Battlefield 1

Terminada la campaña del juego, hasta el momento es la campaña que más he disfrutado este año.Sé que los gráficos no son importantes, que las mecánicas son fundamentales, que lo que importa es la diversión. Todo ello es cierto, pero no hay nada que impida que las mecánicas sean muy buenas, el juego muy divertido y tenga los mejores gráficos de toda la generación dando un salto respecto a todo lo visto anteriormente.

No sé si pasará lo mismo en consola pero, para mí, el nuevo referente a nivel gráfico en PC es Battlefield 1 y con mucha distancia.

De todas formas ¿De qué servirían unos gráficos apabullantes si la historia es pobre? De nada, se olvidaría tan pronto salga un nuevo juego que lo supere. A ver quién es el que se acuerda ahora de The Order de PS4, por ejemplo.

Afortunadamente no es el caso. Los apabullantes gráficos de Battlefield 1 hacen una brutal labor de ambientación porque, además, no son solo preciosos y con un enfermizo sentido del detalle, sino que todo se transforma en tiempo real conforme avanza la batalla.

Por otro lado, el sonido posicional es igualmente apabullante. Como no suelo jugar online, no tenía headset, pero necesitaba uno y compré el G340 de Logitech con sonido 7.1. Ayer estuve jugando con él y era impresionante como se oía perfectamente como un camión avanzaba desde detrás hacia delante de mi dando una curva. Con el sistema de altavoces también se nota pero es 5.1 y me impresionó aún más con los cascos.

Así que la inmersión es brutal. Como se puede ver en el vídeo, el pueblo desde el que se ataca al tren blindado es bombardeado por las fuerzas otomanas y la casa que tienes delante de repente puede convertirse en escombros.

En lugar de contar con una larga campaña cinematográfica cuenta con cinco estupendos cortometrajes que, sin embargo, permiten mucha iniciativa por parte del jugador, el cuál podrá realizar las misiones como entienda mejor, muriendo unas cuantas veces en el proceso, por cierto, aunque la dificultad no es extraordinariamente alta y esto me lleva a hablar de la inteligencia artificial.

La inteligencia artificial no es mala. No pasarían el test de Touring pero te persiguen, se coordinan, se cubren, huyen, te flanquean y no pican dos veces en la misma trampa. Dicho esto, uno de los datos más ignorados de la primera guerra mundial es que los  alemanes y sus aliados otomanos mandaron al frente a discapacitados auditivos y me los he encontrado todos en el juego. Puedes aproximarte desde lejos por la espalda sin que se enteren de nada hasta que están muertos porque, no solo no oyen sino que cuando se dan cuenta tardan mucho en reaccionar. Dicho esto, no son los soldados más sordos que me he encontrado en un juego, los hay peores, estos al menos se mosquean y cuando te acercas se empiezan a girar y a hacer un gesto pero da tiempo de sobra para liquidarlo.

Una de las cosas buenas de la campaña es lo enormemente variada que es. La han llamado "Historias de guerra" y como decía se desarrolla en un breve prólogo, cinco historias y un epílogo no jugable.

De la primera historia, Barro y Sangre, nada más diré, pues hablé de ella y de sus cuatro capítulos en las Primeras impresiones de Battlefield 1.

 

 

La segunda historia se llama "Amigos de altos vuelos" y son cuatro capítulos en los que encarnas a un granuja que se hace pasar por el hijo del Conde de Rackham para poder volar en un Bristol F2.A contra los alemanes. Es posible que sea la historia que más me ha gustado pues es muy completa. Comienzas con un pequeño tutorial para a continuación empezar el verdadero juego y atacar unas instalaciones alemanas, los cazas que atacan a nuestros bombarderos y acabar derribado teniendo que conseguir atravesar las líneas enemigas para terminar luchando sobre el cielo de Londres defendiendo la ciudad de un ataque de bombarderos, cazas y dirigibles, terminando la historia en una espectacular lucha en el mismo dirigible.

