Regreso al Futuro

No la vi en el cine, aunque por edad podría haberlo hecho, ya que tenía 9 años cuando se estrenó, pero no sé yo si con esa edad la hubiese disfrutado tanto…Debió de ser sobre 1987 cuando la vi en vídeo, alquilada cuando en mi casa compramos el primer vídeo VHS y yo me convertí en el tipo que batió el récord mundial de horas pasadas en un videoclub, con permiso de Tarantino claro, aunque él trabajaba en uno, así que no cuenta…

Regreso al Futuro es una película genial que parte de una premisa inicial básica, pero también genial…¿Qué pasaría si se produjese un cambio temporal en el pasado que provocase que tus papis no se liasen y tú no nazcas…no existas posteriormente..? Evidentemente las historias sobre viajes temporales no son fáciles de asumir a veces para el espectador. En la saga de Terminator hay multitud de incoherencias en la trama, a pesar de que sus poderosas imágenes oculten esos problemas en el guión, que no les impiden ser películas excelentes. En Regreso al Futuro los viajes temporales son un modo de hacer coherente esa historia genial en la que un chaval tiene que viajar al pasado para hacer que sus padres se enamoren y él pueda existir en el futuro…¿No os resulta una historia fascinante? De esta forma el punto de partida era buenísimo, con esa idea soberbia de Robert Zemeckis y Bob Gale, y lo que se añadió posteriormente, el resto del guión, los actores, los efectos especiales, la música…dieron forma a una película genial, desde mi punto de vista, y para que los críticos más puristas me quemen en la hoguera, una obra maestra del cine.

Y es que cuando una película trasciende tanto es porque realmente está llena de aciertos. Vayamos por partes.

Sobre el guión, la historia, pues ya queda dicho. Esa combinación de géneros resultó ser explosiva: ciencia ficción, comedia, acción, drama, romance…todo en su justa medida. Además ese perfecto cocktail ayudó a que la peli calara entre espectadores de muy distintas generaciones. Los adolescentes vieron en Marty McFly a uno de los suyos, con sus problemas en el instituto, su chica…y además alucinaron con los efectos especiales y el DeLorean. Los adultos disfrutaron con las evocadoras escenas del pasado, esa década de los 50, con su música, sus bailes de graduación…Y todos en general lo pasamos de miedo con la acción, la adrenalina que desprende la lucha de Marty por lograr que todo salga bien, sus peleas con Biff Tannen…La historia que nos cuentan Gale y Zemeckis es una de esas historias que a todos nos hubiese gustado vivir, y los que tenemos la suerte de nacer y vivir en una ciudad pequeña soñamos y nos imaginamos con que nuestra ciudad es nuestro Hill Valley particular, sobre todo si en tu ciudad, como en la mía, existe una plaza muy parecida a la de la peli, con un reloj también muy parecido al que domina el sky line de Hill Valley…pero ésto ya son paranoias mías muy particulares. Así que sigamos con lo importante…

Sobre el reparto, una sucesión de aciertos. Michael J. Fox ocupó (afortunadamente) el lugar pensado inicialmente para el soso de Eric Stolz, y acabó siendo un Marty McFly perfecto. Tan perfecto que fue sin lugar a dudas el papel de su carrera, el que acabaría marcándole para siempre, casi tanto como el de Luke Skywalker a Mark Hamill. Desde hace unos años está gravemente afectado por la enfermedad del Parkinson, y todos deseamos que lo lleve lo mejor posible. Yo siempre le recordaré rasgando la guitarra en 1955 a ritmo de Johnny B. Goode.

Para el papel del excéntrico Dr. Emmet Brown surgió otro acierto inmenso de cast. Christopher lloyd es un actor excelente, que no había hecho nada especialmente destacable antes de 1985, pero que aprovechó el enorme éxito de la peli para ofrecernos otros papeles geniales en pelis estupendas. Yo le recuerdo con especial cariño en la divertidísima Una Pandilla de Lunáticos y sobre todo en esa maravilla que es Quién Engañó a Roger Rabbit. Como Doc nos brinda alguno de los mejores momentos ya no de la primera película, sino de toda la saga. Y es que un tipo que inventa un coche como ése tiene que ser un tiipo interesante…

Y aunque la entrañable pareja protagoniza sin duda toda la saga, también es justo recordar a tres secundarios que cumplen con enorme solvencia sus papeles. Lea Thompson fue una de las muchas caras guapas del cine de los 80, aunque su carrera nunca despuntó. Como mami de Marty está genial, con esa inesperada y divertida predisposición al sexo que trae de cabeza al protagonista durante 1955. Crispin Glover es un freak interesante, que sonó hasta el final como posible intérprete del Joker en la inminente The Dark Knight, y que está realmente simpático como papi de Marty. Finalmente Tom Wilson compuso un villano divertido, malo pero simpático, el perfecto contrapunto a Marty, un buen actor que encontró si sitio en las series de televisión.

Otro que realizó un trabajo increíble fue Robert Zemeckis, ya no por haber escrito la historia con Bob Gale, sino también por el excelente ritmo que imprimió a la peli. Esa escena inicial con todos los despertadores es reveladora, un primer aviso de que el tiempo va a ser protagonista en la historia que se nos va a contar. Y a partir de ahí nada sobra y todo está en su sitio: la presentación de los personajes, el DeLorean, las escenas de acción…La película fluye sin que pestañeemos, ya sea en los 80 o en los 50, no hay una escena que se haga larga o pesada…Zemeckis demostró con el tiempo que este primer éxito suyo no fue casual, sino el primero de muchos en una filmografía que incluye pelis tan buenas como quién Engañó a Roger Rabbit, La Muerte Os Sienta Tan Bien, Forrest Gump, Contact (a mi me encanta aunque no le gustó a casi nadie), Náufrago o Beowulf. Es cierto que antes había dirigido Tras el Corazón Verde, con buenos resultados, aunque el golpe definitivo a su carrera lo dio con su siguiente peli.

Y finalmente hay que destacar lo que los fans más apreciamos: toda la mitología surgida alrededor de la película. La música de Alan Silvestri, un leit-motiv espectacular que irrumpía cada vez que los protagonistas viajaban en el tiempo para alegría de nuestros oídos…aún conservo el cd de la banda sonora y no puedo evitar sonreír cada vez que lo veo en la estantería. El exitoso tema The Power of Love, de Huey Lewis and The News…Esa máquina del tiempo, ese coche volador, un DeLorean del 81 con el que todos hemos soñado alguna vez…Y el Condensador de Fluzo, y el Johhny B. Goode, y los objetos de la segunda parte, las zapas Nike, el aero-patín, el almanaque deportivo…

Pues nada, que creo que esta noche me veré la peli otra vez. Ya no llevo la cuenta de las veces que la vi, pero de tanto escribir sobre ella me han entrado ganas…Y no quiero olvidarme de Bob Gale, el otro padre "tapado" de la criatura, ni de las dos secuelas que a mi me gustan casi tanto como la primera…Y por cierto, en la producción, Steven Spielberg…

//spanish.imdb.com/title/tt0088763/