Hoy cumplo 28 años

30 de diciembre de 1982, nace quien veintiocho años después está escribiendo estas líneas.

Hace poco más de cinco horas que soy un año mayor, queridos lectores, creo que publicar la correspondiente entrada anual a estas horas se está convirtiendo en una tradición. Ha pasado ya el tiempo y he sumado un año más, ya van 28 en total.

Éste no ha sido un buen año, pero ya casi termina y en escasos dos días estaré celebrando el 2011 junto a mi familia. Éste es el tercer cumpleaños que celebro con ustedes, estimados lectores, un hecho que me ha llevado a reflexionar y notar que este proyecto, mi blog personal, ha crecido poco a poco desde que lo creé y publiqué la primera entrada.

Como leí en esta entrada de Lord_Areg, los blogueros y demás personas que he conocido a lo largo del tiempo por aquí forman parte de una "familia" que jamás he visto ni oído, pero que resulta muy reconfortante cada vez que leo sus comentarios y anécdotas.

Es una mañana bastante fría, más de lo que recuerdo que es habitual por estas fechas, pero no es obstáculo para que éste sea un buen día, ya que tengo planes de salir de paseo con mi hermano y un primo para que nos divirtamos y sea un día agradable.

Apenas ayer publiqué esta entrada sobre algunos de mis deseos y propósitos en 2011; no es habitual que publique dos entradas en dos días consecutivos, pero como mencioné al principio ésta entrada es ya una "tradición" del blog.

Pude haber escrito estas líneas desde el comienzo del día (hora de México), pero me entretuve leyendo diversos posts del Off Topic de ZonaForo. Ayer dormí por la tarde -tuve un gran cansacio porque no he dormido bien desde hace varios días- y tuve un sueño muy profundo afortunadamente.

Les relataré que soñé con una peculiar ciudad que he visto en mis incursiones oníricas muchas veces, es una ciudad colonial muy pintorezca de calles estrechas y empedradas. Recuerdo que estaba en medio del camino para llegar a esa ciudad, en un paraje desértico, y que un amigo llegó casualmente en su coche ofreciéndome llevarme a mi destino.

Cuando estuvimos en la ciudad, tuve un recuerdo de que le había prestado algo a un amigo y que debía hallar su casa. Tomé una ruta que estaba peculiarmente marcada por pequeños círculos rojos en las paredes con una inscripción que no recuerdo y al fin encontré a mi amigo, cuya casa tenía una amplia entrada con una puerta de cristal.

Él salió y estaba acompañado por otros dos amigos, pero en ese instante desperté. Jamás sabré si mi amigo me devolvió lo que le había prestado o no.

Suelo soñar algunos lugares de forma muy frecuente y en mis sueños son consiente de ello, como un amplio baño de paredes blancas con diversas fisuras. Mi hermano suele decirme que ése debe ser el baño del bar de Morfeo.

Hasta aquí termina esta breve entrada, queridos lectores, que se ha desviado un poco con mis andanzas nocturnas en los terrenos de lo onírico. Que tengan felices fiestas en compañía de sus seres queridos y el 2011 les traiga mucha prosperidad, por adelantado les deseo ¡feliz año nuevo!

 

 

===
Esta entrada está archivada en La Biblioteca de Zion, en Varios.
La actividad más relevante del blog está registrada en La Bitácora.
===

Nota importante: No publicaré comentarios en mis propias entradas, la razón aquí.

Saludos,
Desmodius.