Nuevo espacio: La Pachangopinión

Si antes fueron los pachango-análisis (ver entradas anteriores), hoy lo que nos ocupa es la pachangopinión. Y os preguntaréis (y con razón): "¿Qué puñetas es eso?". Buena pregunta.

La pachangopinión es como una opinión normal pero al estilo de los particulares pachango-análisis, es decir, con cierta sorna e irreverencia sin autocensura, sin rigor alguno, sin contrastar, y sin… Bueno, vamos lo que podría decirse una opinión ácida toda vez que pasota, aunque puede llegar a ser más de una opnión ¿eh? Depende de las ganas que tenga en ese momento. Al que le guste este tipo de opiniones le invito a que siga leyendo, al que no ya sabe lo que tiene que hacer ¿será por blogs? Si hay ciento y la madre.

Bueno, ejem, entremos en materia. Esta madrugada y como inauguración de este nuevo espacio voy a opinar sobre el camino de mierda que está tomando la industria del videojuego en general. De ser considerada como el posible octavo arte en la época dorada de los 90, a ser poco más que la churrería de la esquina pero algo más grande. Me preguntaréis ¿Y porqué una churrería? Pues por varias razones en las que se pueden encontrar parecidos razonables:

 "Estoy a punto de terminar de desarrollar 10 o 15 juegos. Sí señor, este año me voy a forrar ¡Que ricos hoygan!"

1ª) Los juegos salen como churros. Es decir, muy rápido y en cantidad (explicación para los que no lo pillen o nunca hayan ido a una churrería a comprar en su vida).

2ª) Esta razón viene condicionada en buena parte por la primera y es que los juegos que salen suelen ser en su mayoría: Un churro. O lo que es lo mismo… ¿De verdad hace falta que lo explique? Digamos que algunos juegos no llegan ni a churro siquiera, se quedan en hez fecal y de ahí no pasan.

3ª) Tanta avalancha de "juegos tan buenos" en tan poco tiempo empachan bastante, al igual que si te comes 20 churros en menos de media hora. Lo malo es que Eno aún no ha inventado sal de frutas para los juegos. He probado a echarles bicarbonato con limón pero tampoco ha funcionado.

Bueno, bueno, vamos a ponernos algo más serios ¿Pero en qué demonios se está convirtiendo esto? No digo que los fans de Hannah Montana no tengan su videojuego, o los de aprende a criar un caballo o una chicharra, pero que estos juegos vendan más que, por ejemplo, ¿un Madworld o un The Conduit? Pero Dios mío ¿En qué momento los videojuegos dejaron de ser un tipo de arte conceptual y audiovisual para convertirse en churros? Y lo penoso, no es sólo que el mercado casual se imponga con juegos como los que he mencionado antes. Lo penoso es que juegos que antes no eran casuales al final lleven el camino de terminar siéndolo ¿Cuántos Need For Speed llevamos ya, cuantos Pros, cuantos FIFAs, y cuantos Final Fantasy? Que si Tactics, que si Dissidia, que si Crisis Core, que si Crystal Chronicles, Defenders, Bears, que si mi vida como un rey, como un señor oscuro, que si 12, que si 12 Revenant no se qué, que si 13, que si 13 versus Mr. Bison y Sagat. que si cincuenta y catorce… Que no pare la churrería venga). Y digo yo que en vez de sacar tantos juegos como churros, ¿no sería mejor sacar uno cada 3 años pero que sea realmente bueno? La respuesta de la industria es clara, NO.

La industria antes perseguía hacerse un buen nombre con buenos juegos, ahora la industria dice: "Lo que no gane hoy, tal vez no lo gane mañana". Así que la churrería se ha sistematizado de tal forma que yo por lo menos ya me siento empachado, tanto que estoy empezando a aborrecer jugar a determinados juegos ¿Quien me lo iba a decir a mí, que en mi buena época no paraba hasta pasarme el juego una o varias veces? Ahora si le dedico más de 2 horas al mismo juego puede darse con un canto en los dientes (hay honrosas excepciones como Oblivion (219 horas con el mismo personaje) y Fallout 3 (73 horas con el mismo personaje) que son dignas de mención entre tanta mediocridad de nueva generación. Hay más excepciones aparte de las dos anteriores pero la verdad es que no tengo ganas de ponerme a nombrarlas todas ahora mismo, como dice José Mota si eso… Mañaaaaaaaaaanaa).

En fin, el rumbo que está tomando la industria es más que peligroso. Casi que prefiero los churros de toda la vida que además me salen mucho más baratos (a 80 céntimos la bolsa Hacendado en el Mercadona, van unos 20 churros y en la freidora salen bastante buenos). Con 60 euros tengo churros de los de toda la vida para una buena temporada. La verdad es que hay juegos por los que no pagaría ni 20 euros, y ni 10 luego a luego. Por el bien de nosotros los jugones espero que las cosas cambien. Pero no tiene esto pinta de cambiar mucho la verdad. Bueno, ¿quien no ha querido ser astronauta de pequeño? A ver si se apiadan de nosotros y lo sacan en el próximo ‘Imagina ser’, si no lo han sacado ya.

Un saludo.