aunque sea un documental, y de su película favorita (o en su caso, la menos mala de las películas), dirá que flojea soberanamente en el apartado técnico y que el final está muy mal cerrado. Por supuesto, todos se han vendido y ahora son comerciales. El concepto del ahora para los inconformistas es bastante amplio. “Vivien Leigh se vendió mucho antes de hacer Lo que el viento se llevó” es el tipo de frase que le puedes oír a este tipo de cinéfilos.


Ver girar el plato de lentejas en el microondas es la mejor película que he visto nunca.

Tipo número 5: El sobreconformista: No importa si está viendo La sirenita o Cadena perpetua. Si ve Pulp fiction o La estanquera de Vallecas. Karate a muerte en Torremolinos o Un tranvía llamado deseo. A Burton o a Uwe Boll. A Truffaut o a la hermana del número 4. Cada película que ve es la mejor película de la historia. Además, él piensa que tiene un actor-actriz-director-directriz fetiche y aún no se ha dado cuenta de que realmente los idolatra a todos a la vez. Cada conversación que tienes con él sirve para que cambie a todos sus preferidos, excepto ese que según él es el mejor. Permanecerá imperecedero mientras tenga memoria, pero cambia a Resines por Stallone como segundo más mejor actor del universo en cuanto gira la esquina.

Y fin de la clasificación. Ahora, si vuestros amigos no os dan mucha conversación cinéfila, siempre podréis usar esta creación que he llamado Cinefilómetro (Patente pendiente). Sólo tenéis que usar alguno de los términos de la barra horizontal superior y esperáis respuestas. Si no es completamente satisfactoria, probad con otro término de la misma barra al azar. Dos términos y tenéis a vuestro amigo cazado sin ninguna duda.

Aquí lo presento en primicia mundial:

El Cinefilómetro (Patente pendiente)
¡PINCHA EN EL CUADRO PARA AMPLIARLO!

Ya lo tenéis todo para saber con quién habláis, de qué hablar si surge el tema del cine y cómo comportaros para ser uno con ellos y no ser tildados de mala gente.

Es posible que en futuro, os desmenuce a través de Zerael los tipos de jugadores de videojuegos que he podido conocer, pero por ahora, se queda en posibilidad.

Buenas noches, noches, a todos, todos.


Zerael:

Bueno, tras muchos lustros en deuda conmigo, Juanjico Lawless ha conseguido escapar a las garras de mis sicarios ofrendándome esta colaboración. No puedo prometer que su vida ya no corra peligro, pero al menos ahora daré de comer a los perros de mi guarida infernal (no tiene nada que ver, lo sé, pero así son las cosas).

Juanjico_Lawless es un bloguero novel de gamefilia que regenta un bonito lugar decorado por el que suscribe ^^ Os aconsejo encarecidamente que le visitéis y le comentéis muchas burradas. Más que nada porque hemos sido compañeros de facultad la tira de años y mi orgullo clama por una venganza. 

Muchísimas gracias por esta colaboración, Lord Escoba ^^ Bien sabes que he disfrutado mucho leyéndola XD

¡Un saludete!

Gray 2 – Las masas viscosas también pueden ser héroes (dos veces)

Muchos piensan que eso de las segundas partes es cosa de la actualidad. Pero, ¡nada más lejos de la realidad! El filón de una fórmula efectiva existe desde que nos dio por intercambiar objetos necesarios (y por qué no decirlo, servicios placenteros), por tochacos de metal inservible (y que encima producen alergias).

Y es que el receptor de dichos bienes y servicios no es siempre tan tonto como quieren creer los interesados vendedores. A veces piensa. A veces incluso se da cuenta de que le quieren vender la misma cosa pero con gráficos más bonitos. Es entonces cuando cobra sentido eso de “las segundas partes nunca fueron buenas”.

Pero dejando de lado soplapolleces varias, lo cierto es que las secuelas gozan de un prestigio mayor en los videojuegos que en otros ámbitos más viejunos como el cine. El “más y mejor” adquiere un significado más intenso debido, muy probablemente, al carácter interactivo del ocio electrónico.

En el caso del desarrollo independiente, la existencia de las secuelas se debe más bien a las querencias de los autores. Puesto que la inmensa mayoría se dedica a esto por amor al arte, la aparición o ausencia de personajes y sagas tiene un matiz menos comercial (quién lo hubiera dicho, ¿eh?)

Erik_Adams, el desarrollador más prolífico de esta comunidad, terminó hace relativamente poco la secuela de uno de sus juegos más inspirados. Me refiero, como será obvio para los osados que hayan leído el título de esta entrada, a Gray.

La primera parte es un plataformas-aventura de un único –pero enorme– nivel, plagado de pruebas con una mala leche digna de las otras creaciones de su autor. Entre otras lindezas, estábamos obligados a completar el juego en un periodo de tiempo determinado, a base de memorizar los efectos que producían nuestros tejemanejes con varias palancas. Os invito a probarlo a través de este link.

Gray 2 sigue el esquema de plataformeo con tintes de aventura (aventura metroidvaniesca), pero dejando de lado esos trazos de mala baba que describía hace un momento. A mi juicio, ha sido todo un acierto.

