¿Controles demasiado complejos?

Estos días como ya os habréis estado figurando (por losúltimos posts) he estado jugando bastante a Resident Evil 5, una saga bastantearraigada a mi familia, no por el hecho que yo sea un gran fan (conozco la sagay me gusta, pero para que negarlo, no soy RikkuInTheMiddle) sino porque mipadre fue un fanático de las tres primeras entregas de la saga, aunque creo queesto ya lo comenté en un post anterior. Mientras que yo he catado bastante eljuego él lo ha ido mirando a ratos que se pasaba por la habitación y se quedabaun tanto ensimismado. Mientras yo le invitaba a jugar a que probada el juego élse negaba a hacerlo. Por la razón de que le costaba un mundo poder jugar aljuego. 

Sí, Jacinta. Que decía el cachorno de mi yerno que eso de la Nintendo era facil de jugar y lo hace cualquiera, baldá me tiene el dichoso trasto… 

Realmente entre un mando de PSX y uno de 360 no haydemasiadas diferencias en cuanto a botones (aunque hay un mundo en cuantoforma) y el control del juego es en ciertos aspectos similar a las primerasentregas que vieron nuestro mercado, pero para él más que acostumbrarse a laergonomia del mando (a mi se me hace más cómodo el mando de 360 que el de PS3)lo que le cuesta horrores acostumbrarse es al joystick analógico, que sí bienlleva ya años integrado en nuestros mandos no es hasta hace bien poco que senos ofrece como poco más que obligatorio para manejar algunos juegos. No nosengañemos, el joystick analógico resulta mucho más cómodo e intuitivo que lacruceta de antaño y es por eso mismo que se ha visto relegada esta última a serutilizada para pequeñas funciones o a modo de pequeño submenu o atajo parasegún que juegos pero fijándonos en algunos juegos resulta bastante complejojugar sí uno es un jugador casual que se plantea pasarse un rato frente a laconsola.

Sí todo el tiempo que dedicó tu primo Benjamin a aprender a controlar el puñetero juego de los mechas lo hubiese aprovechado para estudiar ahora sería licenciado en Derecho con diez Masters en el bolsillo.

Uno de los éxitos de Wii entre el público casual es que sugran mayoría de juegos son accesibles y no se requiere demasiado esfuerzoaprender a jugar a ellos, siendo necesarias únicamente una partida o dos paraacostumbrarse a lo intuitivo y cómodo del control (aunque he oído que enalgunos juegos la cosa se transforma en algo poco más que horrible). En cambioimaginémonos por ejemplo que vamos a jugar a GTA IV, un juego que tal vez seofrezca bastante complejo a la hora de jugar, ya no solo por el mero hecho demover a Niko Bellic, sino porque existen diferentes vehículos donde al entrarcambia radicalmente la forma de jugar. Vamos que sí una persona juega muy esporádicamentea  dicho juego le costará un buen ratoadaptarse al sistema de control, que sí bien puede resultar muy intuitivo y derápido aprendizaje para los que llevamos unos cuantos añitos en esto de lasconsolas puede ser un engorro para una persona poco puesta en el tema. Tambienes cierto que el caso de GTA IV no es que sea el mejor juego para que empiece ajugar un neonato del mundillo, pero es comprensible viendo esto que adeterminados sectores del publico rechacen ciertos juegos no por el hecho queles pueda gustar, sino porque puede que el control en cuestión les parezca unengorro. Por lo demás es curioso como han evolucionado los mandos, desde elmitico mando de dos botones de la NES en las que en muchos casos solo seutilizaba un solo boton y la cruceta para jugar, llegando a los mandosactuales, con ochos botones, cruceta y dos joysticks y en el muchos juegos serequiere no solo la utilización de todos ellos sino que incluso se deben dehacer combinaciones entre ellos ante el gran numero de posibilidades (ycomplejidad) que ofrece su control.