Somewhere Over The Rainbow

Somewhere over the RAINBOW
Mira que yo siempre he sido muy de ‘solitarios’, y no me refiero al famoso juego de cartas, o a una sobrecarga de trabajo de mi mano diestra, sino a que a mí lo que principalmente me llamaba la atención de los juegos era su modo campaña para un jugador y de ahí no había nadie que me sacara. Pero si de algo estoy disfrutando con los juegos de las consolas de esta generación es de su marcado y casi indispensable carácter ONLINE.
Y a fuerza de ser sincero, de todos los títulos multijugador que de momento he podido probar en el LIVE, el que más me ha gustado es el RAINBOW SIX LAS VEGAS 2, así que hoy voy a dedicarle una entrada a este juego, aunque por su nombre más bien parezca ser la segunda parte de las locas andanzas de seis gays en Las Vegas (lo cierto es que lo más ‘RAINBOW’ con lo que vamos a toparnos, es que en el modo realista cualquier terrorista puede acabar dándonos por culo con una facilidad ‘SPASmosa’).

¡Yujuuuu!, ¡Chicoooos!, ¡Vamos a jugar a lo Rainbow!, ¡os voy a dar con mi escopeta SPAS en toda la…

Una de las cosas que más me gustan de los videojuegos actuales es la amplia personalización de tu personaje, y es que a falta de coche, de algún modo tengo que calmar mis ansías de hacer ‘tunning’. Vale que si todos hubiéramos ‘customizado’ a nuestra propia Lara Croft la diva de los videojuegos jamás hubiera existido, pero aún así a mi me parece la mejor manera de introducirnos en la piel del protagonista. Y en este aspecto el juego está muy completo ya que los diferentes ‘modelitos’ además de proporcionarnos alguna que otra ventaja, como blindaje o capacidad de movimiento, encima vienen en un amplio surtido de colores, o sea, que podremos jugar en cualquier ocasión y en cualquier temporada del año porque siempre tendremos un patrón de tela ideal para los que nos gusta decir ‘Hmmm, hoy me siento guerrera, me voy a poner el traje verde pistacho’. Y aunque aquí el ‘careto’ no tiene tanta importancia, porque entre la pintura de camuflaje, el casco, y las prendas para taparnos la ‘jeta’ se nos ve menos la cara que a los extras de la película ‘300’, lo cierto es que es una pena no poder modificar más el aspecto y limitarnos a unos cuantos rostros preestablecidos. Por suerte existe una opción muy chula, aunque no está al alcance de todos, y es que si consigues hacerte con una cámara LIVE puedes hacerte un par de fotos para que el juego te ponga la cara que le salga del ‘código fuente’. Y la verdad es que a pesar de mis legañas, mis ojeras, y los cuadros que había detrás de mi cabeza, el muy jodio consiguió detectar mi rostro después de repetir unas cuantas veces la foto en la que tenía que mirar hacía mi izquierda. No os esperéis un clon a lo Star Wars, ni que vayáis a salir muy guapos, pero al menos da el pego, aunque a mi me dejara el cuello todo negro como si no me lo hubiera lavado en la vida.

¡Cabrones!, ¡Pero que mierda de personalización es está!, ¡ya me estáis poniendo un careto de machote o la vamos a liar!

El juego permite afrontarlo desde bastantes puntos de vista. Podéis hacerlo como yo, es decir, a lo duende, a lo loco, y yendo sin tino (aunque seguramente no tardéis en caer y tendréis que pasaros lo que quede de la partida como mero espectador), o podéis ir a lo Logan, con mucha paciencia, que al principio crees que su personaje tiene barba por darle un toque retro, y lo cierto es que le sale de todo el tiempo que se pasa esperando en cada esquina, vamos, que porque no va más escotado, que si no seguro que alguno de los terroristas acaba pasando al lado de él y le pregunta cuanto cobra. También puedes ir a lo Ivanete, es decir, a base de tirar granadas de humo, aunque de tanto que las utiliza a veces sus compañeros acaban creyendo que se encuentran en la zona de fumadores de un aeropuerto antes que en un mapa multijugador. Otra manera es ir a lo Ellolo, todo táctico y organizando el cotarro, ‘chicos cubrid las columnas‘, ‘chicos despejad la planta alta‘, ‘chicos enemigo a las nueve que yo he quedado antes con un colega‘, aunque lo normal es que la gente te escuche y después vaya a su propia bola. También puedes ir en plan Ravenford, a lo Lone Wolf, es decir, que todos van a la derecha, pues tu vas a la izquierda, que todos esperan a los terroristas fuera de la casa, pues tu vas y entras, que todos estamos vestidos pues el tio va en bolas (bueno, todavía no lo he visto llegar a ese extremo). Otro estilo de juego es ponerte un sombrero vaquero a lo Vax, e ir llamando la atención de los terroristas a base de disparos para que cuando por escandaloso te mande uno de ellos al otro barrio cagarte en todo lo que está escrito por no tener la sierra del Gears of War. Una última forma de jugar es como Rikku, haciendo de guía o de referencia a los novatos porque según dice ella se conoce los niveles ‘al dedillo‘, y supongo que eso seria cierto si no fuera porque sufre el síndrome de Ryoga (¿no habéis visto el anime Ranma?), es decir, desconoce por completo el significado de la palabra orientación. Lo que está claro es que lo que no puedes hacer nunca es ir a lo Rambo, y es que en ningún otro juego como este he sentido la necesidad de verme apoyado por el resto de mis compañeros de equipo o de buscar una buena ubicación o cobertura. Ya lo dice el refrán ‘TETA que mano no cubre, no es TETA, es UBRE’, pues aquí ocurre un tanto de lo mismo, ‘TIO que no está a cubierto, no es un TIO, es un MUERTO’.