De nuevo, tomaremos el papel de una pequeña masa viscosa (Gray) encerrada en un mundo gris de lluvias perpetuas. Han pasado milenios desde la última vez, cuando descubrimos el origen de Gray y la naturaleza del mundo que explorábamos. Pero la historia se repite (bucles, laberintos y masas viscosas; la tríada de obsesiones de Erik_Adams), y de nuevo tendremos que ponernos en marcha para restaurar el equilibrio.

Aunque la ambientación general está muy conseguida, la ausencia de puesta en escena le pasa factura. Para saber el motivo y justificación de los desvelos de Gray, hay que echarle un ojo al documento de ayuda. Algún tipo de progresión narrativa le habría venido de perlas –y cuando digo “progresión narrativa” me refiero a algo escueto; una simple pantalla de explicación o un par de dibujos sencillos–.

De todas formas es un detalle menor que muchos otros juegos tampoco tienen en consideración. Algunos hasta pueden considerarlo como un rasgo retro.

En los muchos milenios transcurridos, el mundo de Gray ha cambiado. Aunque los mecanismos que lo rigen siguen siendo prácticamente los mismos, su distribución es muy distinta.

El cambio más relevante es la sustitución del nivel único del original por un conjunto interrelacionado de pantallas. Esto, que a priori puede parecer irrelevante, le añade un componente de exploración más exigente que en la primera parte.

Así pues, tendremos que movernos por escenarios más o menos independientes en busca de unas esferas de energía blanca. El problema es que muchas de ellas están escondidas en recovecos inaccesibles o en rincones que pasan desapercibidos si no prestamos atención.

De hecho, hay multitud de lugares que de buenas a primeras son imposibles de alcanzar. Para poder avanzar tendremos que hacernos con algunos power ups y poner en funcionamiento muchos de los mecanismos que ya vimos en Gray 1 –básicamente, ventiladores y “compuertas” –.

Y es que en esta ocasión, Gray empezará su periplo un pelín mermado. Antes de que podamos explorar seriamente los alrededores será imprescindible hacerse con una mejora esencial –no es difícil averiguar de cuál se trata–. También harán aparición otros ítems conocidos que a pesar de no ser necesarios, nos facilitarán el trabajo enormemente.

Si bien es cierto que la mecánica jugable no ha variado demasiado –ni es especialmente original–, jugar a Gray 2 hará las delicias de cualquier amante de los plataformas. Además, a pesar de que es sustancialmente más sencillo que su predecesor, ofrece un reto considerable; lo bastante asequible como para no ser frustrante y lo suficientemente complejo como para no resultar un paseo por el parque.

La desaparición del límite de tiempo y la implementación de un sistema de guardado automático permiten que cualquier tipo de jugador se acerque Gray 2. Es posible que alguien pueda echar en falta la dificultad endiablada de la primera parte, pero a mí me parece un acierto –hay determinadas zonas en Gray 1 que resultan sencillamente irritantes–.

En definitiva, es un “más y mejor” que solventa los errores cometidos añadiendo mejoras cuya ausencia complicaba innecesariamente la partida.

Técnicamente es tan resultón como lo era el primero, y es ahí donde reside su principal problema. Si no fuera por el cambio jugable y algunos detalles menores, podría tratarse del mismo juego. Un lavado de cara general hubiera sido muy bien recibido.

Además, este continuismo arrastra consigo todos sus problemas y de paso crea unos cuantos nuevos: una pantalla excesivamente pequeña (y en consecuencia muy incómoda), la posibilidad de mover a Gray después de muerto, sonidos estridentes, escenarios repetitivos… aunque la buena ambientación sigue presente, hay muchos detalles y aspectos técnicos generales que piden a gritos una mayor atención.

Pero no me hagáis demasiado caso. Lo cierto es que Gray 2 luce un aspecto pixelado entrañable –incluso diría que sirve como parodia de la tendencia “arty” de algunos juegos independientes–.

Es posible que haya metroidvanias más elaborados y complejos, pero eso no os impedirá disfrutar de la última creación de Erik. En realidad ofrece bastante más chicha que la mayoría de plataformas clónicos de Jumper que habitan silenciosamente la red.

Así que, ¿a qué estáis esperando? Una nueva masa viscosa necesita vuestra ayuda para salvar al planeta. ¡Y esta vez no hará falta que explotéis ningún reactor de Mako!

Valoración final: 6

Resultados de la octava edición del concurso de relatos

El octavo concurso de relatos de gamefilia ha llegado a su fin. Aunque el relato ganador siempre tuvo una clara ventaja sobre los demás, han sido unas votaciones bastante reñidas.

A continuación, os dejo con la autoría y comentarios de cada uno de los textos. Muchas gracias (de nuevo) a todos aquellos que participaron, votaron y comentaron. Esta edición del concurso ha sido posible gracias a vuestro esfuerzo.

Por último, ánimo a los que no han conseguido ningún premio; todos los participantes han demostrado tener un gran talento y partían con posibilidades para ganar.