 

 

 

 

Cuando aún tienes la boca abierta pasamos a echar una mano a los Arditi en "Avanti Savoia", una búsqueda entre las trincheras del hermano del protagonista que, acorazado y con una ametralladora pesada, tendrá que tomar una fortificación y encontrar a su hermano en las trincheras. Es de los más difícil porque parece que es una lucha de frente pero la potencia de fuego es descomunal y hay que buscar cómo avanzar. Se puede ir avanzando palmo a palmo o buscar túneles e intentar colarse por allí para tomar la fortificación. Siempre es la iniciativa del jugador que decide cómo llevar a cabo la misión. Son solo dos capítulos pero muy intensos.

 

 

 

 

En la cuarta historia, "El mensajero" encarnamos a un durísimo sargento australiano al que le encargan el adiestramiento de un recluta también australiano mientras están desplegados en Gallipoli, Turquía. Como el nombre indica, haremos de mensajero entre el frente y el cuartel de campo terminando teniendo que tomar y defender un fuerte hasta arriba de enemigos. Tiene momentos auténticamente épicos y sin necesidad de scriptar nada como terminar en el patio de armas del fuerte sin munición y armado únicamente con una pala y una granada contra varios soldados entre ellos uno acorazado con un lanzallamas y conseguir eliminarlos a todos.

 

 

 

 

La última de las historias, "Nada está escrito", sucede en el desierto de Arabia en la lucha de Lawrence de Arabia y los beduinos contra el ejército otomano. El ejército otomano es mucho más poderoso y bien armado por lo que son más bien ataques de guerrillas. Además, tienen un tren blindado lleno de morteros y cañones que está acabando con toda la resistencia árabe. Los tres capítulos de las misiones consisten en una primera misión para conseguir el libro de códigos con el que poder mandar un mensaje al tren y que este vaya hacia una trampa. La segunda de las misiones es introducirse en tres asentamientos turcos, eliminar al comandante de cada asentamiento y robarle la cápsula para enviar una paloma al tren con el mensaje que nosotros queremos. Los tres asentamientos decidí tomarlos de formas distintas. Uno de ellos lo hice en absoluto sigilo, eliminando a todos los guardias y desactivando las alarmas hasta que solo quedó el comandante. En otro me infiltré sin matar a nadie hasta la casa del comandante al que eliminé y salí de allí sin que supieran qué había pasado y en el tercero que estaba muy protegido con tanques y artillería además de soldados acorazados con ametralladoras y otros con lanzallamas me cansé de ser sutil y eliminé a un vigía y a un artillero, tomé uno de los cañones del enemigo y empecé a bombarderar el asentamiento. Cuando me mandaron dos tanques, paroveché que tenía al lado al caballo y con él, moviéndome entre las rocas para que no me alcanzaran con los disparos, salí detrás y les lancé dos granadas antitanque. Cuando se destruyeron, volví al cañón y me cargué a casi todos. Entonces ya pude ir por el comandante. Lo que lo dejaba todo listo para el ataque al tren que es muy emocionante y espectacular.

 

Realmente me ha parecido un juegazo. Me ha gustado mucho la variedad de vehículos como aviones, tanques o caballos, la variedad de armas y que estas no sean tan precisas como en juegos ambientados en la actualidad. Por ejemplo, los rifles de francotirador en muchas ocasiones necesitaban más de un disparo porque este salía un poco desviado. Pero lo que más me ha gustado es que se destruye todo. Es decir, me están bombardeando con morteros y las casas de alrededor se destruyen. Un tanque va contra un árbol y el árbol deja de existir. Cae un cañonazo en el suelo y queda una hondonada donde ha estallado.

 

 

 

 

 

La duración es corta pero, como me lo he tomado con calma y lo he disfrutado, se me ha ido a 14 horas aunque parece que mucha gente lo termina en la mitad de tiempo. Cada una de las cinco historias está muy bien y son muy variadas tanto en mecánicas como en ubicación, le coges cariño a los personajes aunque no demasiado porque no da tiempo para ello. Es una lástima que en el vergonzosamente caro pase de temporada de Battlfield te cobren 50 € por 16 mapas, y más cosas multijugador y no amplíen la espectacular campaña con nuevas historias en otros frentes.

En definitiva, un grandísimo juego que tiene en la inmersión una de sus grandes virtudes y en cortar historias cortas pero muy variadas, intensas y divertidas de jugar. El mejor shooter que he jugado este año.

Saludos fremen.