Si creéis que esta chica tiene serios problemas con el humo y sus gases es porque no habéis tenido a Ivanete como compañero de equipo…

Así que parapetarse detrás de los objetos del escenario es casi más obligatorio que la vaselina en un rodaje de una película X. Para ello el juego hace uso de una excelente implementación del gatillo izquierdo del pad, y creedme, por mucho que estéis acostumbrados a usarlo para el Zoom en muchos juegos del mismo género, lo cierto es que es más rápido e intuitivo de utilizar que cualquier botón verde o similar y además funciona mejor, o que levante la mano quién tratando de salir corriendo en el Gears of War no se ha quedado pegado a la pared cual mosca adherida a una cagadilla de perro mientras algún Locust aprovechaba para hacerte un tiro anal.
Y es que los terroristas son unos cabrones, porque son capaces de matarte con el arma más inútil y dejarte escapar con vida con el arma más sofisticada. Por ejemplo, una escopeta que en mis manos sólo es útil si estoy tan cerca de alguien como para poder determinar si lleva algún empaste o tiene una ortodoncia en los dientes, en manos de un terrorista puede ser mejor que un rifle francotirador, matando incluso a dos personas ubicadas en dos sitios próximos pero distintos, y aún estando a cubierto. En definitiva, que es ver a un terrorista aunque sea con un palillo y ya salgo cagando leches, por si las moscas, y es que hay fases en las que en vez de llevar un casco sobre la cabeza más bien parece que llevaras una diana.

Y mira que hay armas (encima puedes mejorarlas añadiéndoles miras o ampliando la capacidad del cargador), para dar y tomar, aunque en mi caso sea más de lo segundo porque los terroristas pasan tan rápido delante de mis ojos que no consigo atinar, y para cuando veo a alguien parado enfrente mío y aprovecho para matarlo resulta que era un compañero. Porque mi precisión es acojonante, un compañero, un asesinato, un enemigo, mi muerte segura, y todo por tener la increíble habilidad de disparar rodeando la silueta de su cuerpo. Y esto que parece coña, es completamente cierto, que el otro día Logan me dijo, ¡joder con el Duende, que me ha matado con un tiro en la cabeza!, pero lo que él no sabía era que yo a quién estaba apuntando era a Rikku, que la tenía a dos pasos, y claro, empecé a disparar rodeándola y se ve que una bala le dio de lleno a él por ir detrás admirando a saber que cosa. Lo malo es que como matando a tus propios compañeros lo único que consigues es llenarte de puntos negativos de experiencia, yo ya he llegado a un nivel en que pierdo más de los que gano, joder, que de tanto ir para atrás parezco un cangrejo más que un militar.

Así es como me siento yo frente a los terroristas, como si llevara por arma un jodido matamoscas verde de plástico…