AUTORÍA Y COMENTARIOS

Incomprensión en el espacio – por Gul Gaueko

Comentarios

Zerael: Una historia original y muy bien desarrollada, con varias situaciones escabrosas y relativamente sorprendentes. Bajo mi punto de vista, sin embargo, tiene una forma mejorable y una buena cantidad de faltas de ortografía que le restan seriedad. A pesar de ello, es un texto interesante.

Wirmslayer14: Demasiado visceral y sangriento para mi gusto. No es que esté mal, pero tanta sangre, vísceras y miembros amputados no puede ser buena a estas horas de la mañana xD. El ritmo es bastante bueno, y los pequeños toques científicos que tiene le quedan francamente bien. Eso sí, noto una confusión en el uso de los "porque" y los "por qué". Habría que revisarlo.

TheBlasfem: Un relato que es perfecto a la hora de describir situaciones , con un amplio léxico , este relato nos muestra toda una situación desfavorable para el protagonista , describiendo con gran detalle la situación y finalizando con una épica situación totalmente original. Perfecto.

El_Rei_Vax: Inquietante relato que va de menos a más, un inicio que se hace muy largo hasta el "corte" deja paso a una conversación y hechos muy interesantes y un final revelador, con una sucesión de lugares que no se por qué me recuerdan a cierta escena de Blade Runner. El problema del relato es que pasan pocas cosas en muchas palabras, tal vez estaría mejor si el mismo texto estuviera dividido en más párrafos.

Juanjico_Lawless: Curioso relato de ciencia-ficción. La idea sobre la que todo gira es llamativa e interesante, y probablemente puede dar mucho de si. A pesar de esto, le pierden un par de cosas que se pueden subsanar con facilidad, supongo. Una es puramente formal: Fallan unas cuantas concordancias que resultan muy llamativas. La otra es el abuso de algunas fórmulas. Esta era algo más personal… cada uno escribe como quiere.
Las cosas improbables (sin contar al marciano) y las cosas más científicas con sus minerales, estrellas y demás que no comprendo no las he tenido como algo negativo. También digo que las dos condiciones están un poco tomadas por los pelos…
Lo dicho; fondo bueno, forma regulera.
Eso si: muy interesante el final.

Odio amar a las cosas que me hacen daño – por John Carca

Comentarios

Autor: El siguiente relato podría encajar en el género negro: un perdedor, una chica guapa y un hecho macabro. Está narrado tal y como surgen los pensamientos en la mente del protagonista, no intentes buscar una estructura narrativa coherente. Me he divertido haciéndolo! Espero que cueste.

Zerael: Una pequeña historia ocurrente y bien llevada, además de bien escrita. Cuando pensé las directrices de esta edición del certamen, a la cabeza me vino una escena muy parecida. Uno de los relatos que mejor ha sabido utilizar las condiciones ridículas que impuse.

Wirmslayer14: Este relato debería llevar un cartelito de "Advertencia, lenguaje soez, no adecuado para menores". ¡Qué manera de blasfemar!¡Qué manera de decir obscenidades! Y lo curioso es que, lejos de estropearlo, le da un toque mucho mejor, consigue trasladarte a las novelas más negras y a ese aire de decadencia característico. La falta de diálogos le dan un toque aún más personal. Un buen relato.

Gul Gaueko: Una muestra del cínismo de un hombre que entra en una espiral de desesperación al conocer una mujer que le propone un caso. Una Vorágine de pensamientos respecto a esa belleza y como el detective hace lo posible para alargar el caso sin darse cuenta que está siendo utilizado por ella. Siendo manipulado.

El_Rei_Vax: Lo mejor del relato es lo fácil que se lee y lo absurdo de toda la situación planteada; el tercer párrafo es buenísimo. Lo malo es que se hace muy corto, el final parece muy forzado y tal vez un par de párrafos más le darían un final más trabajado.

Juanjico_Lawless: Este relato me desconcierta. Me he encontrado con un primer párrafo SUBLIME. Me ha encantado. Es una presentación realmente buena de la situación que sigue… y preveía una historia absorbente como en las películas de cine negro con femme fatal y todo. Una pena que se vaya diluyendo esto progresivamente… no siento que se mantenga la intensidad narrativa.
De cualquier modo, la idea de partida es muy buena y el giro está realmente bien (como idea). No es para nada forzado y surge en el momento que debe.
Y bueno, es cierto que está bien escrito, y directamente es algo de agradecer, pero no me acaba de convencer el estilo, lo que no quita para que sea un buen relato.

Entre bravas – por Juanjico Lawless

Comentarios

Autor: Me congratula confesar que no es en absoluto autobiográfico, aunque como es obvio, está inspirada en demasiados hechos reales… ¿Quién no conoce a alguien que haya sido dejado? ¿Quién no conoce de primera o segunda mano lo jodido que es salir de ahí? Pues eso… unas bravas no arreglan, pero en buena compañía ayudan.

