WICKED, del libro al musical

Wicked, memorias de una bruja mala, es un gran libro de fantasía, pero no una fantasía de la de haditas y magia absurda (que también me encanta), sino de la otra, de la fantasía adulta y que te deja un extraño sabor en la boca después de haberla leído.

 HISTORIA:

 En un pueblo de pescadores de Munckinland, una región independiente de la tierra de Oz, nace la primera hija de Melena, la criatura se llama Elphaba, tiene la piel verde y unos dientes de tiburón con los que arranca el dedo de la matrona nada más nacer. 

No es fácil ser la mala del cuento.

Gregory Maguire nos introduce en el mágico mundo de Oz como nunca lo habíamos visto, no desde el punto de vista de Dorothy, que aún no había nacido siquiera, si no desde la vida de Elphaba, la Malvada Bruja del Oeste, una persona ingeniosa, irritable, revolucionaria y poco comprendida que hace que realmente nos preguntemos qué es el bien y qué el mal. 

LA INSPIRACIÓN:

 

El maravilloso mundo de Oz, el cuento de hadas "moderno", que L. Frank Baum escribió en 1900.

Todos conocemos este cuento, aunque sea de oídas, ya que es un clásico que se encuentra a la altura de la Alicia de Carroll.

Cuenta la historia de la pequeña Dorothy, que se introduce sin saberse muy bien cómo en el mundo de Oz, un lugar encantado, sumido en el miedo por la Malvada Bruja del Oeste, a la que Dorothy deberá enfrentarse para lograrvolver a casa.

 EL ÉXITO:

 

La película, realizada en 1939, fue una adaptación del cuento en forma de película musical que alcanzó gran éxito.

Aún hoy es considerada una obra de arte, por la manera en que se adelantó a su época.

La manera en que muestra al espantapájaros, al león y al hombre de hojalata, discriminados y freaks, en el maravilloso mundo de Oz acerca un poco a la visión que Gregory Mcguire desarrolló en Wicked, y crea una película moderna eternamente. 

Particularmente sigue siendo una de mis películas infantiles preferidas, de pequeña atormentaba a todos los que me rodeaban viéndola una y otra vez.

Lo impresionante de los decorados, del vestuario y los efectos, hace que olvides que estás viendo una película que tiene casi 70 años. 

 

La visión que nos da de la bruja mala es muy diferente a la que vemos en el libro, y por otra parte encaja perfectamente en los sucesos y en las actitudes, simplemente cuentan la misma historia desde un punto de vista opuesto.

En el libro podemos ver las miserias, las discriminaciones, el despotismo y las guerras de Oz, en la película y el cuento vemos el mundo alegre y alienado, donde el bueno es bueno y el malo es malo.

 EL MUSICAL:

 

Y todo este descubrimiento literario se lo debo ni más ni menos que al musical.

Wicked es un musical que se estrenó en el año 2003 en Broadway. Yo tuve la suerte de verlo el año pasado en Londres, es el mejor espectáculo que he visto nunca, y eso que mi inglés es patético y casi no me enteraba de nada.

Si tenéis la oportunidad de verlo, que no se os escape, es renovador y mágico.

El musical, basado en la novela de Gregory Mcguire, cuenta una historia bastante más amable y divertida del libro, es cierto que se acerca un poco al mago de Oz original y pierde la cruda realidad del libro, pero hay que saber que es un espectáculo infantil.

Es otra manera de darle la vuelta a la tortilla. Original, divertida y espectacular.

 ELLAS:

 GLINDA (o la famosa hada buena)

 

Glinda es en general la idiota, guapa y POPULAR de la escuela, o eso parece al principio, es capaz de crear mucha diversión con la cantidad de chorradas que puede soltar por la boca, en el musical exageraron este elemento del personaje todo lo que pudieron y más.

Realmente en el libro se borra por completo la idea que tenías del hada buena, de grande, inteligente, sabia y todo eso, y te quedas más bien con lo de guapa y con una serie de elementos que la ayudaron en la vida.

ELFIE (o la Malvada Bruja del Oeste)

 Elfie es genial, es un personaje que a pesar de todo no termina cayéndote bien, pero la comprendes, te metes en su pellejo y sufres con ella. Esto ocurre mucho más en la novela, en el musical es mucho más entrañable.

Podemos ver cómo se desarrolló su vida y nos explican cosas que quizá nunca nos hubiéramos preguntado después de ver el mago de Oz. Las cosas más simples se convierten en complejas, y en el centro está Elfie, desentrañándonos todos los misterios de aquel extraño y aterrador mundo.

 

 FINALMENTE:

 

 Si os gustan las vueltas de tuerca este libro es encantará. Conocerás todos los detalles de un mundo que ni habías imaginado, vivirás una historia llena de ciencia ficción y realidad, conocerás los grandes problemas contemporáneos y verás mundos mágicos.

Todo tiene cabida en este libro, que por cierto, ya tiene secuela.

Y si queréis reiros un rato y no tenéis muchas ganas de pensar, ya sabéis, ahí está el gran musical.