Por suerte he cambiado la distribución de los botones, ahora ya no lanzó granadas con el botón rojo, y todos los que juegan en mi equipo respiran tranquilos, que cuando antes decía que había lanzado una granada en vez de acojonar al adversario yo hacia huir a todos mis compañeros, y en el modo campaña, ya no me lío con la cámara espía, que antes salía de ella apretando el botón rojo y claro, me plantaba una granada debajo mismo de las pelotas, con el daño que eso me hacía.
Hablando del modo campaña, ésta no está nada mal, a menudo vas con tres compañeros de juerga a los que puedes mandar a hacer todo el trabajo sucio, dando órdenes como ‘poneros aquí mientras yo aprovecho para echar una meadilla al baño’ o ‘¿veis a ese tipo de la ametralladora y a los dos francotiradores? Pues venga machotes, ¡a por ellos!’ o ‘entra tú por esa puerta que a mi me da la risa’. Lamentablemente no hay ninguna chica entre ellos, pero no creo que sea por discriminación, porque para mostrarte lo amplios de mira que son los de Ubisoft entre los miembros de tu equipo hay un chino y un negro. A esto se le llama diversidad y no a la montaña de peces que Costeau se encontraba en los corales. El caso es que como los chinos y coreanos le dan mucho al WoW a este lo han puesto como experto en informática, y al otro pues a lo que quedaba, a desactivar bombas, que es mucho más entretenido sobre todo si mientras lo haces estás rodeado de multitud de terroristas. El problema es que todo hay que hacerlo en equipo, que hay que investigar una ‘flagoneta’ donde alguien está vendiendo unos ‘malacatones’, pues no lo puedes hacer tu sólo, hay que hacerlo en equipo, que hay que abrir una puerta con explosivos, en equipo, que hay que investigar un extraño gas verde que puede ser venenoso y ninguno lleva mascarilla, pues en equipo, que hay que quedar con tu novia que no la ves desde la última misión y le quieres hacer el salto de la rana, pues en equipo, que esto es como un matrimonio, para lo bueno y para lo malo, en la salud y en la enfermedad.

Y aquí la salud es muy importante, y es que si te matan a ti, te jodes por negado e inútil y a empezar desde el último punto de control, pero si matan a tus compañeros siempre les puedes poner una inyección y curarle esa ‘heridita’ provocada por un disparo en todo el cráneo o un escopetazo de perdigones en todo el ombligo. Pedazo de avance científico ¡hoygan!, y lo mejor es que yo se la he pinchado a alguno es toda la carcasa de metal del equipo transmisor que lleva a la espalda y ¡también funciona!. Una de dos, o el chico es medio Robocop o yo no entiendo nada. Y eso de no entender también me pasó con la historia, que según dicen los ‘entendidos’ está bastante bien, pero es que a mi nada más poner el juego en la consola me dijeron ‘Duendeeee un cooperativo. Duendeeee un cazaterroristas. Duendeeee un enfrentamiento.’, y éste que está aquí, el Duende, se ha completado el juego sin ‘coscarse’ de nada, salvo que los terroristas son muchos y tienen muy mala ostia, y que algo pasa con un tal Cabrero, pero con ese nombre yo también estaría resentido con el mundo.

Normal que no me entere de nada, si es que me paso más tiempo muerto que vivo en cualquier modo de juego

Por otra parte, el juego está completamente doblado al español, y resulta tremendamente divertido escuchar las ocurrentes contestaciones y conversaciones que salen en boca de los terroristas.
– Terrorista 1: Madre mía…
– Terrorista 2: Vamos a investigar…
Viva el y sus cojones de dudar sobre su existencia. A mi alguien me dice que no tengo madre reconocida, me coge con un arma en la mano, y lo mínimo que hago es liarme a tiros. Eso les pasa por no tener un líder claro y definido que los controle y organice, porque se oyen muchas ordenes pero al final cada uno hace lo que le acaba saliendo de los huevos.
– Terrorista 1: Quiero un informe de la situación.
No sé cuantas partidas llevo jugadas pero el caso es que a este pobre pringado nadie le contesta nunca, no sé, al menos le podían decir cuantos asaltantes quedan o cuantos terroristas se mantienen aún en pie, pero que alguien le diga algo al chaval que parece que está preguntando por la situación geopolítica actual del Sahara Occidental y a todos les suena a Chino. Pero sobretodo, sobretodo, lo único que pido es que tras hacer esa petición jamás salga uno diciendo la siguiente frase que a veces se escucha durante el juego.
– Terrorista 1: No lo hacen mal. No señor.
Porque a mi se me están cargando a medio equipo, pido un informe de la situación y viene un tipo a decirme eso, y le pego un tiro por ser un ‘crack’ a la hora de resumir situaciones, aunque después me quede yo sólo.
Otras veces, cuando matas a uno de ellos se escucha decir a alguien…
– Terrorista 1: ¡Era mi amigo!
Vamos a ver Ubisoft, si lo que pretendéis es dar pena os aconsejo otro tipo de frases del tipo ‘¡Has matado a un padre desempleado de familia numerosa con siete hijos menores de edad que se había metido en este mundillo para poder darles de comer y pagar la operación médica de su mujer impedida!. ¡Ah!, ¡y además era mi amigo!’. Cosas así si que te hacen sentir como el culo, así que dejaros de sutilezas.