Zerael: Claramente, el relato de un perturbado mental. Una sucesión de despropósitos que delatan la mente decadente y nazicomunista del autor.
Por eso me extraña que me haya gustado tanto. Será que yo también decaigo. Una conversación demasiado conocida y en la que me identifico con facilidad (a diferencia de su autor). Si no fuera porque únicamente es una conversación, habría sido mi relato preferido de esta edición.

Wirmslayer14: Creo que todos deberíamos tener un amigo así para consolarnos en esos momentos y para introducir ordinariez en nuestro pozo de desolación. El relato francamente me ha gustado.

El_Rei_Vax: perfecta recreación de una conversación entre gente normal (casi parece que yo sea uno de los que habla… no diré cual) que da la perfecta impresión de estar en un bar tomándose esas bravas. Lo malo, que se hace breve y que el tema tratado como que da un déja vú.

Juanjico Lawless: El mejor relato que he leído en años. Una pena que no pueda votarme a mi mismo…

Hasta donde se llega por una amante – por Red_Stalker

Comentarios

Autor: Lo admito, se me ha ido la olla. Tras ver una vieja pelicula de Frankenstein mientras estaba en cama por la gripe, se me ocurrio que faltaba esta curiosa escena y al lanzarme el mensaje del concurso de relatos se me dio por narrarla. ¿Delirios por la fiebre? ¿Falta de imaginacion? ¿El que esta verdaderamente loco soy yo? Quien sabe…

Zerael: Una gran historia, muy bien construida y planteada, que tan sólo se ve lastrada por lo anodino del final y una buena cantidad de faltas de ortografía. Por lo demás, es un relato fantástico, con dos personajes con mucha química, que Red ha sabido complementar a la perfección.

Wirmslayer14: Personalmente, este relato me ha trasladado directamente al siglo XIX. Me ha encantado, sinceramente, el joven Frankenstein, y su manera apasionada de ver la ciencia ("Yo he escogido una amante más abierta y sincera"). Por mi parte, se lleva el voto al relato mejor escrito…

Gul Gaueko: Por la forma en que se trata y como la ciencia puede ser un gran amante, aparte de dar una vuelta de tuerca respecto al mito de Frankestein mostrando un lado más tierno, un enamorado. Aparte de que la aparición de Victor le da fluidez.

The Blasfem: Logra captar la atención del lector desde el inicio , mostrándonos a dos personajes con personalidades bien trabajadas , uno muy diferente al otro , es así que podría decir que es el relato más carismático que leí en este concurso , muy interesante hasta el final , en donde vemos el completo amor de Victor .

El_Rei_Vax: El principal problema del texto es que está lleno de faltas de jortosgrafia, que no costaba nada pasarle un corrector. Dicho esto, el texto entretiene durante su duración aunque acabe en el momento más interesante. Las explicaciones morales de Victor son mi parte favorita; en cambio ese Igor lo veo algo manipulado, tal vez porque no es la imagen que de él tengo.

Juanjico Lawless: Gran relato, con gran presentación y gran ambientación. Víctor e Igor son dos personajes muy bien definidos en un mundo muy bien definido. La historia, buena, sin duda. Está muy bien escrito y se lee muy bien. El problema es que el final queda incompleto, de forma que te quedas con ganas de ver a donde lleva todo eso. Hay mucha historia para un final tan suave. Al fin y al cabo, con ese final es difícil (para mi) saber cual es el objetivo de todo el texto. Cojea un poco, y es una pena para un escrito tan bueno.

La Niebla – por RikkuInTheMiddle

Comentarios

Zerael: Buena recreación de una situación terriblemente perturbadora. La mezcla de aparente normalidad con la casquería y el resto de sucesos extraños le dan una personalidad única. El problema, a mi modo de ver, es que hay una falta de coherencia entre la primera y la segunda mitad del texto –y aunque no es algo que me moleste, el final me ha parecido un homenaje sin tapujos a Identidad-.

Wirmslayer14: Malditos niños de hoy en día. Les das una enfermedad mental y enseguida se montan toda una carnicería privada. Y con ensañamiento. Eso si, ese "habrás" merece una dosis doble de Zolarín… xD. Por lo demás, muy buen relato.

Gul Gaueko: La forma en que trata los personajes, la desesperación y como se comportan cada uno en momento de crisis para terminar mostrando que todo lo que se imagina el inocente niño, en estado comatoso. Un interesante e imaginativo viaje al subconsciente y el deseo de control.

The Blasfem: Un relato que a mi opinión , no empezó como debería ser , pero logra captar la atención del lector al avanzarlo . Totalmente bueno , nos hace una buena descripción de cada personaje para así poder comprender como actuaría y se sentiría cada uno en esa situación . Increíble el final , muy original y buen uso de la frase dada.

El_Rei_Vax: En pocas palabras: Mola. El mejor relato del concurso tiene un principio inquietante aunque muy repetido en literatura, y tiene un aire desquiciante durante toda su lectura que termina en un final solemne y muy bien trazado que explica las incógnitas de un texto en principio ilógico. Si los relatos fueran vegetales,"La Niebla" sería el Rey Tomate (siseante, claro)

Juanjico_Lawless: Es un gran relato. Muy bien contado, todo bien explicado y con unos personajes con el peso justo de la narración. El gran fallo que le veo es que la idea ya la he visto demasiadas veces… incluso el final no me ha extrañado en absoluto. Conocía una resolución similar previa a esta. De cualquier modo, una escritura exquisita, y una forma de llevar la percusión lechuguil maravillosa. En ese sentido, impecable.

