1989 – 2008 , La Vida Sigue (Casi) Igual…

 

           

 

Trece añitos tenía yo en 1989, el año decisivo quizás para que el cine se inoculase en mis venas y me provocara esta maravillosa adicción. Porque en ese año pasé dos de los momentos más intensos de mi vida en una sala de cine: por un lado, conocí a Indy en pantalla grande, lo que multiplicó la admiración que ya sentía por el personaje al haberle descubierto en algun pase televisivo; por otro, el murciélago, Batman, en la particular y genial versión de Tim Burton, un personaje al que ya había conocido fugazmente en los tebeos, y que se convirtió en un icono para mi, hasta el punto de empezar a devorar cómics sobre este atormentado ser, pasión que aún me dura en la actualidad…Batman e Indy fueron decisivos para que yo amase el cine, para que ir al cine fuese para mi desde entonces mi actividad favorita, a pesar de que la mayoría de las veces fuera para ver pelis mucho peores que estas dos maravillas…

  

Recuerdo exactamente aquellos dos días en los que fui al cine a ver a estos viejos amigos. No recuerdo las fechas exactas, ya que por entonces las entradas del cine no registraban la fecha y eran sólo un trocito de papel rectangular sin datos de ningún tipo, por lo que yo no las guardaba. Pero recuerdo la compañía, la temperatura, las conversaciones posteriores, y sobre todo…recuerdo la emoción sentida antes, durante y después de las proyecciones. Fueron dos días preciosos, dos de los mejores de mi vida…

Ahora estamos en el 2008. Yo estoy a punto de cumplir 32 años, y me encanta tener estas sensaciones, las mismas que en el mágico 1989. Y además esta vez los dos estrenos caen en verano, la estación más propicia para disfrutar del cine. Recuerdo que en 1989 Indy llegó en verano, pero Batman algo más tarde (octubre, si no recuerdo mal…). Ahora Indy nos ha llegado el 22 de mayo, y ha defraudado a muchos. A mi no, aunque sobre ésto ya hablé bastante en su momento…Batman llegará el 13 de agosto, con calor, y enfrentado a un Joker en principio mucho más sádico que el que tuvo que someter hace años, aqué interpretado de forma tan sublime por Jack Nicholson. Heath Ledger será menos irónico y mordaz, pero mucho más anárquico y brutal…

Me encantaba y el cine y por eso 1989 fue un año tan importante para mi. Me sigue encantando y por eso 2008 también lo será. Spielberg, Lucas, Burton y Nolan son algunos de los culpables. La vida sigue (casi) igual. Nos vemos en el cine…