Iron Man

 

Pues llegó el primer blockbuster del verano 2008 (hay que tener en cuenta que para los grandes estudios la temporada veraniega empieza en el mes de mayo). En los próximos meses llegarán Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal, The Dark Knight o The Incredible Hulk, para intentar resarcirnos del nefasto verano pasado con cosas tan flojas como Spiderman 3, Piratas del Caribe 3 o Transformers.

Y la verdad es que esta temporada cinematográfica estival empieza bien, con la primera película producida directamente por Marvel a través de su división Marvel Studios, que se encargará a partir de ahora de llevar a la pantalla grande las aventuras de sus personajes del cómic.

Iron Man es una estupenda película, que sale indemne de la dificultad que supone presentar a un  personaje de este calado en una primera peli. Y en ello tiene mucha culpa Robert Downey Jr., un actor excelente que es el mejor Tony Stark posible, ya no por las similitudes entre su propia personalidad y la del Stark de las viñetas (los dos son dos chicos malos, dos incomprendidos con talento), sino porque se apodera de la cinta cuando aparentemente la trama más flojea, compensando los momentos más flojos de un guión que a pesar de todo está muy bien escrito.

Tony Stark es uno más de los muchos personajes surgidos de la prolífica imaginación de Stan Lee en los 60, pero probablemente sea uno de los más interesantes. No es un superhéroe con superpoderes por la picadura de algún insecto o por una excesiva exposición a sustancias radioactivas. Él es simplemente un hábil ingeniero multimillonario dedicado a la fabricación de armas que un día se da cuenta de que lo que él ha construído está a punto de costarle la vida, a punto de convertirle en una víctima más de los millones que se han cobrado sus inventos. Y en esa personalidad dual encaja perfectamente Robert Downey Jr., que encuentra a su vez en Jeff Bridges a su antítesis perfecta: el deseo de seguir haciendo caja cueste lo que cueste, cueste las vidas que cueste.

La película presenta de manera muy digna al personaje y a todo su universo: al villano Obadiah Stane (Bridges), a su confidente y chica para todo Pepper Pots (Gwyneth Paltrow), a las tres versiones de la increíble armadura…Esa presentación de personajes e historia inicial está muy bien condensada en los 113 minutos que dura la peli, y no necesitamos ver en acción a Star embutido en su armadura y haciendo de las suyas para divertirnos. Los diálogos protagonizados por el Stark desnudo de su metálico disfraz son geniales, y cuando llega el momento de ponérselo la acción alcanza cotas de diversión importantísimas.

El hecho de que Marvel produzca directamente las adapataciones al cine de sus personajes garantiza además altas dosis de fidelidad al cómic original, lo cual es de agradecer para quienes tenemos al cómic como una de nuestras formas de ocio favoritas. El espíritu del Hombre de Hierro versión cómic permanece intacto, y si esto se hace compatible con el hecho de que quien no conozca las andanzas del personaje en las viñetas también pueda disfrutar al máximo de la peli, pues mejor que mejor, todos contentos.

Jon Favreau sale muy bien parado de su responsabilidad de adaptar a un personaje de este calado, en lo que supone su segunda contribución al universo Marvel cinematográfico (recordemos que interpretó a Franklin "Foggy"Nelson en la adaptación cinematográfica de Daredevil). Los actores están muy bien, la historia también, los efectos visuales son todo lo buenos que podríamos esperar en estos tiempos…Muy buena peli esta nueva adaptación de un personaje de la Casa de las Ideas. Esperemos que las que estén por venir mantengan el nivel.

Mi puntuación en IMDB:8.

//spanish.imdb.com/title/tt0371746/