Sueños Abrumadores – por The Blasfem

Comentarios

Autor: Segundo Relato que realizo ^^ Bueno qué decir , me insipiré mucho a un sueño que tuve , de ahí me salió toda la idea del relato , Alissa es el nombre del personaje principal en mi anterior Relato :El Desgarre y bueno decidí llamarle Jayden a mi protagonista porque simplemente su nombre mola xD . Bueno la temática es de terror , es más no me imagino elaborar un relato que no sea de este género . He hecho un mejor relato comparado al anterior y para estructurarlo usé 4 arcos , era más fácil usar esto , ya que quería hacer varias pausas (No sabía como escribir el acto del sexo xD) . Talvez no se entienda mucho la trama , pero quise indicar mucho en qué consiste con el cuarto acto , para que se vea que se ha sufrido un intercambio en la mente de los 2 personajes .

Zerael: Una peculiar forma de relatar un suceso terrorífico, basándose en algo tan evocador como los sueños y las pesadillas. La estructura es acertada y la progresión correcta, pero a mi juicio, es formalmente mejorable. Un golpe de efecto final más contundente también habría ayudado.

Wirmslayer14: Quizá lo que le falla a este relato es que va demasiado rápido. Si normalmente estas cosas pecan de lentas y pesadas, este supone el extremo opuesto. Necesita más pausa y contemplación, más descripción. Y aunque no veo importantes faltas de "hortojrafija", si que falla, y bastante, en la puntuación. Aparte de la casi total ausencia de signos iniciales de interrogación y exclamación, le faltan comas, que además ayudarían a pausarlo y frenarían el ritmo. Pero bueno, todo en esta vida es mejorable, así que ánimo y a por el siguiente.

El_Rei_Vax: Ligero y fácil de leer, lo que es a la vez su mayor virtud y su mayor defecto. El acto 3 me ha dado un poco de miedo…

Juanjico_Lawless: Con una estructura poco habitual donde el relato se divide en cuatro actos bien definidos, entramos a una curiosa historia con traspaso de maldición incluida, que aunque en lo formal flaquea (faltas de ortografía, especialmente), no se ve empañado por la intención de quienquiera que lo haya escrito.
Desde luego es mejorable, pero personalmente creo que el autor tiene potencial y cualquier día explotará.

RESULTADOS

Con 4 puntos…¡Entre Bravas, de Juanjico lawless!

 

Con un empate de 9 puntos… ¡La Niebla y Odio amar a las cosas que me hacen daño!

 

¡Y el ganador de esta edición, con un total de 11 puntos… Hasta donde se llega por una amante!

 

Relato mejor escrito para… ¡Hasta donde se llega por una amante!

 

Relato más original para… ¡Entre bravas!

 

P.D.- Le recuerdo a Red_Stalker que ganar este certamen le permite organizar la siguiente edición del concurso de relatos. En caso de no poder hacerlo, puede delegar en otra persona.

P.D.- El dibujo de las medallas es obra de Annabelle Kennedy.

Lyle in Cube Sector – El planeta que Samus nunca visitó

 

 

El mundo de los géneros y las etiquetas es complejo. Tanto, que muchas veces parece prescindible. El caso de los metroidvanias, también conocidos más sucintamente como aventuras, es especialmente problemático.

Podrían considerarse como una evolución de los plataformas, salpicados aquí y allá con retos en forma de exploración o enfrentamientos frenéticos. Pero bajo mi punto de vista, lo que más los define es la extensión y (aparente) libertad de sus escenarios. Llamadme tonto, pero esa sensación inconfundible de saber que tarde o temprano tendremos el poder (llamadlo poder, llamadlo doble salto, ¿qué más da?) para alcanzar esa zona que se nos escapa, es decisiva.

Lyle in Cube Sector es exactamente eso. Un metroidvania hecho y derecho que hará las delicias de los amantes de la jugabilidad de las aventuras de Samus. Eso sí, con un envoltorio peculiar y unas cuantas ideas que se salen por la tangente.

¡Bienvenidos al Sector de los Cubos!

Si hay algo que consigue transmitir el juego desde el primer instante que lo ejecutamos, es imaginación. Imaginación a raudales. Como ocurriera con los primeros viajes interestelares de la cazarrecompensas de nintendo, nuestro periplo por el mundo de Lyle estará cargado de lugares inhóspitos y misteriosos –aunque eso sí, con algo más de comicidad de lo habitual–.

Por eso me resulta tan extraño que la puesta en escena sea tan pobre. Uno de los pocos aspectos negativos que se le pueden achacar es la ausencia –casi completa– de argumento.

