¿Sabías que?: La cruel verdad sobre el mundo Pokémon

Lo cierto es que si uno se pone a pensar, lo que Pokémon propone es tener encerradas a criaturas otrora salvajes y libres en minúsculos receptáculos con forma de bola, de donde salen exclusivamente para pelear como si de gallos se tratase. Claro, todo pintado de colorines y con dibujos encantadores, parece otra cosa, ¿pero y qué pasaría si un día los Pokémon se rebelasen? Pues algo como esto…

Otra verdad oculta de los juegos de Nintendo es qué ocurre con el pobre Pokémon que no elegimos al inicio de la partida. Hay quien tiene sus manías y va siempre a por el de un tipo, otros que se dejan llevar por cuánto les gusta el aspecto, y finalmente los que lo hacen a dedo, pero al final el resultado es el mismo: nosotros nos quedamos con un Pokémon, nuestro "rival" se lleva otro, y allí abandonado, sobre la mesa del profesor de turno, permanece otro pequeño animalito. O no, según demuestra este vídeo grabado con cámara oculta.