Jill Valentine, The True Story. Capítulo IV: ¿Traición?. Por fabrimuch.

¡Saludos!

Como cada semana, hoy posteamos un capítulo más de la apasionante historia que fabrimuch nos brinda y sirve en esas pequeñas dosis que tanto nos gustan. Soberbias y rápidas de leer, su autor hace que esperemos impacientes para presenciar cómo desembocará esta tremenda historia… El final promete ser impresionante. 

Jill deberá tomar una dificil decisión que echa por tierra todo por lo que había luchado. Chris, Spencer y un misterioso personaje tratarán de convencerla para colabore ante el peligro representado por Wesker


Capítulo IV

¿Traición?

    Jill despertó en una pequeña habitación. Junto a ella se encontraban Chris, Spencer, y un hombre de edad similar a la del segundo, pero rubio platinado. Intentó levantarse para terminar lo que había empezado horas atrás, pero no pudo moverse, estaba atada a una mesa, sin duda algo improvisado. Así se encontraba ella, inmovilizada e indefensa entre traidores y villanos. Por fin, Spencer le habló:

-Bueno días señorita, espero que esté cómoda.

-¿Qué han hecho? –les preguntó Jill, llena de odio-.

-En cuanto nuestra agente la dejó inconsciente nosotros la entramos y la atamos a ésta mesa, despertamos as su ex compañero Chris y luego usted despertó –le explicó calmadamente el hombre rubio-.

-¿Quién es la mujer de rojo? –preguntó Jill-.

-¿Ada Wong? –preguntó el hombre rubio-. Es una de nuestras mejores agentes, aunque tuvo que partir hace algunas horas. Dice que lamenta no poder estar en éste momento aquí.

-¿Quién demonios eres? –preguntó Jill, estaba cansada de hablar con ese sujeto y ni siquiera saber quién era-.

-Yo soy el fundador y líder de la B.S.A.A. –le respondió el hombre rubio-. Lamento que tengamos que conocernos de ésta forma, esperaba más bien una charla tranquila y calma, una entrevista de trabajo normal, como la de tu amigo Chris.

-Chris… –dijo Jill- ¿cómo pudiste traicionarnos?

-Jill, yo no…

-Déjame a mí, Chris –lo interrumpió Spencer-. Verás, cuando hablábamos allí afuera intentaba explicarte que hay cosas peores que Umbrella…

-Exacto –siguió el líder de la B.S.A.A.-, Chris, a diferencia de ti, ya sabía del regreso de Wesker. Verás, Wesker no sólo es una persona peligrosa, tiene muestras de todos los virus existentes creados por Umbrella…

-Al igual que él –dijo señalando con la cabeza a Spencer-.

–continuó Spencer-, pero con una diferencia. Yo soy sólo soy un hombre, pero él… bueno… es más que eso.

-Poderes sobrehumanos, Jill –dijo Chris-. Él especial, tiene poderes Jill, puede moverse tan rápido que podría esquivar balas sin ninguna complicación, tiene tanta fuerza que podría destruir esa pared con una sola mano –dijo señalando una pared de acero reforzado-. Lo sé, yo mismo lo he visto.

Tu palabra perdió su valor hace tiempo, Chris –le dijo Jill-.

-En realidad no, él sólo está aquí hace tres meses –la contradijo el hombre rubio-.

-No nos vayamos de tema –dijo Spencer-. Jill, en éste momento sólo hay una persona que pudo infringirle daño a Wesker en todo éste tiempo, tu amigo Chris le quemó la cara, pero ahora está en perfecto estado.

-¿Y eso qué? –lo desafió Jill-.

-No entiendes –continuó el hombre de rubio-, Wesker es poco menos que imparable. Nosotros nos hemos reunido con un solo propósito, acabar con Wesker.

Chris y yo acabamos con Umbrella solos, creo que somos capaces de detenerlo sin su ayuda –dijo Jill-.

No, Jill –dijo Chris-. Umbrella no cayó por nosotros, Wesker estaba allí, él acabó con Sergei Vladimir, y robó los datos de la reina roja. Sin él, Umbrella todavía sería una potencia imparable.

-¿Pero por qué necesitan a Spencer? –dijo Jill

-Porque Wesker ha estado bajo mi mando por mucho tiempo –le respondió Spencer-, y sé cómo detenerlo.

-¿Qué dices Jill? –preguntó el hombre rubio- ¿Estás con nosotros o contra nosotros? ¿Evitarás la llegada de Wesker, o al contrario, intentarás matar a Spencer a pesar de que sin Umbrella sea totalmente inofensivo?

-Él mató a miles de personas

-Wesker podría triplicar esa cifra sin siquiera esforzarse –le dijo Chris-. Jill sé razonable, por favor.

-Yo…

-¿Está con nosotros señorita Valentine o no? –preguntó el hombre rubio-.

-Yo… –dudó Jill-. Yo los ayudaré. Hay que evitar que vuelva Wesker.

-Ha hecho usted lo correcto –le dijo el hombre rubio-, señorita Valentine

Pero algo la inquietaba todavía, iba a evitar que Wesker hiciera de las suyas, sí, pero, ¿y luego? ¿Qué le decía que Spencer no volvería al poder? ¿Había hecho realmente lo correcto? ¿Cómo haría ver a Chris lo que la inquietaba? Sólo el tiempo lo diría, hasta entonces, debía seguir a Chris, y confiar ciegamente en sus instintos…

 


Fin del cuarto capítulo…

Para variar, fabrimuch nos deja con la miel en los labios. Jill ha cedido y colaborará con la B.S.A.A… ¿Qué ocurrirá en el próximo capítulo? Cada vez es más difícil confiar en alguien…

Jill Valentine, The True Story cuenta con su propio bloque latera, dónde su Índice es acualizado cada semana.

Gracias a fabrimuch, una vez más.

¿Quieres saber más? ¡Hasta la próxima semana!

Baalard, Relatos de Suburbia .