Encarnamos, como ya os imagináis, a un tal Lyle. Un día como otro cualquiera, una figura encapuchada se acerca subrepticiamente a su hogar, y mientras está desprevenido, le roba a su mascota –un gato–. A partir de ese preciso momento, tomaremos el control del protagonista para rescatar a nuestro minino de las garras del ladrón. Ni más, ni menos.

Con la excepción del final, esa será toda la historia que veremos. No es que esperara algo demasiado elaborado, pero un poco de diálogo o unas cuantas escenas desenfadadas sobre los motivos de nuestro enemigo para robarnos a nuestro animalillo le habrían venido de perlas.

O ya puestos, alguna justificación en clave de humor sobre el mundo de Lyle. Porque, ¿a quién se le ocurre tener una casa en medio de un lugar tan peligroso como “Cube Sector”?

Homenajeando –o plagiando, según gustos–, a la disposición de escenarios de Metroid, Lyle nos sitúa en un gigantesco mapa que responde al nombre de “Cube Sector”; este entramado de cuevas es peligroso y bastante enrevesado, con reminiscencias constantes del juego en el que se basa.

Aunque todo el mapeado recibe el mismo nombre, lo cierto es que está dividido en varias zonas de flora y fauna diametralmente opuestas. Para poder explorarlo por completo y en consecuencia alcanzar nuestro objetivo, será necesario que nos hagamos con los consabidos poderes. Pero… ¿cuáles son exactamente los poderes de un héroe tan chiquitajo y pusilánime como Lyle? Pues, ¡los cubos!

“Cube Sector” está plagado de unos extraños bloques de diferentes colores que nuestro protagonista podrá manejar en cuanto encuentre las habilidades pertinentes. Aunque el número total de estas habilidades es bastante escaso, sus posibilidades son enormes, y le dan una personalidad única a la jugabilidad.

Así pues, para poder enfrentarnos a los muchos bichejos salvajes autóctonos, tendremos que lanzarles alguno de estos bloques; para llevar a cabo el archiconocido doble salto (un día de estos tengo que dedicarle un ensayo filosófico-metafísico a esta capacidad), Lyle lanzará hacia abajo un bloque que le dará impulso… y así con el resto de potenciadores que nos concedan habilidades.

Aunque llegado determinado momento los bloques del escenario pierden algo de importancia, al principio son vitales para no sucumbir ante los peligros que pululan por los niveles.

El resto del concepto jugable calca la dinámica de otros grandes del género: recovecos ocultos a primera vista, sorpresas en forma de puzles, mejoras del total de puntos de vida, jefes con patrones complicados pero previsibles… puede que todo esto os suene demasiado, pero creedme, “Lyle in Cube Sector” lo lleva a cabo con maestría.

Y es que como decía al principio, el mundo de Lyle desprende imaginación por todos sus poros. El estilo píxel de su autor, sin ser particularmente brillante, tiene una personalidad muy definida. Tanto el tono como los colores que dan vida al sector de marras nos transportarán a una dimensión genuina, independiente.

Precisamente es esta forma de hacer las cosas “a su manera” lo que distancia a Lyle de sus muchos competidores. Lo digo hasta la saciedad, lo sé, pero no me queda más remedio que repetirlo: el universo de este juego no se parece a nada que hayáis visto antes. Al menos, visualmente.

El resto del apartado técnico sigue la misma filosofía. Aunque los temas no los ha compuesto el autor del juego, casan a la perfección con la ambientación –así como los sonidos, extraídos directamente de algunos juegos de NES–. Aunque el aspecto general es el de un juego ochobitero, todo está tan refinado que el efecto final es sorprendente. Para entenderlo, lo mejor es que lo probéis o le veáis en movimiento.

Hacía mucho tiempo que no me divertía de verdad con un metroidvania. Sin duda, es uno de los géneros más visitados por los desarrolladores independientes, por lo que la fama que ha acumulado a lo largo de sus tres años de vida es particularmente meritoria.

“Lyle in Cube Sector” es un clásico independiente por derecho propio, un plataformas-aventura que no puedes dejar escapar si te gusta perderte en mundos exóticos… y si nada de esto te convence… ¿qué tal una causa noble y épica como es salvar a un gatito?

 

Valoración final: 8’5

 

¡Un año olvidado en la ciudad! – Contenido lacrimógeno en el interior

 

 

Hoy hace exactamente un año, el que suscribe se disponía a pasar una tarde horrible en su hogar. Sin nada que hacer, desesperado por ocupar las horas que se le hacían eternas, pasó un rato navegando por los blogs de Gamefilia.

Como tantas otras veces, echó un ojo a los muchos blogs que aún hoy siguen brillando con luz propia en la comunidad. De pronto, una idea peregrina se le cruzó por ese amasijo de neuronas que hacía llamar cerebro.

¿Y si abro un blog de videojuegos independientes?

La idea no era mala, y en más de una ocasión la había comentado con sus amigos. Medio en broma medio en serio, solía decir,

…abriré un blog de juegos independientes. Se llamará País del Pelo.

Pero las cosas cambian y los sabios consejos de mis colegas impidieron que perpetrara semejante disparate. Bobobo me parecía una serie regulera, y mis experiencias anteriores en comunidades internáuticas no habían acabado demasiado bien. 

