Los gafapastas,auténticos haters de los videojuegos o…

¿Porqué todo lo viejo, hecho con dos duros, feo de cojones o absolutamente injugable es infinitamente mejor que cualquier cosa hecha en este mismo siglo?

Ciertos foros, ciertas webs y ciertas revistas, aunque yo diría que el paradigma son John Tones y Mondopixel, han creado una tendencia de crítica que se ve mucho últimamente. Se basa en la clásica pose despreciativa hacia todo lo que es popular y mayoritariamente gusta a la gente y una pose pretenciosa destacando las auténticas obras maestras del género, aquellas que existían en la prehistoria cuando los videojuegos no estaban muertos y los pocos juegos indie que merecen realmente la pena. Es decir, pose, ya superada en otros sectores, de ir contracorriente por llamar la atención.

Para esto es necesario la suspensión de la realidad mediante técnicas como la negación de los sentidos.

Así, parece que tiene unos gráficos preciosos, un diseño orginal, una historia absorvente, una gran banda sonora y tiene decenas de modos de juegos. Todo eso parece que es bueno ¿no? Pues resulta que no, porque la falta Alma. ¿Y qué es el alma? Algo inefable y si no eres capaz de darte cuenta, creerás que es un gran juego, creerás que te diviertes pero, en el fondo, sabrás que no tiene alma y no lo habrás disfrutarás "de verdad".

También es muy importante el efecto mesiánico. Miras la foto del juego, gráficos que son un cuadradito  con patas, sobre fondo negro con estalagmitas transparentes. El objetivo, pasar pantallas. Y a ti, o ignorante, te parecerá que  tiene muy malos gráficos y que la historia es quizá un poco pobre, pero no, hay que creer que es una auténtica obra maestra, pues así te lo está diciendo. Fé. Fundamental

Un par de ejemplos simpáticos. Es decir, universalmente la gente opina que Batman Arkham Asylum o Arkham City son los mejores juegos de Batman y posiblemente los mejores de superheroes que se hayan hecho nunca. Pues no, mucha fachada pero les falla el alma.


Puede parecer que es muy bueno, pero seguro que nos engañan los sentidos.

Hacen un juego como Splatterhouse y como jugó al original, la caspa es maravillosa, el que la historia sea cutre la da encanto, el que los gráficos sean feotes le sigue dando encanto y el que la máscara te convierta en un superburro que reparte sin ton ni son es una maravilloso homenaje a los juegos de los 90. No importa que parezca de PS2 ni que se maneje mal y de forma torpe ni que la historia ya fuera floja y tópica en el original, no que se base en otro juego que ya existe, es decir, nada de originalidad. Pero tiene alma…

En realidad, es estupendo para quien quiere jugar un juego de PS2 al precio de PS3

Creo que ya queda claro que la verdad y la objetividad no son muy necesarios para valorar un juego sino más bien lo popular que sea para denostarlo o lo feo y raro que sea para encumbrarlo.

Eso sí, no se van a molestar por un par de detalles como la verdad, si para justificar porqué no te gusta tienes que mentir, pues mientes.

El FIFA, por ejemplo. El otro día uno de los comentaristas de Mondopixel decidió que no le gustaba el juego porque los controles eran complicados ya que variaban ligeramente de un año a otro mientras que en el Jet Set Radio poría jugar con dos botones. Encima, las habilidades de los futbolistas variaban según su forma en el mundo real y, lo peor de todo, lo que hacía que el juego fuera realmente tedioso es que han osado introducir el modo MatchDay, que es el modo que emula los partidos del día. Todo eso le hastiaba y por tanto el juego no valía. No importa que no sean más que opciones, que sí se pueda controlar con dos botones si así lo configuras, que se pueda deshabilitar las variaciones de los futbolistas y que puedas no jugar el match day si no quieres. De hecho yo no lo juego, me gustan más otros modos como el Ultimate Team. No, lo descalificó directamente porque le salió de "ahí" aduciendo para justificarse argumentos falsos. Lo mejor es que en la web pone que hablan "de videojuegos de forma seria y rigurosa".

Casi siempre que leo análisis así de peregrinos termino con la impresión de que no es más que una pose, un enorme alarde de hipocresía en el que se critica por defecto lo popular porque ya hay gente que dice que les gusta y poner a caldo algo es mucho más llamativo que alabar algo, salvo cuando ese algo es tan difícil de defender que son guays por haberlo descubierto. Como si, para que a los videojuegos los tomen en serio es necesario que alguien marque la tendencia que los hará trascender su estatus y convertirlos en arte.

La táctica es la siguiente. Tú ves el juego y tiene unos gráficos espantosos, respuesta son retro y tú eres una puta de los gráficos. No tiene sonido o suena como el ZX Spectrum, es retro y sigues siendo una puta de los gráficos. No tiene historia, simplemente tienes que pasar por cientos de pantallas en las que morirás en todas y cada una de ellas miles de veces y, además, no tiene final.  La historia es una rémora para las mecánicas jugables y es cierto que morirás millones de veces pero eso es adictivo y no frustrante porque, esto…, porque…, ah sí! porque tú  no tienes ni idea pues eres una puta de los gráficos. Fin de la argumentación.

¿Porqué tanto odio?

Sí, hay juegos sensacionales con un escaso presupuesto como Limbo o Trine y juegos magistrales con un gran presupuesto y encima mucho éxito como Skyrim, el mismo Fifa o Batman. ¿Si te gustan los dos tipos te echan de algún club? 

No lo duden amigos, actitud chulesca y negación de todo lo que te pueda gustar porque solo deberías jugar a vvvvvv, pose de gafapastas.


Hasta Jet Set Willy tenía mejores gráficos… y la mecánica jugable también.

Los gafapastas siempre han exisitido y aunque el mayor caldo de cultiivo era el cine, parece que los hemos importado al mundo de los videojuegos. Al mundo en el que estás para jugar y divertirte.  ¿Me van a venir a decir ellos qué me tiene que gustar y de qué me tengo que avergonzar porque juegue a ello? Anda y que les den.

Saludos fremen.