PixelFree – Recopilación semanal de juegos independientes gratuitos, volumen II

PixelFree vuelve con las pilas cargadas en su segunda semana; cargadas con energías malrrolleras, además, pues trae una tríada de jueguecillos inquietantes bajo el brazo.

NothingElse

Algunos juegos independientes deben mucho a las formas literarias; o lo que es lo mismo, algunos diseñadores se dejan seducir por las letras y tratan de trasnmitir a su creación los ecos de un relato o una novela. NothingElse intenta ser una especie de relato corto con forma de videojuego. Similar en su concepto básico a Home, nos pone en la piel de un chaval que va a realizar un pequeño viaje por la locura. Aunque acaba siendo bastante menos de lo que parece, por culpa de llevar al mínimo la jugabilidad y el contenido argumental, tiene una ambientación estupenda. Difícilmente tocará tantas fibras como ImScared -el juego anterior del autor-, pero aun así es una experiencia interesante.

Misadventure

Gloriosa interpretación del mito videojueguil del cartucho maldito. Misadventure trata de emular la experiencia de un chaval que decide probar en su querida Atari un juego aparentemente inofensivo. Poco a poco, sin embargo, nos daremos cuenta de que algo oscuro se desliza por sus píxels. Resulta especialmente llamativo si fuiste asiduo de los graficazos atarianos. Jugablemente, eso sí, es mucho más moderno que sus referencias; se me ocurre que quizá sea apropiado situarlo entre los dificultad-extrema independientes, pero desconozco qué nivel de mala leche llega a poner en pantalla. Sea como fuere, la paulatina transformación de su entorno merece vuestra atención. Una verdadera lástima que no exista -o yo no haya encontrado- una versión standalone.

DoomRL

Este buque insignia de los roguelike no necesita presentación. Apareció por primera vez en el blog allá por el 2009, cuando no era más que un proyecto en pañales sin más entramado gráfico que la consabida arroba y un montón de colores chillones. Ahora tiene todo un equipo detrás, con un nombre tan sonado como Derek Yu, y un acabado gráfico que destila amor pixelado por todos sus poros infernales. Para los que no tengan ni idea de lo que hablo, DoomRL es un homenaje a la obra cumbre de ID con forma de roguelike -rpg por turnos exigente, aleatorio y muerte definitiva-. Ha sufrido tantos cambios desde que lo jugara por primera vez, que creía necesario volver a poner los focos sobre él. Si nunca lo has probado, es un momento tan bueno como cualquier otro.

 


Y hasta aquí el PixelFree de esta semana. Si queréis colaborar en esta sección con algún descubrimiento propio, no tenéis más que poneros en contacto conmigo a través del correo electrónico o twitter.