Requiem macabro

Era un claro dia en la casa. El sol brillaba con la típica intensidad veraniega. Era un hermoso día.

Manuel estaba sentado frente a su piano, cómo siempre. Estaba componiendo otra de sus melodías, que obviamente, su padre interpretaria diciendo que era suya. Ese era su trabajo, componer para que otros tuvieran la fama. él era brillante. Pero jamás veía la luz del día. Se lo tenian prohibido mientras no sacara una nueva canción.

Él le guardaba mucho odio a su padre, que además de usar sus creaciones, se las vendía a otros. Su padre lo había obvligado a llevar este estilo de vida, en las sombras, sin recibir niun solo gesto de gratitud ni reconocimiento.

Y eso lo enfermaba.

La noche llegó y Manuel seguía frente a su piano. Se alejó de él por unos segundos para descansar y escuchó extraños sonidos. Se volteó y vio al piano que se tocaba sólo. Se asustó mucho y se acerco a este, que se detuvo al instante. Se volteó nuevamente para llegar hacia una silla, y vió un vaso con agua sobre ella. Lo tomo con sus manos, y cómo estaba cansado, se lo bebió todo. Se sentó en la silla y miro hacia todos lados. Se quedo dormido.

Se despertó por un fuerte golpe. Fue a la puerta y era su padre, que lo miraba con un aire de desprecio. "¿Tienes la nueva canción?" le preguntó. Manuel negó con la cabeza."Chiquillo maldito, ¡Necesito esa canción ahora!" dijo su padre, y de seguido lo golpeó. Él rodó por el suelo y cayó al lado de su piano. "Ahora te daré una paliza, mocoso!" Le grito su padre y empezó a patearlo en el suelo. Manuel se arrastro hasta la silla y se levantó dificultuosamente. Vió el vaso vació y se lo arrojo a su padre en la cabeza. Un chorro de sangre empezó a brotar de la frente de este, "Cómo te atreves!" dijo el padre y golpeo al hijo, y fué a cerrar la puerta.

A manuel le esperaba la paliza de su vida.

Mientras estaba nuevamente en el suelo, Manuel sintió algo. Tuvo una vision. Se imaginó de rodillas con las manos ensangrentadas, y el piano sonaba solo. Luego al levantarse veía a un joven sentado frente al piano, muy pálido, que tocaba, pero sus dedos estaban desgastados y se deshacian al presionar una tecla, dejando sangre por todo el piano. Luego aparecía un hombre bien vestido que lo golpeaba con una silla en la nuca, haciendo que la cabeza se le incrustara en el piano. Luego el hombre lo miró a él y recobro la conciencia.

El padre continuaba golpeandolo y el hijo empezaba a escupir sangre. El padre retrocedió horrorizado y fue hacia la puerta, pero esta estaba cerrada. Manuel se levantó y cada vez escupía más sangre. Fue hacia la silla y la rompió en el suelo. Una de las patas de la silla tenía un clavo en la punta, y la recogio. Intentó golpear al padre, pero este lo detuvo y lo arrojó al suelo. "Tu estas loco? estas malherido! y sigues intentando pelear". Manuel se levantó nuevamente, pero con los ojos inyectados de sangre. La hemorragia interna cada vez era peor, pero se mantenia en pie. Esta vez saltó como una bestia sobre su padre. El padre miró al hijo y detrás de él vio a un niño pálido con los dedos ensangrentados y la nuca y parte de la cabeza destrozada que tocaba una extraña melodía. Dió un grito de terror que se calló rapidamente. Manuel le habia mordido el cuello y le empezó a sacar trozos de él con la boca. Luego tomó el cuerpo de su padre y lo arrojo sobre el piano, quedando en la misma posicion del niño de la visión. Cayó arrodillado y empezó a llorar.

Desde ese día Manuel está en un manicomnio, ya que asegura que el niño del piano lo acosa día a día, hasta que no pudo más y se mordió las muñecas hasta hacerlas sangrar, y con su sangre escribió la partitura de la melodía que acompaño la noche del asesinato. Murió desangrado al terminarla, pero dejo escrito al lado de la partitura: "Requiem macabro".

Mi primer relato 🙂 Espero que les haya gustado, al o a la que se dio el tiempo de leerlo gracias 😀

Salu2