Las estrellas mi destino (¡Tigre, Tigre!) de Alfred Bester

¡Tigre! ¡Tigre! Ardiendo brillante en los bosques de la noche, ¿qué inmortal mano u ojo podrá reflejar tu terrible simetría? William Blake

Hay grupos de una sola canción, como los Buggles con Video Killed the Radio Star, o Joan Jett and the Blackhearts con I love Rock´n’Roll o Israel Kamakawiwo’ole con Somewhere Over The Rainbow.

En la literatura también pasa. Puede surgir un escritor con una obra fulgurante que deja anonadados a sus lectores y luego, prácticamente, desaparece sin más.

Este parece ser el caso de Alfred Bester, escritor americano ganador del Hugo por "El hombre demolido", si bien su obra maestra es "Las estrellas mi destino", también conocida como "¡Tigre, Tigre!"

Despues de escribir estas dos magníficas novelas en los años 50  se medio retiró de la Ciencia Ficción a la que intentó volver en los ochenta con poco éxito.

Pero dejó un magnífico legado pleno de talento e ideas que escritores tan prolíficos (y mediocres) como David Weber con su saga de Honor Harrington ya quisieran haber escrito.

La novela, basada en parte en la historia de un marinero abandonado durante la segunda guerra mundial y no rescatado por los suyos, en parte basada en el Conde de Montecristo y en parte en el mito de Prometeo, cuenta la historia de Gully Foyle, un marinero de lo más simple y perezoso al que abandonan en los restos de una nave espacial cuando una nave de su misma empresa decide no recogerle.

La transformación en un tigre sediento de venganza es el leit motive de la novela que es grandiosa de principio a fin, haciendo honor a la inspiración en Edmundo Dantés.

Es considerada un antecedente del Cyberpunk y es cierto que comparte algunos puntos en común pero es mucho más ineresante la transformación de Gully Foyle, lo que está dispuesto a hacer, a lo que está dispuesto a renunciar para consumar su venganza, así como la sociedad construida, como afecta la teleportación a la vida cotidiana de las personas, como afecta a las personas el conocer a un  hombre como Gully Foyle.

La novela en general es fantástica, desde el inicio de Gully Foyle sobreviendo en un armario en una nave destripada en el espacio, al trascendente final del que nada diré porque no sería justo para el que no hubiera leído la novela, pasando por toda la transformación de un un hombre corriente en el ser más peligroso y buscado de la galaxia.

Se la recomiendo a todo el mundo, incluso a los fans del Conde de Montecristo. No es una mala copia, blandita y descafeinada, como la serie Revenge, sino una auténtica obra maestra digna de su antecedente.

Es verdad que hay grupos de música que solo tienen una canción pero ¡hey, que canción!

Saludos fremen.