Un placer verle de nuevo, Dr. Jones…

Es 19 de mayo de 2008. Eso significa que estamos a tres días del 22 de mayo de 2008. Ese es el día en el que volveremos a ver a Indiana Jones, en los cines, en pantalla grande, con una nueva historia, una nueva aventura.

Sin duda éstas son las líneas que con más emoción escribo en este blog desde que lo inauguré. Este próximo 22 de mayo no será un día normal para mi. Será uno de los días más especiales de mi vida. Entiendo que esto pueda parecer exagerado e incomprensible para muchos, o para casi todos aquellos que lean ésto, pero es lo que hay, no se puede evitar…supongo que seré un jodido friki o que no estoy muy bien de la cabeza, pero para quien esto escribe, asistir al cine a ver una nueva película de Indy supone mucho: emoción, alegría, nostalgia, tensión…sentimientos encontrados pero muy intensos, y, por supuesto, miedo, miedo de que no sienta lo mismo que antes, de que mis barbudos favoritos no hayan estado a la altura, de que no lo hayan logrado otra vez…

No se muy bien a que se debe que el estreno de una película provoque semejante paranoia en mi. El cine me gusta, ir al cine es uno de los hábitos necesarios para mi, no es como comer o respirar, pero es…muy importante. A veces preferiría que la cosa fuese más fácil: ir a ver la peli no el jueves, sino el fin de semana, tranquilamente, como hace muchísima gente, con algún colega, o sólo, y que, una vez vista, cuando alguien me preguntase ¿qué tal la nueva de Indiana Jones?, yo respondiese tranquilo, sereno, bien, peor que las antiguas, pero bien, o genial, divertidísima…Pero no será así. Y se que ésto no es normal, que no le pasa a nadie, ni a mis amigos, ni a mi hermano, ni a mis compañeros del equipo de basket, ni a los amigos de mis amigos, ni a los conocidos…sólo me pasa a mi. Pero, por otro lado, me gusta que me pase.

 

Era 1989, yo tenía trece años, y ya estaba loco. Me refiero a esta locura de la que hablaba (todo empezó cuando fui con mi madre a ver ET varios años antes, pero ésa es otra historia…). Había visto en vídeo El Arca y El Templo, y, por supuesto, había alucinado. Pero ver La Cruzada en cine fue el detonante para amar a Indiana Jones, para que un personaje de ficción fuese tan importante para mi, un amigo, un familiar, un gran tipo…Después, claro, volví a verla en el cine un par de veces más, al tiempo que me tragaba una y otra vez las dos anteriores en vídeo, y después vino la espera para ver en casa esta tercera aventura, y recuerdo estar constantemente en el video-club porque siempre estaba alquilada, y recuerdo desesperarme porque no la lograba pillar, y recuerdo alquilar una especie de making off que la compañía de distribución videográfica CIC Vídeo había editado en alquiler…recuerdo, en fin, alquilar esto :

 

//spanish.imdb.com/title/tt0088268/

 

una película oriental titulada aquí La Primera Cruzada de Indiana Johnny, una tontería que el avispado distribuidor había bautizado con semejante título en castellano para aprovechar así el tirón de Indy…

Así, con las tres aventuras disponibles para ver en casa, quemé las cintas de tanto verlas, y después llegó la serie, sin la emoción de las pelis pero también divertida, y jugué al juego de La Cruzada para Spectrum y Game Boy, también a la aventura gráfica para mi Amiga 500, y luego editaron la trilogía en dvd…

Y, entre tanto, los constantes rumores sobre la nueva peli…

 

 

Que si volverá Connery como padre de Indy, que si Kevin Costner será el hermano de Indy, que si Sandra Bullock será la chica, Natalie Portman la hija, que si Frank Darabont escribe un guión potente (¿ovnis?), que si es M. Night Shyamalan quien se encarga, que si vuelven los nazis, que no, que son los rusos ahora los malos…A mi todo esto me da igual. Quizás para mi lo peor es que no podremos volver a ver a Marcus Brody, ya que Delhom Elliot murió en 1992…

El caso es que Indy ha vuelto…Ha vuelto el hombre del látigo y el sombrero…22 de mayo de 2008…Un placer verle de nuevo, Dr. Jones…