 

Artwork de Cave Story, uno de los juegos independientes más famosos de la red (y uno de los cuasantes de que exista este blog)

 

Sin embargo, la alternativa era consumir las horas en la inacción. Así que me persuadí y pulsé el botón de “Crea tu propio blog”, que en realidad tiene otro rótulo pero todos me entendéis perfectamente.

De esa forma vio la luz La Ciudad Olvidada, un blog que supuestamente iba a dedicarse a los videojuegos independientes y al abandonware.

Tratando de ser fiel a mis preferencias (algo que suena super trascendentaloide pero que no es más que una forma finolis de decir “voy a postear lo que me salga de los cojones”), me puse como meta escribir entradas única y exclusivamente de cosas que me gustaran.

Así nació la sección de citas, una antigua costumbre que resucité encantado; o las minicríticas de películas, el que antaño fuera mi gran vicio…

The Kid, protagonista de I Wanna Be The guy… y al principio, la pseudomascota del blog

Pero pasó aún más tiempo y mi fascinación por el desarrollo independiente creció exponencialmente.

De pronto, ya no tuve tiempo que dedicar al abandonware. Las entradas sobre literatura y mis paranoias mutaron en una pseudosección de crítica general, y las minicríticas cinéfilas crecieron hasta convertirse en voluminosos pestiños sin demasiado fundamento.

Así que, tras dos cambios de skin y una buena cantidad de entradas superfluas, La Ciudad se convirtió en lo que tenéis frente a vosotros: un pequeño espacio en el que dar a conocer grandes juegos que pasan desapercibidos; un lugar en el que despotricar sobre películas que en realidad adoro; un blog que en el fondo, no es más que un rinconcillo personal que trata de contagiar algunas de mis pasiones a gente que como yo, siente admiración por el mundo del ocio electrónico.

En definitiva, juegos independientes con muchos cereales 😉

 

Los secretos y curiosidades de La Ciudad Olvidada (y algunas confesiones de su autor)

 

Puede que muchos no lo sepan. De hecho, estoy seguro de que la mayoría asume que el nombre del blog hace referencia a los juegos independientes… pero nada más lejos de la realidad.

La idoneidad del nombre es pura casualidad. “La Ciudad Olvidada” es un lugar del mundo de Final Fantasy VII, el que todavía sigue siendo mi juego predilecto. Hasta que no pasó mucho tiempo no me di cuenta de que en realidad, el título del blog concordaba bastante con su temática.

La Ciudad Olvidada de Final Fantasy VII

Curiosamente (creo que por mis colaboraciones en otros blogs resulta obvio) siempre he sido un amante de los juegos de rol japoneses. Digo curiosamente porque es un género que no levanta pasiones entre el aficionado medio a los juegos independientes.

Y es que no son pocos los que asumen que tus gustos videojueguiles deben ser de determinada forma cuando navegas entre los desarrolladores independientes. Aunque la mayoría de los “indi devs” tiran hacia las viejas glorias, no todo es lo que parece.

En cuanto a mi nick, “Zerael”, es una mutación un tanto extraña entre mi anterior nick “Zero” y el nombre de uno de los ángeles de Evangelion “Zeruel” (Teruel según el word).

Zero, el robotajo; y Zeruel, el ángel
Aunque a este paso mucho me temo que terminaré llamando Cereal 😉

Como he dicho al principio, el blog tiene su origen en la necesidad de llenar el tiempo ^^ Por aquel entonces (y en los meses sucesivos), disponía de una gran cantidad de tiempo libre, y el ritmo de las primeras entradas así lo demuestra. ¡En mi primera etapa bloguera encadené 19 entradas seguidas…cada día! Algo que hoy por hoy me parece una locura, e incluso negativo para el propio blog.

De hecho, mi fiebre duró casi dos meses, en los que prácticamente consumí todos los juegos independientes que había acumulado a lo largo de dos años.

Creo que con el tiempo he ido mejorando a la hora de exponer mis opiniones (porque reconozcámoslo, soy bastante farragoso a la hora de escribir), y me siento especialmente orgulloso de algunos de mis textos –como el análisis de Persona 4, la crítica de The Path o mi crítica cinéfila de Lobezno–.

Una de las colaboraciones que más disfruté elaborando

En este sentido, os agradezco mucho las críticas y muestras de reconocimiento a los que comentáis; para alguien que como yo ha pasado gran parte de su vida queriendo ser escritor, son palabras muy significativas.

Una de las cosas más extrañas que le ha sucedido al blog (y a su autor, todo sea dicho), es albergar espacio para el concurso de relatos. Si alguno recuerda mi entrada de celebración de las 10 mil, dije que había dejado de lado mi afición por la escritura.

Escribir relatos para la comunidad y participar en certámenes es algo que jamás pensé que fuera a ocurrir. Volver a dedicar tiempo a la escritura ha sido toda una experiencia, y me ha hecho recordar los buenos momentos que pasé junto a algunos amigos, cuando soñábamos con ser escritores.

