Funny Games

Haneke ha copiado su peli de 1997, así que para quien haya visto la anterior versión, poco le aportará ésta. Yo apenas la recordaba, así que me he pasado un rato entretenido, como hubiera ocurrido si me pongo la antigua en casa.

Cambian los actores, y lo cierto es que este reparto de la versión yanqui lo borda. Naomi Watts vuelve a demostrar que es una actriz estupenda, y Tim Roth no lo pasaba tan mal desde Reservoir Dogs. Michael Pitt y Brady Corbet componen unos psicópatas muy creíbles, y hasta el niño Devon Gearhart lo hace muy bien. Y como Haneke es un director estupendo, pues el único lunar lo tenemos en la historia, que no sólo es simplona sino que además adapta al pie de la letra lo ya contado hace 11 años.

O sea, una visión demoledora sobre el instinto violento del ser humano, algo así como la versión heavy de La Soga de Hitchcock, rodada con un pulso y un talento extraordinarios. Curioso el caso de Michael Pitt, que ya interpretó un personaje similar, aunque mucho menos frío en sus actos violentos, en la peli de 2002 Asesinato 1,2,3, que ya en su momento se nos vendió como otra vuelta de tuerca de la peli de Don Alfredo.

Pues éso, que quien no haya visto los Funny Games del 97 la disfrutarán más. Es un remake calcado, pero peor (infinitamente peor) fue lo que hizo Gus Van Sant con Psicosis hace unos añitos. Ése sí fue un crimen, casi tan malévolo como los que cometen estos niñatos de Haneke…

Mi puntuación en IMDB:6.

//spanish.imdb.com/title/tt0808279/