Los Video Juegos y Yo! Pasado… Presente y Futuro! Parte 1

Pues esta será mi primera entrada… (como puede ver no soy muy constante que digamos pues a pasado ya mas de un mes desde mi ultima entrada… XD) y que mejor tema que hablar sobre el hilo conector que no une a todos aquí!!! (aunque cada quien con sus razones y objetivos…)

Según Wikipedia un Video Juego  es un programa informático, creado para el entretenimiento, basado en la interacción entre una o varias personas y un aparato electrónico (ya sea un ordenador, un sistema arcade, una videoconsola, o un dispositivo handheld), el cual ejecuta dicho videojuego. En muchos casos, estos recrean entornos y situaciones virtuales en los cuales el jugador puede controlar a uno o varios personajes (o cualquier otro elemento de dicho entorno), para conseguir uno o varios objetivos por medio de unas reglas determinadas.

Para aquellos que no entiende lo que nosotros vemos en ellos, un Video Juego no es más que un desperdicio de dinero y tiempo que atrofia nuestra mente en cada partida… (así creo que piensan esa gentuza hipócritas que nos critica pero que de vez en cuentas los vez matando sus ratos muertos jugando a Tetris en su celulares…)

Pero para mi la mejor definición que mejor le eh podido encontrar en todos esto años que eh convivido gustosamente con ellos es que para mi los Video Juegos cada uno de ellos son sueños… sueños que no introducen en miles de mundos alternos… sueños que no hacen experimentar sensaciones que en nuestra vida real tal vez nunca experimentemos… son sueños de alguien para otros… obviamente también existen pesadillas (esas que nunca quisiste tener XD) por eso creo que cada juego debe ser apreciado por lo que es… unos pocos podrán ser obras maestras otros en el peor de los caso insufribles bazofias… pero  siguen habiendo algo mágicos en cada unos de ellos…

Pero dejando de lado este lado polémico pasemos a lo que me interesa relatar “Los Video Juegos y Yo! Pasado… Presente y Futuro…”

Mi “primera experiencia” fue más o menos cuando tenia de 8 a 9 años en unos de mis rutinarios viajes domingales (me encanta inventar palabras) a la casa de mis abuelos y en usos de eso aburridos viajes mis primos me enseñaron su nueva adquisición una NINTENDO y mi mundo cambio para siempre…

  

Mi ansias de un nuevo mundo por descubrir me hacia esperar toda la semanas ese domingo tan especial en el que se había convertido… allá vi a Mario saltando sobre un “pato” (así le llamábamos a la tortugas…) infinitamente para conseguir vidas… a el carro mas avanzado tecnológicamente hablando en Pro Am (disparaba bombas y misiles), a los hermanos Dragón derrotando al mundo completo pero muriendo al intentar saltar cualquier charca (presionar el botón A y B al mismo tiempo era un incordio) y para terminar logre probar el juego mas confuso de toda mi inocencia videojuegil el cual me encantaba pero no lograba pasar mas de 30 minutos con vida divagando por sus parajes sin saber que hacer… su nombre era Final Fantasy!!!

 

 

El tiempo pasaba y entre mis ruegos y el del mi hermano logramos que nuestra madre que vive en Europa no comprara nuestra primera consola pero cual fue nuestras sorpresa que en ves de tráenos lo que nosotros le pedidos nos compro una Super NINTENDO siendo los primeros en el pueblo que yo sepa en tener una (no si no lo saben vivos en Republica Dominicana en la provincia numero 28 llamada Santiago Rodríguez… ah pasado mas de 15 años desde lo que relato y aquí todavía no hay una tienda especializada en estos menesteres!! Ni siquiera una Club!!!) lo para mucho podría ser una bendición para nosotros NO!!! Ya que tuvimos que pasar un año completo jugando el mismo juego… el incombustible Super Mario World el cual con mis capacidades jugables duramos como 8 meses para terminarla… aunque mas por lo poco que jugábamos que por otra cosa… en esos tiempo los videojuegos en mi provincia eran las nuevas brujas a cazar… que si esos aparatejos jodian la televisión, que embobaba a los muchachos, incluso que hasta lo ponían locos…  asi que solo podíamos jugar los domingos de cada semana y solamente en la pequeña TV de 14 pulgada a blanco y negro…

La salvación parecía llegar al siguiente viaje de regreso de mi madre la cual nos traía 10 nuevos juegos para nuestro deleite… pero primero recalcare que mi madre compro la consola en la capital de mi país…(algunos ya sabrán lo que viene T.T) lo primero que note cuando abrí sus caja a todo desespero es que los cartuchos eran blancos en ves de mi Mario que era gris… eran mas pequeños y que su manuales estaba en perfecto español (y no en geográficos ingleses que no entendía…)  al internar meterlo en la consola note que no entraba ni con toda las fuerzas de mi hermano y yo al mismo tiempo… gracias a mi primo mayor le hicimos dos hoyos laterales a los cartuchos y logramos que encajaran pero de ninguna manera los juegos funcionaron… (Faltarían una dedada para yo saber lo que son el sistema de codificación NTSC y el PAL).