Pincha en la imagen para leer la cabecera de una de las entradas más polémicas del blog (creo que me gané la enemistad de mucha gente XD)

Pero como ese, ha habido otros muchos momentos memorables. El Rei_Vax superando la segunda parte de Punishment (aún me río pensando en lo que tuvo que sufrir), las navidades desarrollando el Casual Zombis y probando el JRPG de Franchuzas, los “betatesteos” para Erik y Ellolo, las colaboraciones recibidas y ofrecidas… pero por encima de todo, el apoyo de muchos lectores y compañeros de comunidad que en algún momento u otro, decidieron darle una oportunidad a este mundillo que en España sigue siendo tan desconocido.

Por supuesto, han existido ciertos momentos de tensión y roces… pero han sido los menos. De hecho han sido puramente circunstanciales –y la mayoría fruto de decepciones al ver lo que algunos colgados se dedican a hacer en su tiempo libre, que al parecer, es mucho–.

Aunque parezca mentira, Excel Saga tampoco me gusta demasiado XD

Desafortunadamente, no puedo decir que en lo personal (laboral, académico y demás pesca XD) haya sido un año muy brillante para mí. Aunque estoy seguro de que las cosas cambiarán en breve y ya no tendré motivos para quejarme 😉 . Es un tópico de topicazos, pero la crisis nos ha afectado a todos.

 

El futuro de La Ciudad Olvidada

Tras un año de experiencia, espero y deseo que el blog siga adelante por mucho tiempo. Nada me gustaría más que poder seguir escribiendo en él (aunque lo más probable es que el poco tiempo libre del que dispongo cada vez sea más y más escaso).

Muchas cosas sobre las que me gustaría escribir están todavía en el tintero… como un especial sobre la saga de Megaman X (aunque después del palizón que se está pegando Daman no sé si estaré a la altura), un repaso a la saga Fallout, las dos últimas entregas de “Juegos Olvidados” (y mi ansiado capítulo final dedicado a Alundra), un análisis a Seiken Densetsu 3, un artículo sobre juegos experimentales… en fin, un montón de ideas que siempre me rondan la cabeza pero que por una cuestión u otra nunca llegan a cristalizar.

Dicho esto, espero que sigáis pasándoos por esta Ciudad perdida de la mano de dios Excel y que mis desvaríos os sirvan para comprender en su justa medida un mundo tan denostado como el del desarrollo independiente.

Un saludete afectuoso ^^

P.D. – Logro desbloqueado… poner una foto propia en el blog.
LMAO

 

8º concurso de relatos de Gamefilia – Periodo de votaciones

Septiembre ha comenzado, y con él, la segunda etapa del octavo certamen de relatos de Gamefilia. Puede que muchos estéis deseosos por saber los resultados del concurso, averiguar si vuestra creación se alza con el primer puesto… ¡pero para eso es necesario que votéis!
Recordad que sin la participación activa de la comunidad, el concurso no es más que una forma estúpida de arrejuntar letras. Si no hay gente que lea y vote los relatos siguiendo sus preferencias, esta iniciativa estaría muerta.
Así que os pido por favor… ¡votad a los relatos que más os gusten! Los participantes, y yo mismo, os lo agradeceremos profundamente.
A continuación os dejo una lista con las instrucciones/condiciones para votar. Si tienes pensado hacerlo y es la primera vez, léela con atención: NO se trata sólo de votar a tu relato preferido.
¿Quién puede votar?
Puede votar cualquier persona que esté registrada en Meristation.
¿Cómo se vota?
Es muy sencillo. Elige a tus tres relatos preferidos y asígnales 3, 2 y 1 puntos respectivamente. Recuerda que el relato que gane en esta categoría podrá organizar el certamen del mes siguiente.
Depués, elige los relatos que, según tu criterio, se corresponden con el más original y el mejor escrito.
¿Hay una fecha límite para mandar los votos?
Sí, la fecha límite es el 13 de septiembre de 2009.
El día 14 de septiembre se harán públicos los resultados de las votaciones. Tened en cuenta que sólo se publicarán los ganadores. Si eres uno de los participantes y quieres saber cuántos puntos ha recibido tu relato, házmelo saber por un correo electrónico (la dirección está en el bloque lateral) o a través de la mensajería privada de Meristation.
¿Es necesario que comente los relatos?
No, no es necesario. Pero sus autores te agradecerán cualquier crítica o comentario que puedas hacer sobre sus creaciones. Recuerda que cualquier comentario que hagas se hará público junto a tu nombre en la entrada del día 14.


Eso es todo. Sólo me queda repetiros que agradeceré enormemente que votéis, ya que cuanto mayor sea el número de opiniones, mejor será la calidad de los resultados.
Y si encima sois capaces de comentar cada uno de los relatos, contaréis con mi más profundo…em… ¿respeto? En serio, hay pocas cosas tan gratificantes como ver las consecuencias de un relato propio –leer opiniones ajenas, sean buenas o malas, siempre provoca la sensación de que nuestra creación ha tenido algún tipo de recepción-.
¡Muchas gracias por adelantado!
Un saludete.