Un viejo conocido

Era una tarde de diciembre el día que decidí insertar el DVD del nuevo Animal Crossing en el interior de mi Wii.

Al abrir la caja vi un DVD de colores fríos que no me decía nada, pero confíe en Nintendo y decidí probarlo. Tras cargar el juego e introducirme en él pensé por un momento que me había confundido y había insertado el Animal Crossing de la Game Cube, pero no, revise la situación y todo estaba en orden.

Tras contemplar ese mundo lleno de vida con sus habitantes ya conocidos por cierto, pensé que que quizás cuando fuese a la ciudad todo se arreglaría, ya que ese es el fuerte del juego como su propio nombre indica, “Vamos a la ciudad”.

Tras coger el autobús que me horrorizó ya que me monte solo con aquel pato verde a solas, pensé que la gran ciudad sería un sitio con nuevas oportunidades pero no fue así…

Tras recorrerme la “inmensa ciudad” volví a mi casa de protección oficial ya que no supera los 30 metros cuadrados y me acosté sobre una cama “cuadrada” y “rígida” para comenzar un nuevo día en la ciudad de las oportunidades…

Mi ciudad:

                  Al día siguiente me paseé por mi ciudad, y pude contemplar la ciudad de Animal Crossing  para Wii, en apariencia es mas o menos la misma pero con mas resolución, pero realmente es un mundo distinto, se nota que ha llegado la crisis ya que las tiendas están el doble de caras, los vecinos ya ni te saludan y encima el fumigador de abejas no ha pasado este mes…