Bueno fue un año mas de Mario sin fin hasta que mi primo traería en unos de su viajes a Santiago (cuidad fronteriza y mas moderna…)  a mis manos el juego que cambio mis percepción del mundo…  primera mente tengo que  reconocer que fui un niño diferente a los de mi ambiente… alguien que le encantaba leer y escribir mentalmente historia de fantasía al que los deportes físicos nunca le llamaron la atención… prácticamente gustaba mas estar conmigo mismo que con los demás… eso hizo que mi círculos de amigos fuera escaso (sin contar los compañeros por obligación de la escuela…) en esa oscura época fue que toque el que se convertiría para mi en el mejor juego que existió y existirá el grandioso Final Fantasy III (en realidad es el VI… cosas de americanos..) pero ese juego se merece una entrada particular por lo que no hablare mas de el… 

 

 

Gracias a los viajes de mi primo y el dinero que pudiéramos ahorrar mi hermano y  yo las colección de grandes piezas jugables fue in creciendo a ritmo fulminante… Domingos completos para saber quien es más fuerte entre el blanquito y el rojo… (sobrenombres para Ryu y Ken en el Street FighterII) Recorridos ilimitados contra pandillas de maleante por salvar a nuestra novia en el Final Fight… Megaman y sus dos secuelas mas lograron además de divertirme crearme una confusión  que tardaría años en superar (próxima entrada)… Secret of Mana me enseño que un juego RPG puede ser aun más divertido cuando juegas acompañado…

 

 

Pero claro no todo podía ser bueno… mis tiernos ojos también tragaron mucha basura en esos tiempo lógicamente en esa época cualquier juego para mi era una maravilla y jugaba y jugaba hasta terminarlos… Cuantas tardes perdidas cargando energía para vencer a las bestias gigantes del mediocre Utraman… terroríficos saltos milimétricos para intentar llegar a salvo en el singular Lester (el chico que le tiene miedo hasta las tortugas) y como no recodar al absurdo Mario Timer Machine si era el mejor plataforma??? De todos los peores tiempos…

 

Desafortunadamente mi Super Nes murió el día que se le daño la fuente y le pedí a un amigo mió que le creara una fuente casera pues la clavija original era imposible de conseguir… pues tuvimos que destapar la consola y enchufarle dos cable para la entrada de corriente y listo… pues después mientras llevaba dos horas jugando el nefasto 7th Saga (juego que me hizo odiar la compañía Enix pero que luego con los años me rendí a sus pies con el Valkyrie Profile) mi consola  prácticamente hecho humo con el sobrecalentamiento de los voltajes…

Hasta aquí la primera parte… para la segunda contare sobre mi primera portátil (Game Boy) y mi 2da consola PlayStation (y el por que nunca jugué al Final Fantasy 7)

          

Buenos espero que le haya entretenido por los menos… si no para la próxima lo intentare mejor XD Bye… Cuídense!!!          

Y para terminar el chiste del día… (bueno por lo menos si te no te gusto la entrada por lo menos intentare sacarte una sonrisa…)

Dos obreros de la construcción conversan durante el almuerzo:
¿Sabes quién es Miguel de Cervantes?
Pues no…
¡Qué tonto eres! Deberías ir a la nocturna.
Al día siguiente, el primero vuelve a preguntar:
¿Sabes quién es Albert Einstein?
Pues no…
¡Qué tonto eres! Deberías ir a la nocturna.
Otra vez, siguiente día, el mismo obrero pregunta:
¿Sabes quién es Karl Marx?
Pues no…
¡Qué tonto eres! Deberías ir a la nocturna.
Entonces el otro, ya harto, le dice:
Y tú, ¿sabes quién es Pedro Toro?
Pues no…
¡Qué tonto eres! Es el tipo que se acuesta con tu mujer, mientras vas a la nocturna.