LOST in TRANSLATION, el peliculón.

Dudo mucho que a estas alturas me canse de verla, una de mis películas favoritas, llegó a mi hace unos años de forma casual. La vi sin ganas y sin muchas espectativas, y me dejó en un estado de letargo y ensimismamiento que se mantiene hasta hoy cada vez que la veo.

Ayer volví a verla.

Me volvió a encantar.

 HISTORIA:

 

 Bob Harris (Bill Murray) y Charlotte (Scarlett Johansson) son dos norteamericanos que se encuentran en Tokio. Bob es una estrella de cine de mediana edad que ha venido a rodar un anuncio. Charlotte es una mujer joven que acompaña a todas partes a su marido, un fanático del trabajo. Incapaces de dormir, los caminos de Bob y Charlotte se cruzan por casualidad y no tardará en nacer entre ellos una sorprendente amistad. Se aventuran juntos en la vida nocturna de Tokio, comparten inolvidables experiencias con los habitantes de la ciudad y terminan descubriendo una nueva manera de ver la vida.

 PERSONAJES:

 CHARLOTTE:

Charlotte soy yo y eres tú. Creo que todos hemos estado tan perdidos como ella en alguna ocasión, la manera en que ve las cosas, su desesperación, su inocencia… la manera en que se muestra es mágico.

Las secuencias sin diálogos, en las que ella simplemente pasea por la ciudad, hace turismo o está en su habitación, son, para mí, las mejores de toda la película. Hay que decir que la banda sonora ayuda mucho, menuda obra de arte.

BOB:

 

Bob es un personaje que está construido a la perfección.

Es tan real que casi podrías tocarlo.

Es divertido, ingenioso y está harto.

 

 SOFÍA COPPOLA:

 

Una de mis directoras preferidas, cómo no. Esta es su historia más personal y autobiográfica, y creo, que por eso conecta tan bien con el público. No es una historia cualquiera, es "su" historia.

Esta mujer ha renovado el lenguaje audiovisual, haciendo que el diálogo y la acción pierdan importancia ganándola los espacios en blanco, la banda sonora y la propia imagen.

Es otra manera de ver el cine, para mí, más real y artística.

 FILMOGRAFÍA:

 LAS VÍRGENES SUICIDAS:

 

Una vez más la historia tan exprimida (indagar en el lado oscuro de las "perfectas" familias americanas), es una excusa para contar otra cosa.

Para transmitir sentimientos, sensaciones, para "vivir" la película como si tu fueras una de esas chicas.

Esta película no trata los sucesos, ni sus causas o consecuencias, sino de unas personas y de sus sentimientos.

El debut de Sofia Coppola. Lo que bien empieza…

 

MARIA ANTONIETA:

 

 Una película arriesgada, y casi de experimentación. Para mí no alcanza el nivel de Lost in translation, pero aún así, la manera en que se nos narra la vida de este personaje de la historia, la originalidad de la propuesta, esa mezcla de rock y ópera, ese vestuario, los paisajes… no tiene desperdicio.

 

 FINALMENTE:

 

Hay que sentarse con paciencia para ver cualquiera de las películas de Sofia Coppola, asumir que no veremos tiros ni acción, que veremos otra cosa totalmente diferente, que vamos a ver arte.

Una vez hecho esto solo hay que sentarse y disfrutar.