Definitivamente los terroristas son muy gilipollas, he aquí un ejemplo de cómo se entretienen mientras uno los espera a cubierto

Por último un consejillo para el que dobla los gemidos de dolor. Vale que tu ibas para actor, que este es un papel muy pequeño y que quieres destacar en el mundillo, pero o te dedicas de lleno al fabuloso mundo del doblaje de películas porno (que no necesitas leerte un guión) o deja de relamerte de gusto y emitir esos jadeos cuando simulas una muerte porque así parece que a los terroristas la muerte los deja ‘palote’.
Pero el juego también tiene otras cosillas raras, como que al llegar a ELITE los terroristas pasen de ti, es más, si eres algún tipo de suboficial (que es lo más probable porque el juego tiene nosecuantas clases de suboficial, que si de primera, de segunda, de cuarto menguante, de chocolate, de salchichón…) y estás en un cuarto junto con tres ELITES, estás muerto, y no porque los ELITES sean buenos sino porque los terroristas se cagan por patas ante ellos y directamente los tiros van a por ti. Joder, que Vax y yo hemos sido testigos de cómo Logan siendo élite se iba a plantar un pino (canario) dejando quieto y sólo a su personaje en un garaje, y dos terroristas que entraban se han ido de puntillas (con ‘n’) y despacito al verlo, como para no molestarlo. Y no os creáis que ser ELITE implica siempre ser muy bueno, que una vez entró uno en una partida y el tipo ese estaba más muerto que el elenco de personajes de la película ‘La Novia Cadaver’. Pero yo creo que si los terroristas se comportan así es porque para llegar a la ELITE has de jugar muuuuchoooo durante muuuuchoooo tiempo, y claro, no te da tiempo ni de cambiarte los calzoncillos, así que a ver quién es el guapo que se te aproxima si apestas a huevos escalfados, al menos yo no lo haría.
Por cierto, si un élite te dice ponte aquí, por mucho que te indique el sitio con un disparo, apuntando con el arma, o incluso colocándose momentáneamente en el lugar, tú hazte el sordo, porque tienen la habilidad especial de colocarte en el peor sitio en el momento más inoportuno, o en su defecto, dejarte más sólo que una duna en el desierto del Serengeti.

Otra de las cosas que parecen ideadas por la Duquesa de Alba en vez de por un programador es eso de que el juego te busca una partida con gente de tu mismo nivel. ¡Y una mierda!, todavía tiemblo al recordar aquella noche que me ‘encerraron’ en una partida multijugador con un élite de nivel 33 que tenía un personaje todo calvo con la piel lila, y él y sus colegas del mismo nivel empezaron a girar a mi alrededor a modo de cutre rito de iniciación.

Los élite son una gente muy rara, llevan colores muy llamativos y su indumentaria deja mucho que desear

Definitivamente Rainbow Six Las Vegas 2 es un juego muy divertido y recomendable, pero sólo para adultos, no por su violencia ni por la sangre que momentáneamente impregna las paredes tras nuestra muerte, sino porque aquí todo el mundo debería lavarse la boca con agua y jabón antes de empezarlo. Y no sólo porque los terroristas no paran de decir ‘¡cabrones!’, sino porque normalmente la muerte provoca en el jugador algún improperio del tipo ‘¡hijo de puta!’, ‘¡joder!, ¡joder!, ¡joder!’, ‘¡mierda!’ y cualquier otra variante similar. Así que, oídos sensibles y bocas desatadas, absteneros de probar este título.
Quizás no destaque gráficamente y resulte absurdo que no te permita saltar al menos pequeños desniveles (salvo que te reviente una granada), pero su divertida campaña en cooperativo y su genial multijugador lo convierten en un título irresistible sobretodo si, como yo, lo encontráis en un GAME nuevecito de paquete por tan sólo 20 euros. ¡Nos vemos en el LIVE!.
PD: Yo es que me lo paso pipa escuchando a mis compañeros de equipo en el modo cazaterroristas decir frases del tipo ‘¡Joder, se han cargado otra vez al Elfo!’, ‘¡Duende, cúbrete!. ¡Joder, el Duende va a su puta bola!…‘ XD
Si te ha gustado esta entrada o el juego, deja un comentario con la frase YOZOYUNREINBOU en el asunto.
Si no te ha gustado la entrada o el juego, deja un comentario con la frase MIERDADEREINBOU en el asunto.
Si te da igual el juego o la entrada deja un comentario con la frase PASODEREINBOUS en el asunto.
Si has entrado por casualidad y no sabes de que va esto, deja un comentario con la frase PREFIEROELRAINBOWISLAND en el asunto.
Si eres admirador de Cliff Bleszinski y prefieres el multijugador del Gears of War deja un comentario con la frase QUELEDENALPUTOARCOIRIS en el asunto.