Vale, aceptamos WII U como consola de nueva generación

Y es que viniendo de Nintendo a ver quien es el guapocapaz de llevarle la contrariadespués de haberme endiñado con mipleno consentimiento una Wii, dos Wiimote con sendos Nunckuk,y por si esto fuera poco, dos Wii MotionPlus y una tabla Wiifit, estosúltimos con muy poco uso.

Porque tras la presentación de la compañía nipona de su próxima consola en el E3 no he podido evitar quedarme con la misma cara de circunstanciaque la de aquel paciente del doctor House cuando éste lo abandonó durante horas dejándole completamente sólo con un termómetro en el culo.

Sentimientogeneralizado del público asistente al E3 de este año…

Para empezar Nintendo nos propone una consolapara la próxima generación con ‘prácticamente’ la misma capacidad gráficaque las actuales, toma progreso. Aunque ni tan siquiera esto resultauna novedad, lo mismo hizo con su Wii y la vendió como los churros de fin de año, y sin chocolate.

Y es que a pesar de que los gráficos no lo son todo, y de hecho los videojugadoresnos pasamos la vida rejugando viejostítulos en sistemas obsoletos, loque no pueden decir es que están innovando si van a ofrecer lo mismo queotras consolas hacen desde hace muchísimo más tiempo.

Atrás quedan los 16 bits donde el ‘Cerebro deLa Bestia’ era el reflejo de la potenciade hardware que escondía la consolade ‘la Gran N’ en su interior, yesto resultaba igual de importante que su mandode 6 botones. Ahora como mucho Nintendodebería hablar de la ‘Neurona de LaBestia’ al comparar su capacidad de procesamiento con respecto a la competencia. Pero por fortuna para ellos, las ‘neuronas’ de menos quehan presentado últimamente sus consolasde sobremesa se han compensado con las que tienen lascabezas pensantes de la compañía.

Mientras sus compatriotas tenían la feliz idea de vender un hardware tremendamente costosoa un precio muy inferior al de su fabricación,pero ambos tremendamente desorbitados, a lo SONY ‘ONG’ ENTERTAIMENT SYSTEM, ellos se dedicaron a ganar dinero con las ventas de una máquinacuyo valor en el mercado excedía al coste de sus componentesy de sus prestaciones técnicas. Si, sin un onlinea la altura, sin reproductor multimedia,pero con una gran diferencia, un mandocompletamente nuevo y original. Eso, y una facilidad pasmosa a la hora de ejecutarhomebrew y copias piratas.  

Un mandoque ni siquiera salió completo almercado, sino castrado cual eunuco, hábil para interpretar el movimiento pero incapaz de medir la aceleracióndel mismo, y cuya adquisición porseparado, casi obligatoria dado elcarácter familiar de la mayoría de sus juegos, llegaba casi al terciodel coste de la propia consola. Y todo esto sin vaselina.

El periféricoque iba a revolucionar el modo de jugar los videojuegos, el mandocapaz de hacernos olvidar nuestrosfurtivos y húmedos escarceos con el pad,el ratón o el teclado, con el tiempo nose ha mostrado mejor que cualquier otro accesorio, como la guitarra del Guitar Hero o como el EyeToy.

Sin embargo, aunque no ha cambiado el modo en que juegan los jugadores tradicionales,aunque su adaptación a los juegos ‘de toda la vida’ es casi anecdótica,consiguió que todos, hasta la más reacia de las personas de cualquier género, edad, o raza, se acercara por fin al mundo de las consolas de sobremesasin ningún tipo de miedo, tabú, o tapujos.

A su competenciadirecta, Sony y Microsoft, poco les duró esa sonrisilla de superioridad técnicaen la cara. Nintendo arrasó literalmente en ventas con la avalancha de nuevosjugadores que había atraído, con los jugadores curtidos que querían experimentar de primera mano esa nueva formade interpretar los juegos, y con los seguidoresfieles a su marca.

La respuestade estos fue sencilla, ‘si ellos tienen a Miyamoto,nosotros tenemos a Sun Tzu’, yutilizaron sin dudarlo una de las premisas de su libro ‘El arte de la guerra’, concretamente la que dice, ‘si no puedes con tu enemigo, únete a él’,y al Kinect y al Move me remito. Vamos, iguales de creativos que los que untaron un palito de galleta con chocolate ylo llamaron Mikado, pero mira tú queéxito.

Nintendo sigue apostando por lo mismo, sueña con un periféricoque vuelva a engancharnos a su consola, que nos haga ver los juegos ydisfrutarlos de una forma distinta, y en HD,lo cual después de haber renegadodurante todos estos años a las altasresoluciones de nuestros televisoresdigitales, tiene tela. Para colmo se despide,se va, sin un besito, sin una caricia, sin explicaciones, sinpalabras que justifiquen que va aser de Wii ahora que ya no es la niñita de sus ojos.

Cuanto será el coste de un pad con una pantalla de tal calibre no es muy difícilde imaginar, y calcular cual será la duraciónde las baterías con un display de ese tamaño tampoco resultamuy complicado de saber. Tampoco tengo dudas en cual será su formato de almacenamiento y si permitirá la retrocompatibilidad con los juegos de la actual consola, lo cual es evidente.

La incertidumbreestará en conocer como va a influir este nuevo mando, de momento único y principal, en nuestra forma de jugar y su interaccióncon el conocido Wiimote Plus, ya quela nueva consola no será compatible con los Wiimoteoriginales carentes de acelerómetro.

Y no digo que no se vaya a vender como rosquillas o que no piense adquirirlacuando llegue al mercado (yo y mi síndromeTW, o Technological Whore), sino que como jugador tengo mis dudassobre su nuevo proyecto, las mismasque me reconcomen por dentro a lahora de decidir si prefiero a la Nintendo de las grandes consolas o a la Nintendode los grandes inventos, pues no tieneparangón cuando ambas cosas las combinaen un mismo producto.

El E3de este año no me ha decepcionado, al menos no tanto comoaquel en el que no hicieron acto de presencia las boothbabes (aquello si que fue un palo), pero nada me ha sorprendido más que la presentación de Nintendo, capaz de ilusionarnos nuevamente con humo,sin especificaciones técnicas, sin demos jugables, usando videos de juegos de 360 y PS3, y sin nombrar títulos de peso, y aún así ya nos tienesoñando…

Aunquepersonalmente para hacerme soñar y suspirar el E3 ya tiene otras cosas…

Estooo… más bien me referia a estas otras cosas… 

NOTA: Ajetreado comoando últimamente no había tenido tiempo de publicar está entrada que redactétras el evento del último E3, no obstante, aunque ya no sea noticia, no he queridodejar pasar la oportunidad de postearla aunque ya no venga a cuento. Y no, nosoy ningún fanboy, ojala que lo que Nintendo tenga visionado para la próximanextgen sea la po… en vinagre, aunque un servidor no lo vea tan claro.