Las Palomitas

 

Las palomitas…polémica. ¿Se puede ser un cinéfilo de pro comiendo palomitas en el cine?¿Es un hábito sólo de adolescentes descerebrados que este fin de semana irán al cine a ver las cualidades interpretativas de Carmen Electra en Casi 300? La verdad es que a mi no me gustan los fundamentalismos, en ningún ámbito. Y hay una cosa cierta: las palomitas que ofrecen los multicines de hoy (al menos los de mi ciudad) están ricas de cojones. A partir de ahí, está claro que un tipo que hace todo tipo de ruídos mientras las come en el cine, bien sea con el envase (hoy en día esas cajas de cartón no hacen ruído, frente a las bolsas de plástico de antes) o bien sea con sus propias tripas, es un imbécil que no merece que le dejen entrar en una sala. La verdad es que yo las como, no siempre, pero muy frecuentemente. Y he de reconocer que para mi las palomitas forman parte de lo que yo denomino la "cultura del blockbuster", es decir, me resulta un enorme placer sentarme en la butaca a ver un taquillero estreno veraniego (cómo mola el cine en verano….bueno, en todas las estaciones, pero el verano y sus grandes estrenos tiene algo…) con un gran cacharro de palomitas. Es cierto que hay veranos en los que esos blockbusters son deleznables, como ocurrió éste último con Transformers, Spidey 3 o Piratas 3, pero…sentarse en la butaca y comer palomitas y beber pepsi (o coca, dependiendo de la cadena de cines) y ver cómo estalla todo éso, ver a Spiderman trepar por los edificios de Nueva York, a los autobots ésos pelear con los decepticons aquéllos, ver esas últimas entregas de Star Wars, el regreso del Súper con Bryan Singer, o a los X, o este mismo verano a Indy o a Batman de nuevo…para mi, las palomitas forman parte de éso. Que voy a ver la última de Woody Allen, pues posiblemente me pille palomitas, o no…que me voy a ver la última ganadora de los Premios Goya, pues igual las pillo, pero igual no…

Puede que sea una paranoia mía, pero a mi es lo que me pasa. Blockbusters y palomitas…mola, aunque después la peli sea una puta mierda…